Miercoles, 30 de Septiembre del 2020

Aumentan 60 % casos de mamás que viven con sus bebés en cárceles

Aumentan 60 % casos de mamás que viven con sus bebés en cárceles
Miércoles, 17 Mayo 2017 01:31
Constanza Pérez / @Constan_ph

Seguridad Pública informa que actualmente son 15 casos y en 2015 sólo 9. Diez se encuentran en el penal de San Miguel, dos en Cholula y los otros en Huachinango e Izúcar de Matamoros.



Actualmente, 15 bebés viven con sus madres en los centros penitenciarios de Puebla, lo que representa un 60 por ciento más en comparación con el año 2015 cuando eran nueve, de acuerdo con información de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).


Del total, diez de los casos se concentran en el penal de San Miguel, dos en Cholula y un número similar en las cárceles de Huachinango e Izúcar de Matamoros.


La edad de las madres recluidas va desde los 19 hasta los 40 años de edad. En el caso de los infantes, sus edades van desde de los 11 días de nacidos hasta los cinco años. En el caso del de cinco años, es una excepción, debido a que el artículo 32 del Reglamento de los Ceresos para el estado, indica que la edad de los menores que residan con sus madres recluidas no debe pasar de los tres años.


Además, en el último trimestre la población carcelaria en Puebla disminuyó en un 13 por ciento al pasar de ocho mil 357 personas a finales del 2016 a siete mil 85 en este mes de mayo.


En los reportes que ha emitido la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha dado cuenta que las cárceles poblanas son un auténtico infierno para las mujeres que por alguna razón terminaron recluidas ahí.


Los Centros de Readaptación Social de la entidad han sido los peor evaluados por el organismo a nivel nacional, puesto que se han detectado redes de prostitución, además de maltrato y sobrepoblación.


Según la ley, las reclusas no pueden tener todo el tiempo a sus hijos en sus celdas, pues si no han cumplido con sus penas cuando éstos cumplan los tres años de edad, deben ser enviados con algún familiar, ya que representan un gasto al erario público, puesto que se les debe proveer alimentos.