Jueves, 23 de Septiembre del 2021

Papás de primaria en Atlixco no llevarán a sus hijos por daños del 19-S

Papás de primaria en Atlixco no llevarán a sus hijos por daños del 19-S
Martes, 16 Enero 2018 03:27
Yessica Ayala / Atlixco

Acusaron que los 300 alumnos de la escuela Morelos han tenido que tomar clases por las tardes en un edificio alterno desde hace tres meses, a pesar de que se encuentra en malas condiciones, les queda lejos y carece de luz.



Padres de familia de la primaria ‘José María Morelos y Pavón’ ubicada en la colonia El León en el municipio de Atlixco dejarán de mandar a sus hijos a la escuela a partir de este martes como una forma de protesta debido a que el plantel no fue reparado luego de los daños que registró en el sismo del pasado 19 de septiembre.


Entrevistados por CAMBIO Regionales, comentaron que los 300 alumnos de la primaria mencionada han tenido que tomar clases por las tardes en un edificio alterno desde hace tres meses, a pesar de que se encuentra en malas condiciones, les queda lejos y carece de luz.


Explicaron que después del sismo, tuvieron una reunión con personal del Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee) quien se comprometió en que, en un mes restaurarían las aulas dañadas y la fachada. Sin embargo, ahora los pretenden obligar a regresar al edificio a pesar de que no ha sido rehabilitado.


Menores toman clases en penumbras


Por las tardes, el bachillerato ‘Lázaro Cárdenas’ se convirtió en la escuela de los niños de la primaria ‘José María Morelos y Pavón’. El plantel no cuenta con el espacio suficiente, sólo hay seis salones y en cada uno toman clases dos grupos.


Además de que el bachillerato se encuentra alejado, los menores tienen que sufrir los constantes cortes de energía eléctrica y muchas veces han tomado clases en penumbras.


“Ya llevamos tres meses laborando en el bachiller, ya se obscurece, ahorita no hay luz. Hay muchos niños que vienen de la Villa, y tienen que regresarse caminando. Los pequeños están expuestos, ya no los vamos a mandar hasta allá”, expresó María, una de las quejosas.