Sábado, 19 de Septiembre del 2020

Autosecuestro: dueño del Camaro amarillo quería desfalcar a su esposa

Autosecuestro: dueño del Camaro amarillo quería desfalcar a su esposa
Jueves, 30 Noviembre 2017 03:16
Carlos Cózatl Martínez / @cr_cozatl

El dueño del coche amarillo exigía cuatro millones de pesos de rescate. El joven de 24 años cayó en contradicciones debido a que su escape fue de película o al estilo del futbolista Alan Pulido.



El secuestro del dueño del Camaro amarillo en realidad fue un autosecuestro que Jorge Arturo Hernández Pérez fingió para desfalcar a la familia de su esposa al solicitar un  rescate de cuatro millones de pesos.


La Fiscalía General del Estado (FGE) descubrió la maquinación luego de que el supuesto secuestrado apareció libre tras protagonizar un escape de película semejante al del futbolista Alan Pulido. Tras ser entrevistado por los agentes ministeriales, el sujeto de 24 años cayó en múltiples contradicciones hasta que terminó por aceptar el autosecuestro.


Hernández Pérez podría ser acreedor a una pena de hasta seis años de prisión por simular su secuestro o de 200 a 700 horas de trabajo comunitario.


Primer Acto: El Secuestro


Según sus familiares y la declaración que brindó a las autoridades, Jorge Arturo Hernández Pérez condujo el vehículo marca Chevrolet tipo Camaro con dirección a Cholula, donde negociaría la venta de la unidad, la cual no le pertenece, con un supuesto comprador que lo contactó por medio de Facebook.


En dicho lugar lo sometieron cuatro hombres armados, siendo trasladado a una casa de seguridad en Momoxpan y posteriormente a Lomas de Angelópolis; sin embargo, se desconoce cómo supo la ubicación de las supuestas casas de seguridad si se encontraba encadenado y amagado por cuatro sujetos, al parecer mediocres y novatos ya que le permitieron a su víctima saber su exacta localización.


Segundo Acto: El Escape  


Tal y como sucediera el año pasado con el jugador de futbol Alan Pulido, que logró someter a sus dos secuestradores, Hernández Pérez se hizo a la idea de que escapó de cuatro sujetos armados.


Según la versión de Jorge Arturo, fue trasladado a una tercera casa de seguridad en la colonia San Mateo Mendizábal, Amozoc, de la que en un momento de ‘descuido’ logró escabullirse a través de una ventana con todo y cadena ‘bicicletera’ que colgaba de su cuello, para después correr y encontrarse con dos policías de dicho municipio, quienes le brindaron el auxilio.


Tercer Acto: La Trampa


No obstante, gracias a los trabajos de investigación de la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto (Fisdai) y a los indicios recabados del vehículo que fue hallado en un camino a la salida de Valsequillo, se dio cuenta de que la supuesta víctima trató de extorsionar a su esposa, Arianna Pérez, con la que procreó un hijo, y a la familia de ella, para que pagaran cuatro millones de pesos que exigieron los ‘secuestradores’.


“Hace unas horas, la supuesta víctima compareció ante un aparente secuestro, no obstante, al recabarse la entrevista correspondiente que evidenció contradicciones de Jorge N y al desahogarse otras diligencias, se determinó que no existió secuestro”, señaló la FGE en un comunicado.