“Rencillas personales”, fue el móvil del homicidio en Izúcar


Descartan ejecución en los dos cuerpos encontrados ayer


Edmundo Velázquez

Notas Relevantes

Confirma PGJ nueva ola de chantaje telefónico a ediles

Dictaminaron fuego cruzado en Tepeaca

Procedimiento ilícito del IPV, denuncia la CDH

Notas Anteriores

 

A pesar de que uno de los dos cuerpos encontrados ayer en Izúcar de Matamoros se encontraba esposado y amagado con un paliacate, el subprocurador de Averiguaciones Previas, Víctor Pérez Dorantes, insistió en que no se trató de una ejecución.


El funcionario detalló que las esposas eran de fabricación extranjera, de las que usualmente ocupan los cuerpos policiacos en los Estados Unidos.


“El cuerpo se encuentra con unas esposas, que no son usuales en la práctica para policías de nuestra entidad, sino prácticamente es el tipo de esposaje que se utiliza en otros países como pueden ser la Unión Americana, con un metro de largo, lo que nos hace pensar que son problemas personales lo que trajo como consecuencia la muerte de esta persona”, comentó Pérez. Además, el paliacate con el que, se decía, fue amagado, correspondía a sus pertenencias.


A Bernardo Castillo Vilchis, correspondía el primer cuerpo hallado en el paraje conocido como Camino de la Gasera, justo entre las poblaciones de Tepeojuma e Izúcar de Matamoros.


Según mencionó Pérez, fue el gobierno de Tepeojuma el que informó del hallazgo. El cuerpo se encontraba dentro de una camioneta marca Ford color azul con placas de circulación RU44186 del estado de Oaxaca.


Al cadáver le fueron encontrados cinco proyectiles de arma de fuego calibre .22 en la cavidad cefálica, aunque aún faltan pruebas para confirmar las especificaciones con que se dieron los disparos:


“… se encontraba de lado izquierdo del vehículo y hasta el momento se han practicado pruebas de Walter, de rodizonato de sodio, para poder establecer si este occiso, fue disparo, si los disparos fueron de corta o larga distancia.”

 

“Rencillas personales”


De apenas 25 años de edad, Bernardino Castillo, había regresado a Tepeojuma hace poco. Desde hace tres meses llegó a la población procedente de Estados Unidos donde tenía ya algunos años de vivir.


Según las investigaciones, Castillo se apartó de la población por problemas personales de tipo de compra venta de parcelas y ganado. Cuando volvió a Tepeojuma casi no salía de su domicilio.


De hecho, el homicidio de Castillo ocurrió muy cerca de su casa, a dos kilómetros, de acuerdo a los detalles de Pérez Dorantes.


“Se ha llamado a declarar a todas aquellas personas que lo vieron por última vez; salió de su casa dos horas antes y fue encontrado a escasos dos kilómetros de su domicilio.”


Por lo pronto, la línea de investigación que tienen las autoridades es precisamente “rencillas personales”.


Murió por pleito entre vecinos


Del segundo cuerpo que se tuvo reporte ayer en la zona de Izúcar de Matamoros, correspondiente a Víctor Manuel Guízar Palacios, de 22 años de edad, ya se tienen más avanzadas las investigaciones.


“Tenía problemas con su vecino y el padre de este último lo victimó con una escopeta con dos disparos en la espalda”, detalló Pérez


Al momento, la Procuraduría ya tiene órdenes de aprehensión en contra del vecino que dio muerte al muchacho de 22 años. Los nombres de ambos fueron reservados por el subprocurador para efectos de no entorpecer las investigaciones.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas