Domingo, 25 de Agosto del 2019

Feminicidio de Mara detonó el año negro de Cabify y Uber en Puebla

Feminicidio de Mara detonó el año negro de Cabify y Uber en Puebla
Martes, 26 Diciembre 2017 06:00
Berenice Martínez / @bereymar

Las empresas de transporte ejecutivo estuvieron en el ojo del huracán luego que sus choferes se involucraran en diversos delitos, siendo el feminicidio de la estudiante de la Upaep el punto de partida de un repudio social e incluso de la reforma a la ley en la materia, la cual fue desafiada por los corporativos



Las empresas de redes de transporte como Uber y Cabify en Puebla estuvieron en el ‘ojo del huracán’ tras múltiples escándalos que protagonizaron, siendo el punto máximo el feminicidio de la estudiante Mara Castilla, que desencadenó hasta la caída de la segunda empresa la cual dejó de operar por más de cinco meses en la entidad poblana.


Además de que los choferes de ambas empresas de transporte ejecutivo estuvieron implicados en feminicidios, también se vieron envueltos en temas de huachicol y asaltos por lo que el gobernador Antonio Gali los metió en cintura al prohibirle a Uber, principalmente, el cobro en efectivo y obligarlo a cooperar con las autoridades en caso de cualquier ilícito en el que se vea involucrado.


El asesinato de Mara Castilla a manos de Ricardo Alexis, socio-conductor de Cabify trascendió fronteras por la forma en que le quitó la vida en el Motel del Sur, luego de subirla a su unidad cuando la joven salió de un antro en Cholula. En el caso de Uber se rebeló y amparó contra el gobierno de Puebla para seguir cobrando en efectivo a pesar de que la Ley de Transporte se reformó para prohibir esta práctica y exigir a las plataformas contar con medidas de seguridad para sus usuarios.


En CAMBIO te presentamos la lista de los escándalos más relevantes del año en los que las empresas de redes de transporte se vieron involucradas:



El chofer de Cabify, Ricardo Alexis fue acusado del feminicidio de la estudiante Mara Castilla, la joven subió al vehículo el 8 de septiembre al salir de un bar en Cholula. Después de días de búsqueda e investigaciones se supo que el conductor jamás la dejó en su domicilio pues la agredió sexualmente y asesinó en el Motel del Sur, luego la tiró en un paraje en Santa María Xonacatepec. 


Tras varias audiencias en las que se presentaron pruebas de los hechos, el conductor de Cabify permanece encerrado en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel por el delito de privación ilegal de la libertad contra la alumna de Ciencias Políticas de la Upaep. 



Tras los feminicidios de Mara Castilla y Mariana Fuentes, el gobierno de Antonio Gali Fayad envió una iniciativa al Congreso del Estado para reformar la Ley del Transporte a fin de meter en cintura a empresas de redes de transporte como Uber, Cabify e Easy Taxi.


Dicha norma que entró en vigor el 7 de noviembre cuenta con 14 nuevas reglas entre ellas botones de emergencia, actualización del padrón cada mes y hacer responsables a las empresas extranjeras en caso de alguna irregularidad por parte de los socios-conductores. Pero Uber se amparó ante un juzgado federal por la suspensión del cobro en efectivo para no asumir responsabilidades legales y civiles, no realizar estudios socioeconómicos a sus choferes y por la supuesta ambigüedad para acceder a su plataforma sin una orden judicial.



Cabify perdió el permiso para operar en Puebla debido a que no contaba con un sistema de seguridad, pues el socio-conductor Ricardo Alexis fue acusado de violar y asesinar a la joven Mara Castilla. Por este caso el Gobierno del Estado le retiró la autorización el 18 de septiembre. 


Tras dos meses de ausencia, la plataforma que ofrece servicio de taxi ejecutivo tuvo que acatar las nuevas disposiciones de la Ley del Transporte y volvió con dos medidas de seguridad: botón de pánico y un contacto de confianza que puede monitorear el trayecto del usuario a través de correo electrónico o vía mensaje de texto.



