Viernes, 28 de Enero del 2022

Defiende Iglesia a padrecito de Atzala: feligrés ordenó quedarse en parroquia

Defiende Iglesia a padrecito de Atzala: feligrés ordenó quedarse en parroquia
Lunes, 02 Octubre 2017 01:27
Alberto Macías

El obispo auxiliar, Felipe Pozos Lorenzini deslindó de cualquier responsabilidad a Néstor Cuautle Xicale. “El sacerdote invitó a la comunidad a salir y uno de los testigos habló y dijo que permanecieran y que iba a pasar, cuando vino lo terrible y la torre se desplomó sobre la nave y fue la que ocasionó el daño y el sacerdote ayudó a sacar algunos cuerpos”, aseguró Pozos Lorenzini.



Fue un feligrés y no el padre Néstor Cuautle Xicale quien pidió a los fieles arrodillarse y pedir perdón por sus pecados en la parroquia de Santiago Apóstol en Atzala al momento del sismo de 7.1 grados que sacudió el pasado 19 de septiembre, en el que 12 miembros de una familia perdieron la vida cuando se derrumbó la techumbre de la iglesia, aseguró el obispo auxiliar Felipe Pozos Lorenzini.


El obispo auxiliar de Puebla defendió al párroco y lo deslindó de responsabilidades, incluso dijo que el padre ayudó a sacar los cuerpos de los fallecidos de la Iglesia, además refirió que no huyó del lugar como los mismos fieles católicos han referido, pues esta tragedia le causó un trauma y se encuentra en terapia psicológica.


"El sacerdote invitó a la comunidad a salir y uno de los testigos habló y dijo que permanecieran y que iba a pasar, cuando vino lo terrible y la torre se desplomó sobre la nave y fue la que ocasionó el daño y el sacerdote ayudó a sacar algunos cuerpos y al papá de la niña herida y a una persona que después lamentablemente falleció en el atrio", refirió.


Cuautle Xicale tenía tres años de haberse ordenado con el apoyo de lo Arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, pero minutos después del sismo, encendió su vehículo y se fue del lugar, sin embargo no se quedó para apoyar.


Pozos Lorenzini aseguró que el padre tuvo un trauma psicológico que provocó que esté tomando terapia para recuperarse, por lo que al lugar fue enviado otro párroco.


 


Ni una más, Obispo exige frenar la inseguridad


El asesinato de la estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Mariana Fuentes Soto refleja el desorden social que se vive en Puebla, por lo que se exige frenar la ola de violencia, señaló el obispo auxiliar Felipe Pozos Lorenzini.


Después de oficiar la misa dominical en la catedral, pidió oraciones por la familia de la joven estudiante asesinada la noche del sábado, después de presuntamente ser asaltada, "nos unimos a la familia de ella y salgamos al encuentro de esta familia, una persona más es una hermana nuestra", refirió.