Sunday, 25 de October de 2020

Viernes, 13 Enero 2017 02:50

Gobierno morenovallista inhabilita a 11 constructoras durante el sexenio

Tres de estas empresas intentaron volver a obtener obra pública entregando documentación falsa. La administración estatal vetó a estas firmas por incumplimientos de contrato y solicitar el pago de una misma estimación con dos facturas distintas

  • Karina Fernández / @FdezKarina / Elvia Cruz/ @cruz_elvia


Únicamente 11 constructoras fueron inhabilitadas en el sexenio de Rafael Moreno Valle, de las cuales, tres intentaron obtener contratos millonarios en obra pública entregando documentación falsa, según reveló la Contraloría en respuesta a una solicitud de información.


Se trata de las empresas Creatividad en Espacios de Construcción, Construcciones y Pavimentos Yovana y Grupo Hemablok, que intentaron cometer fraude al estado entre los años 2014 y 2016, aunque durante el proceso de verificación de documentación se constató que buscaron engañar a la Secretaría de Finanzas y Administración.


Las otras compañías que fueron vetadas en la administración morenovallista por incumplimientos al contrato y solicitar el pago de una misma estimación con dos facturas distintas están Constructora Cafrob, Bufete de Constructores Delta, Constructora Checa; Concreto y Diseño Arquitectónico García García; Grupo Álvaro Ramos, CC de Oriente, Supervisora Sahesa además de Unión Presforzadora.


Aparte de las empresas que fueron inhabilitadas en todo el sexenio, en el listado de contratistas calificados y laboratorios de pruebas y control de calidad de la Secretaría de la Contraloría, se informó que otras 49 están impedidas de manera temporal para participar en algún proceso, mientras que otras 263 tienen luz verde para buscar realizar obra pública en cualquier momento en el estado, debido a que han probado experiencia en el ramo.


Grupo Hemablock, con un historial negro en Puebla


De las tres constructoras que buscaron ganar una licitación con documentación falsa, Creatividad en Espacios de Construcción así como Construcciones y Pavimentos Yovana no han estado a cargo de algunas de las grandes obras del sexenio.


Pero en el caso de Grupo Hemablock inhabilitada en 2014 por “proporcionar información falsa en el procedimiento de adjudicación por invitación a cuando menos cinco personas seduop-ir-146/e5/2010/3155”, en la mayoría de las ocasiones en donde ha participado, ha quedado mal.


El último proyecto del que se hizo cargo fue el puente del Sistema de Administración Tributaria (SAT), que se ubica en la recta a Cholula, pero pese al contrato de 32.5 millones de pesos que firmó con el sexenio de Mario Marín Torres, entregó la obra con retrasos, fallas en la unión de las trabes y falta del colector, entre otras anomalías, hecho que le mereció un proceso administrativo, además de ser llevada a un proceso penal.


El puente SAT fue la primera obra entregada por Moreno Valle al arranque de su sexenio, pero el proyecto fue adjudicado por la administración pasada. La firma fue una de las consentidas de Marín Torres.


En el caso de Construcciones y Pavimentos Yovana tiene sus oficinas en Chilpancingo y se sabe que uno de sus principales contratos fue con el Gobierno de Guerrero para la modernización y ampliación de la carretera Pueblo Hidalgo-Buena Vista-Río Iguapa-Chilixtlahuaca, por 11.9 millones de pesos.


Esta firma quiso engañar al gobierno local con la presentación de documentación apócrifa para la inscripción en el listado de contratistas calificados y laboratorios de pruebas y control de calidad del Gobierno del Estado de Puebla.


Cinco de las empresas inhabilitadas construyeron el Centro Expositor


De las 11 que fueron vetadas por Moreno Valle, cinco fueron contratadas en el sexenio marinista: Bufete de Constructores Delta, Constructora Checa, Grupo Álvaro Ramos, Supervisora Sahesa y Unión Presforzadora, que formaron parte de las compañías que construyeron el Centro Expositor y de Convenciones.


Todas estas compañías fueron inhabilitadas en 2016, según la información oficial y la Contraloría evitó detallar si el incumplimiento al que faltaron corresponde a obras morenovallistas o del sexenio pasado.


En el caso de Unión Presforzadora –adscrita a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC)- fue sancionada por la entonces denominada Sedecap (Secretaría de la Contraloría) e incluso retirada del proceso por haberse extralimitado en la entrega del estacionamiento subterráneo del inmueble, además que tuvo un sobrecosto de 200 millones de pesos.


En el caso de Bufete de Constructores Delta tiene sus oficinas en el Estado de México y de la cual no hay mayor información, mientras que Supervisora Sahesa, Grupo Álvaro Ramos y Constructora Checa son empresas poblanas.


Aunque de las dos primeras no se encontró mayor información relacionada con su participación en otras obras, la Constructora Checa participó en la construcción del edificio aduanero del Nodo Logístico Intermodal denominado La Célula, que tuvo una inversión de 54 millones 619 mil pesos y que a la fecha, sigue sin entrar en operaciones.


Empresas sin historial


Dentro del grupo de empresas inhabilitadas por la administración morenovallista, CC de Oriente, Concreto y Diseño Arquitectónico García García, no se han encargado de obras destacadas en la entidad. En el caso de CC de Oriente, tiene sus oficinas en San Pedro Cholula.