Ejecutan a comandante de la Judicial en Tehuacán


Había sido víctima de otro ataque hace menos de un mes


Por segunda ocasión un atentado ocurre en Tehuacán, esta vez la delincuencia organizada alcanzó a su víctima: el segundo comandante de la Policía Judicial, Laurencio Muñoz González. En movimiento fue atacado por dos personas que con armas largas le dispararon


FOTOS


Edmundo Velázquez

Notas Relevantes

25 poblanos detenidos en redadas de California

Dejará Mónica Guarneros la Junta de Administración

Implicado un judicial en robo de arte sacro

Notas Anteriores

 

El crimen organizado golpeó otra vez a las estructuras de seguridad pública al ejecutar al segundo comandante de la Policía Judicial en Tehuacán, Laurencio Muñoz González. Desde una motocicleta Kawasaki color negro, dos hombres que portaban armas largas dispararon hacia la camioneta del funcionario, quien recibió dos tiros en mentón y cuello mientras conducía sobre la avenida Adolfo López Mateos de la zona dorada de Tehuacán. Muñoz perdió el control de la camioneta, volcándose sobre el camellón de la avenida muriendo en el lugar, aunque la Procuraduría General de Justicia (PGJ) sigue sin confirmar si murió por los impactos de bala o por el aparatoso accidente, pero inició ya la averiguación previa 3394/2008 del distrito judicial de Tehuacán.


El segundo comandante ya había tenido un primer aviso del crimen organizado debido a que hace menos de un mes, él y el primer comandante de la Policía Judicial en Tehuacán, Joel Rosas Trejo, fueron atacados también por hombres armados que viajaban en motocicletas, como confirmó en rueda de prensa el procurador Rodolfo Igor Archundia Sierra. Aunque el titular de la PGJ subrayó que “aún no tienen elementos que conecten” el enfrentamiento previo con el ataque que sufrió Muñoz:


“Es cierto que Laurencio Muñoz junto con otro personal de la comandancia en días anteriores había sido objeto de un enfrentamiento con armas de fuego también en la ciudad de Tehuacán y hasta este momento no tenemos elementos para decir que los hechos están vinculados o no.”


El procurador de Puebla se negó a calificar el hecho como un atentado del crimen organizado. “Eso no podría darlo por hecho”, insistió Archundia. Según la versión oficial, el primer ataque que sufrió Muñoz se encontraba vinculado a la investigación de una banda dedicada al robo de motocicletas.

 

Sin embargo, por la magnitud de los hechos, a la ciudad de Tehuacán se movilizaron unidades de la Policía Judicial, Metropolitana, Estatal, así como investigadores de la Dirección de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (DIEDO) e incluso personal del Ejército Mexicano.


Tras el ataque, ocurrido alrededor de las tres y media de la tarde de ayer, en el lugar se encontraron cartuchos percutidos de los cuales aún no se tienen las pruebas de balística.


Según la versión oficial Muñoz no había sido objeto de amenazas, al respecto el procurador recalcó que se habían tomado las medidas de seguridad necesarias para mantener a salvo la vida de los elementos adscritos a la zona.


“Es un hecho que se les exigió a todos los agentes el mantenerse acompañados. No sabemos porqué el jefe de grupo iba solo”, mencionó Archundia. Mientras tanto, el compañero de Muñoz, Joel Rosas, se mantenía en la ciudad de Puebla realizando otros trámites, pero ahora se encuentra en la zona realizando las investigaciones junto con el resto del personal de la Procuraduría.


Laurencio Muñoz, tenía 39 años, 14 de los cuales había prestado sus servicios ante la Policía Judicial, era casado. Al cierre de la edición la dirección de Participación Social de la PGJ aún no definía las acciones que se harán en honor al agente fallecido pues apenas se había trasladado a sus familiares para el proceso de identificación y entrega del cuerpo.


“En esta, nuestra Procuraduría estamos consternados por el acontecimiento. Pero estamos trabajando con ahínco para establecer los móviles y la identidad de los presuntos responsables”, finalizó el procurador Archundia.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas