Hacen palpitar la Coliseo

 

Rinden Wagner, Shocker y Valiente a los rufianes gracias al apoyo del público


Jorge Marrón /Agencia Reforma

Notas Relacionadas

Hacen palpitar la Coliseo

Está Oswaldo Sánchez de regreso

Busca La Máquina a Cardozo

Adoptan golfistas ruta a EU

Notas Anteriores

 

Simplemente espectacular fue la función que presentó la Arena Coliseo, que palpitó y se estremeció con la actuación de Dr. Wagner Jr., Shocker y El Valiente, quienes derrotaron en tres caídas a Black Warrior, Averno y Mephisto.


El Galeno fue el responsable de que el embudo de Tepito registrara un entradón, como no se había visto en algún tiempo, completándose el panorama con una lucha de toma y daca, en la que los técnicos tuvieron que poner en práctica sus mejores lances y llaves para rendir a la tercia ruda.


Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas para Wagner y compañía, pues sus rivales se mostraron como fieras desde el arranque de la batalla, sin darle la mínima oportunidad a sus oponentes de meter las manos.


Mephisto estrelló por los pasillos a Wagner, Averno se le fue encima a El Valiente, mientras que Black Warrior sostenía un duelo aparte con Shocker, a quien hizo como quiso, atorándolo en una de las sillas ante la algarabía de la poca, pero ruidosa porra ruda.


El grito de “Wagner, Wagner, Wagner” retumbaba desde las butacas inundando el recinto de la calle de Perú 79, lo cual llenó al luchador de vigor para encabezar el regreso de la tercia técnica, empatando la lucha al ganar la segunda caída, gracias a que el matasanos puso fuera a Mephisto.


Shocker y El Valiente, quien dio muestras de estar listo para los eventos grandes, fueron el complemento ideal para que junto a Wagner lograran inclinar la balanza a su favor.


El momento decisivo llegó en la tercera caída, en la que después de surcar los aires Valiente y Wagner con un par de mortales sobre Averno y Mephisto, respectivamente, dejando todo para que lo decidiera el Mil por Ciento Guapo ante Black Warrior, a quien aplicó un paquete en el centro del ring, del que el rudo no pudo zafarse, provocando el éxtasis en todos aquellos seguidores que le dan vida a la wagnermanía.


 
 
Todos los Columnistas