Luis Samuel Padilla Valencia, chofer de Uber murió tras recibir seis balazos cuando les hacía el gasto a integrantes de la banda de Alfredo N alias ‘El Kino’ y fueron atacados por un grupo armado en la zona de Tlaltenango.


Mientras los huachicoleros y el conductor de Uber ingerían bebidas alcohólicas fueron acribillados por el grupo delictivo de ‘El Kalimba’, también dedicado al robo de combustible.



Uber comenzó el año con el pie izquierdo, uno de sus conductores, Daniel alias 'El Lenny' distribuía gasolina robada a sus compañeros automovilistas. Según sus vecinos de la Unidad Habitacional San José Chapulco, el chofer iba una o dos veces por semana hasta Amozoc para transportar de seis a ocho bidones de 20 litros cada uno. Los almacenaba en su departamento y los vendía a otros choferes de la plataforma de servicio de taxi privado. 


La queja de los vecinos no trascendió, pues ninguno se atrevió a denunciar ante las autoridades por temor a que 'El Lenny' pudiera tomar represalias contra sus familias.



José de Jesús N, conductor de Uber fue acusado del delito de feminicidio de Mariana Fuentes, estudiante de la BUAP. Agentes del Ministerio Público concluyeron que el chofer participó en el asesinato de la joven quien se resistió a ser asaltada el 30 de septiembre en la 17 Sur y 45 Poniente. 


Como medida cautelar José de Jesús se encuentra recluido en el Cereso de San Miguel, en espera de que se realice la audiencia para vincularlo a proceso.



Un falso conductor de Uber intentó asaltar a una mujer en la colonia El Mirador, una cámara de seguridad captó el momento en el que el hombre llegó en su vehículo al domicilio de la usuaria y descendió para intentar quitarle la bolsa. 


La víctima pidió auxilio a gritos, lo que permitió ahuyentar al falso chofer de la aplicación que ofrece servicio de taxi privado.



Por lo menos 16 conductores de Uber hicieron de las suyas y golpearon a José Alfredo N taxista de la Central de Taxis Estrella Roja Aeropuerto, el 12 de octubre.


Compañeros taxistas contaron que el altercado se originó porque un chofer de Uber hacía base a las afueras de la central de taxis por lo que José Alfredo le pidió retirarse del lugar, pero éste se negó. Poco después llegaron 20 personas presuntamente conductores de Uber para propinarle la golpiza. La víctima denunció ante la Fiscalía General del Estado por lesiones dolosas.



Sólo un año le duró el gustito a Uber desafiar al gobierno de Puebla al no respetar las reglas, pues subió sus costos sin autorización, realizó cobros en efectivo y algunos de sus conductores hicieron base en la zona de la CAPU.


Por si fuera poco, uno de sus socios-conductores estuvo involucrado en el feminicidio de la estudiante de la BUAP, Mariana Fuentes. Incluso 10 choferes fueron detenidos en flagrancia en hechos delictivos como robo a transeúntes y a tiendas de conveniencia.



El delegado de la Condusef, Rafael Vallejo fue víctima de hackeo por parte de Uber lo cual le generó cargos por mil 700 pesos de siete viajes realizados el 18 de noviembre durante el Buen Fin, pero ninguno de sus familiares utilizó el servicio.


Los viajes fueron realizados en la zona norte de la ciudad, el Estadio Cuauhtémoc, Amozoc y un traslado de 400 pesos hacia Tecamachalco. Debido a esto el funcionario denunció públicamente a la empresa por no contar con un sistema de seguridad efectivo.



El último escándalo para Cabify fue protagonizado por José Froilán Hernández, conductor que golpeó a una vigilante del fraccionamiento Vista Alegre como lo muestra un video difundido el 12 de diciembre.


El hombre que se negó a abrir su cajuela para una revisión de rutina agredió físicamente a la guardia de seguridad Araceli Rosas quien ya presentó su denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE).