El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

La Presunta Izquierda 

Las tentaciones autoritarias

 

Rubén Moreno Medina

 

Cuesta entender, traducir las palabras, versiones y posturas oficiales, sobre las explosiones en las instalaciones de PEMEX, sucedidos en Guanajuato y Querétaro.

 

Primero nos dicen que los estallidos fueron producto de la presión o disminución en la conducción del gas, después sostuvieron que fue por el mal estado en las instalaciones, luego se dijo que fueron los que ilegalmente sustraen gasolina, más tarde anunciaron que todo estaba bajo control, y de pronto todo se vino abajo por el largo comunicado del EPR, quien se adjudico las explosiones.

 

En un instante todo cambio por arte de magia, el gobierno federal se puso hacer sus propias interpretaciones, análisis y reflexiones para concluir y denunciar dichos actos como un atentado.

 

El procurador general denuncia los hechos, condena al grupo armado denominado- Ejército Popular Revolucionario-, el vocero de la Presidencia quien pocas veces aparece, de pronto simula preocupación y anuncia de manera oficial la condena a la violencia con aquel lenguaje barroco propio de los priistas.

 

Presuntamente todos se ponen en alerta roja, se reúne el gabinete de seguridad, dan instrucciones para incrementar la vigilancia en todas las instalaciones de la paraestatal, los órganos de seguridad nacional dicen que el explosivo utilizado proviene de Europa; en las giras del Presidente se incrementan la vigilancia por parte del Estado Mayor Presidencial, en fin todos se ponen nerviosos: corren, chocan entre sí, buscan dar con los responsables, tratando de entender el mensaje del EPR para descifrarlo y decirle a Calderón Hinojosa lo que ellos quieren que escuche.

 

El Ejecutivo Federal, debió haber recibido por lo menos "diez mil notas informativas" sobre lo relacionado con la guerrilla y seguramente en los Pinos el teléfono rojo y la línea de comunicación interna dejaron de sonar y recibir llamadas.

 

Camilo Muriño uno de los funcionarios más influyentes ha de seguir muy preocupado, tratando de encontrar alguna explicación para evitar que el país se les escape de las manos. No terminan de una y ya tienen otra bronca más, Javier Lozano Alarcón, poblano ilustre, valiéndole gorro su responsabilidad y todo lo relacionado con los trabajadores mexicanos y el sector productivo, tomo sus cosas y se fue a los Estados Unidos para demandar al famoso empresario chino-mexicano; el diputado federal Cristian Castaño, quiso ser sarcástico con sus "chingaderas" y término como un torpe bufón.

 

El chino sigue declarando en el país vecino, contrata abogados de un lado y otro, sigue generando confusión y nadie puede aclarar nada. Felipe Calderón Hinojosa en un desliz autoritario declara que meterá a la cárcel al oriental. Por la televisión nos enteremos y observamos como Vicente Fox Quesada, le hace entrega de su carta de nacionalización mexicana a dicho personaje.

 

De todo esto, la pregunta que debemos hacernos debe ser: ¿ésta funcionando la Secretaría de Gobernación? ¿ el ex gobernador de Jalisco garantiza la seguridad interna del país? ¿ conoce los asuntos confidenciales y de seguridad nacional ? ¿ estará enterado de los movimientos sociales en México? ¿ ha concertado con las fuerzas políticas nacionales? . En fin muchas preguntas en apenas ocho meses de gobierno siguen sin contestar, es preocupante el papel del actual Secretario de Gobernación; todos hablan y nadie dice la verdad, la confusión es la reina de las mentiras y esto genera síntomas negativos sobre la credibilidad en un gobierno.

 

Por otra parte sería gravísimo que el autoritarismo de los regímenes pasados volvieran aparecer, los atentados del EPR de ninguna forma pueden ser utilizados para generar "cortinas de humo", tampoco para iniciar procesos selectivos de persecución y represión, de ningún modo se puede criminalizar la lucha social y las libertades políticas. Sé debe cerrar paso a la violencia provengan de donde sea, es una tarea fundamental de todas las fuerzas políticas, sobretodo en un régimen político que debe buscar consolidar su propia democracia. Por eso suena y huele mal cuando algunos tratan de pensar y acusar al propio Andrés Manuel López Obrador de coincidencias con las posturas del grupo guerrillero, como lo señalo el Senador, Alejandro González Alcocer.

 

Coincidir o no con López Obrador, es un debate por aparte, lo fundamental es evitar la confrontación social, la polarización política y el linchamiento mediático en contra de la izquierda legal y electoral. No hay duda que existen otras fuerzas que desean la ruptura política en México y esto hay que evitarlo.

 

Se trata simplemente de decir sólo la verdad, la sociedad mexicana requiere información y transparencia, en ninguna democracia puede reinar la incertidumbre, está deslegitima a las instituciones. Han pasado muchos años para poder construir la democracia en México, un modelo aún no terminado, en donde la izquierda hizo y ha hecho sus propias aportaciones, también lo hicieron las demás fuerzas políticas y la propia sociedad civil.

 


 

Publicidad

Versión Online

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx