Lunes, 19 de Abril del 2021

Feminicidios de madre e hija en Quecholac son investigados como robo

Feminicidios de madre e hija en Quecholac son investigados como robo
Viernes, 15 Diciembre 2017 02:56
Constanza Pérez / @Constan_ph

Pese a que las mujeres de 44 y 14 años de edad fueron amordazadas, atadas de pies y manos y violadas. “De acuerdo con las primeras indagatorias, se establece robo como principal móvil ya que en el lugar se observó el faltante de varios objetos de valor y dinero”, informa la Fiscalía a través de un comunicado



La Fiscalía General del Estado (FGE) no investiga como feminicidio los asesinatos de Librada N de 44 años y su hija Ana Karen de 14 años de edad, sino como un robo a casa habitación, esto a pesar de que fueron violadas amordazadas y atadas de pies y manos en Quecholac.


A través de un comunicado la FGE informó que las víctimas presentaban lesiones con arma punzocortante en el cuello, asimismo descartó la agresión sexual a pesar de que aún no finalizan los dictámenes periciales.


“De acuerdo con las primeras indagatorias, se establece robo como principal móvil ya que en el lugar se observó el faltante de varios objetos de valor y dinero  que presuntamente uno de los familiares de las víctimas, enviaba desde Estados Unidos”, dice parte del comunicado de la FGE.


En entrevista por separado antes de que iniciara el informe de labores del presidente del Tribunal Superior de Justicia, el secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Rodríguez y el secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano evadieron señalar si el crimen organizado que opera en el Triángulo Rojo está relacionado con la muerte de las dos mujeres a la vez que confirmaron la versión del Fiscalía, al tratarse de un robo.


 “Lo que tenemos como llamada inicial al 911, entró como un robo a casa habitación, al acudir la policía municipal encuentra estos dos cuerpos y ahí se le da vista a la Fiscalía para que continúe con las diligencias correspondientes”, dijo Rodríguez Morales.


Por su parte, Carrasco Altamirano indicó que el Triángulo Rojo se mantiene tranquilo a pesar de la muerte de dichas mujeres y de que ha sido una zona conflictiva por el robo de hidrocarburo y base del crimen organizado.


Tal y como informó CAMBIO Regionales en su edición del 14 de diciembre, madre e hija fueron atacadas sexualmente y torturadas al interior de su domicilio en la junta auxiliar de Palmarito Tochapan perteneciente al municipio de Quecholac. De acuerdo con el recuento de este medio se trata de los feminicidios 87 y 88 en lo va de año, pues los cuerpos fueron encontrados amordazados y atados de pies y manos.