Denuncian floricultores a Profepa


Heriberto Hernández Castillo / Corresponsal / Huauchinango, Pue

Notas Relacionadas

Designan administrador del Rastro Municipal

Denuncian floricultores a Profepa

Acusan a alcalde de encarcelar ilegalmente a ex burócrata

Notas Anteriores


Integrantes de la Asociación de Floricultores de Huauchinango denunciaron ante este medio de comunicación, el saqueo que sufrieron de parte de la Procuraduría Federal para el Medio Ambiente PROFEPA, que les decomisó algunas plantas que no están reguladas por la ley.


Hace unas semanas, floricultores de Huauchinango que cuentan con viveros en Coyoacán, en el Distrito Federal, fueron sorprendidos por agentes federales y les decomisaron entre otras cosas, orquídeas y algunas palmas, con el argumento de que son especies que están en peligro de extinción.  

 
No supieron dar una cuantificación exacta de lo que les quitaron de los viveros, pero fue numeroso, pero la denuncia fue por lo “arbitrario de la inspección que se hizo, por cierto, por personas que se nota que tiene un profundo desconocimiento de las plantas”, aseguraron.


Sucede que el argumento fue que estaba a la venta planta de orquídeas que están reguladas y son silvestres, “pero lo cierto es que son plantas de viveros, no son silvestres, son de las que se cultivan por los floricultores y no son recolectadas en el campo como ellos lo pudieron decir, por lo tanto, al ser de las orquídeas – Cybidium – no se está causando ningún daño a la especie”.


Entre las especies decomisadas, se fueron unas palmas “Cycas”, de las que son muy antiguas, “algunos autores de bibliografía, afirman que son plantas que sobrevivieron a la era de los dinosaurios, lo que quiere decir que son plantas muy resistentes y eso radica en que su crecimiento es muy lento, casi es un centímetro por año, aproximadamente, es decir que si se ve una palma de este tipo de alrededor de un metro, quiere decir que lleva muchos años de edad”.


Señalaron que aún esas plantas que les fueron decomisadas, eran “hibridas y criadas en viveros. Los argumentos de los agentes fueron que son silvestres las plantas y se las llevaron, lo que denotó un desconocimiento y el caso es que mientras investigan si son o no son lo que ellos argumentan, se las llevan a resguardo”.


Para los floricultores, los agentes las platas que no les corresponde, de ser vendidas y al llevárselas las condenan a morir en jardines improvisados o en lugares impropios para el mantenimiento de los vegetales. 


No es la primera vez que los floricultores sufren de estos atropellos, también cuando han importado especies, llega la misma institución y les solicita hasta 50 especies de los ejemplares, supuestamente para su análisis pero ya no regresan a manos de los floricultores.


La venta de las plantas silvestres en peligro de extinción está considerado como delito grave, “de hecho no se alcanza fianza, pero para aplicar está ley, primero deberían revisar la norma oficial para que no caiga la autoridad en los atropellos”, recomendaron.


Terminaron recomendando a la gente de la región a que pasen a visitar la exposición de plantas que se está exhibiendo en la nave del recinto ferial, ahí hay varias especies que se pueden conocer.

 


 
 
Todos los Columnistas