Lunes, 20 de Mayo del 2024
Lunes, 23 Octubre 2017 22:08

Barbosa: el kamikaze sin miedo al morenovallismo

Barbosa: el kamikaze sin miedo al morenovallismo Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

El revés ocurrido al interior de Morena nos recuerda la naturaleza cambiante y mutante de la política. Las circunstancias pueden cocinarse durante lustros, incluso décadas, pero cambian en tan solo un minuto. Las señales son claras; ni Enrique Cárdenas ni Rodrigo Abdala y mucho menos el marinista Alejandro Armenta llegarán a la candidatura de Morena. En la dictadura de los números que reflejan la apreciación de las masas, nada tienen que hacer.


Este es un análisis de cómo y por qué llega Miguel Barbosa Huerta a la recta final.

 

Primero. Lo hemos publicado en varias ocasiones; el eje central de esta columna Cúpula es que se escribe desde el campo de batalla; alejados de la comentocracia poblana, esa que piensa que el estado comienza y termina en Amalucan. Cúpula está en un contacto permanente, constante con las regiones, con los municipios; desde lugares en que la política es completamente diferente a lo que se puede ver en la ciudad de Puebla.

 

Por eso mientras otros espacios auguraban un ‘tsunami’, una ‘conmoción’ estatal, en esta columna anticipamos que el experimento de Enrique Cárdenas era un despropósito descomunal; una ocurrencia sin pies ni cabeza; un proyecto que hubiera terminado en un estrepitoso desastre electoral.

 

Muchas de las voces que laureaban a Cárdenas son las mismas que hoy descalifican a Barbosa Huerta. La razón de esa perspectiva es la misma: siguen viendo la política estatal tal y como se narra en la novela ‘Arráncame la vida’, desde los portales de Puebla. Es una visión centralista, cerrada, obtusa, que corresponde a una parte, a un mero segmento de la realidad.

 

Segundo. Barbosa tiene mejor posicionamiento por dos razones principales. Una es que su función en el Senado de la República le convirtió en un protagonista en los medios nacionales. Miguel tiene una presencia frecuente, constante en los programas de Joaquín López-Dóriga, Pepe Cárdenas, Ciro Gómez Leyva, Eduardo Ruiz Healy, entre otros. Esto representa una exposición mediática nacional que de ninguna manera tienen Cárdenas, Abdala o Armenta.

 

Ese es un elemento claramente visible, pero el otro factor es poco conocido. El legislador ha hecho una intensa labor de gestoría en la entidad. De punta a punta del estado ha trabajado en coordinación con presidentes municipales para llevarles obras.

 

Pese a que Barbosa Huerta es el gestor de obras destacadas como es el caso del llamado ‘Complejo Metropolitano de Seguridad Pública C-5’, su labor es realmente poco conocida. La gran deficiencia que ha mostrado es no difundir la enorme gestión realizada, misma que para muchos poblanos es prácticamente desconocida.

 

En Ajalpan o  en Chignahuapan los pobladores saben de sus gestiones, pero la suma de toda esta labor es poco conocida. La gran ironía es que un agente político que tiene una extraordinaria habilidad comunicadora en la esfera nacional, ha mostrado lamentables vacíos informativos en el ámbito local.

 

Tercero. Aún faltan meses para el registro oficial de los candidatos, pero si Barbosa Huerta llega a la anhelada posición espere una contienda de alto voltaje y mucha efervescencia.

 

Y es que Miguel no va a hacer el papel de Blanca Alcalá, que solamente fue un ‘sparring’, una figura para recibir los golpes del boxeador contrario.

 

Si tenemos que definir al legislador en una frase debemos que decir que es un candidato que enfrentará al morenovallismo sin miedo. Ese es su posicionamiento central: Barbosa no le tiene miedo a Rafael Moreno Valle. Caso contrario lo representa el priista Juan Carlos Lastiri sobre quien pese un expediente de misiles albiazules, listos para ser disparados.

 

En caso de que Barbosa llegue a las urnas, como todo apunta, espere una campaña de alto voltaje, con acusaciones, argumentos y alegatos demoledores contra el morenovallismo. Miguel y Rafael se van a despedazar en la campaña. Será una carnicería a dos frentes; no como la campaña de Blanca Alcalá que solo fue de un lado de la calle.

 

Miguel Barbosa sabe que enfrentará al más poderoso aparato político que se haya gestado en Puebla en las últimas décadas, pero está dispuesto al desafío y se arrojará con vocación de kamikaze. Ya lo veremos.

 

Como siempre, quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.

 

 

comments powered by Disqus