Monday, 27 de June de 2022

Miércoles, 08 Junio 2016 03:00

Estefan el gran perdedor que encabeza el Top Five

El priista además de provocar la dolorosa derrota de sus correligionarios, logró que el partido tuviera la peor votación en 30 años. En la deshonrosa lista de perdedores también están el subsecretario federal Juan Carlos Lastiri, Fernando Morales, Alejandro Armenta y Jesús Morales Jr.

  • Karina Fernández / @FdezKarina


Jorge Estefan Chidiac, líder estatal del PRI, encabeza el Top 5 de los grandes perdedores de la elección 2016, ya que además de la dolorosa derrota que le propinó la Alianza Sigamos Adelante a su candidata Blanca Alcalá, su falta de liderazgo llevó al PRI a obtener su peor votación en los últimos 30 años.


En la deshonrosa lista de perdedores están también el subsecretario federal Juan Carlos Lastiri, derrotado en su propia tierra por un foráneo y ex priista, Fernando Morales; Alejandro Armenta quien quiso hacer todo en la campaña blanquista y terminó hasta perdiendo su distrito contra Jesús Morales Jr.


También se incluye a Carlos Sánchez Romero, quien confirmó que es un perdedor nato y que si logró ser diputado federal hace seis años fue por un milagro, toda vez que hila su segunda derrota consecutiva frente al morenovallismo.


Complementan la lista de losers, la pareja presidencial de Tehuacán “Los Mostros”, Álvaro Alatriste y su esposa Ernestina Fernández, quienes prometieron que su distrito sería un “Manantial de votos” para el PRI y fueron derrotados con facilidad.


Jorge Estefan, el gran perdedor


Jorge Estefan Chidiac fracasó como operador político del PRI y no pudo hacer que su partido recuperara el gobierno de Puebla, por lo que ante la debacle tan anunciada, el líder del PRI optó por irse a operar su distrito para “salvar su honor”, puesto que no le alcanzó su “liderazgo” para hacer ganar al tricolor en los demás distritos.


De acuerdo con el PREP, Blanca Alcalá perdió por 209 mil 34 votos frente a Antonio Gali Fayad, quien amarró su triunfo al obtener 805 mil 899 sufragios. La votación marginal que obtuvo la ex alcaldesa de Puebla, resultado de las gestiones hechas por el dirigente del PRI en territorio poblano, ni siquiera se asemejó a la peor votación del partido en 1986 con Mariano Piña Olaya, cuando 606 mil 246 votos le garantizaron su llegada al gobierno.


Estefan Chidiac exhibió durante la campaña su falta de liderazgo, dirigiendo el partidazo con base en ocurrencias y peleando con sus propios fantasmas.


Los Mostros los grandes perdedores


A pesar de que Tehuacán era considerado como un “manantial de priistas”, “Los Mostros” no supieron aprovecharlo llevando a la debacle a la candidata de su partido a la minigubernatura, Blanca Alcalá.


Ni siquiera la coacción del voto de las mujeres de la región con la repartición de miles de pesos en efectivo a cargo de Álvaro Alatriste para que votaran en favor de la ex alcaldesa de Puebla, sirvió para que Blanca Alcalá triunfara en esta región priista consiguiendo 36 mil 956 votos en las dos regiones donde Tehuacán es cabecera distrital, casi 17 mil sufragios menos que Antonio Gali, virtual gobernador electo de la contienda.


Lastiri pierde frente a un priista morenovallista


El subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, encargado de gestionar el voto en favor del Revolucionario Institucional en el distrito de Zacatlán, perdió por una diferencia de 12 mil 976 votos frente a los 37 mil 829 adeptos que obtuvo el también priista Fernando Morales Martínez, promoviendo la candidatura de Antonio Gali.


Éste fue uno de los triunfos más importantes para la coalición Sigamos Adelante fuera de la capital y una de las derrotas más vergonzosas para el PRI frente a uno de los grandes operadores morenovallistas en Puebla de quien promovieron su expulsión del partido en este proceso electoral.


Armenta, derrotado en su propio distrito


Ni por tratarse de su propio distrito, el coordinador de la campaña de Blanca Alcalá, Alejandro Armenta Mier fracasó en la gestión del voto en favor de la ex candidata del tricolor y fue rebasado por el trabajo hecho por Jesús Morales Rodríguez, otro de los Morales que no operó en favor de la senadora con licencia.


En este distrito se registró una de las batallas más cerradas entre lo votos obtenidos por Blanca Alcalá y Gali Fayad, ya que apenas con 517 adeptos más, el ex edil de Puebla ganó en la región, tras haber obtenido un total de 24 mil 475 sufragios.


La definición se concentró en los resultados que se generaron de las casillas instaladas en Acatzingo y Amozoc, de las más importantes del distrito, dado que el PRI sólo perdió en una sección del municipio de donde es originario Alejandro Armenta, mientras que al PAN hizo lo propio en Amozoc, donde perdió en una casilla.


Texmelucan no ve su suerte frente al morenovallismo


Como en 2015, Carlos Sánchez Romero volvió a perder en San Martín Texmelucan. El distrito operado por el ex diputado federal no dio los resultados esperados al perder por un margen de votos irreversible frente al grupo panista que gestionó el voto en esta región.


De acuerdo con el PREP, con la deplorable labor de Sánchez Romero, el PRI se quedó a una distancia de 10 mil 476 votos de los sufragios que registró el PAN, que obtuvo 27 mil 423 adeptos en la elección de gobernador del pasado domingo.