Tuesday, 16 de October de 2018

Quería conocer el mar: padre del niño muerto por bullying en Amozoc

Lunes, 02 Marzo 2015 15:20
Antonio de Jesús, muerto a consecuencia de una golpiza hace 16 meses, fue velado en Atencingo, Puebla; mañana será enterrado en el Panteón Municipal



Antonio de Jesús López Monje murió a consecuencia de la golpiza propinada hace 16 meses por sus compañeros de la escuela secundaria Galileo Galilei, según Roberto Castro Barranco, padre del adolescente víctima de bullying escolar.



Él estaba sano, ¿sí me entiende? Entonces, eso resultó de los golpes que le dieron en la escuela unos compañeros suyos allá en Puebla, allá en la escuela Galileo Galileí. Estuvo en tratamiento allá en (la ciudad de) México casi un año, más de un año; entonces, ya no tenía cura y nos lo trajimos para aquí, para su casa", relató el padre del menor.



Cabe recordar que el pasado 28 de octubre de 2013, el menor de entonces 13 años de edad, salió del plantel ubicado en la colonia Santa Margarita, municipio de Amozoc, donde cursaba el primer grado. Estudiantes de niveles superiores le salieron al paso en un terreno aledaño y empezaron a golpearlo, prácticamente sin discusión de por medio.



Un coágulo en la cabeza provocó su ingreso a una clínica particular de Amozoc, donde entró en coma por lo que llegó al  Hospital General del Norte y luego al Hospital Benito Juárez del Distrito Federal, donde fue operado y despertó con parálisis en la mitad del cuerpo, balbuceos y pérdida de parte de su memoria.



En total, Antonio de Jesús fue sometido a nueve cirugías directas a su cerebro, como consecuencia del traumatismo craneoencefálico; sin embargo, la más importante fue la tercera, registrada a mediados de 2014, cuando los médicos informaron que Antonio tenía muerte cerebral parcial y había perdido 60 por ciento de la vista, debido a los golpes en la cabeza.



Desde entonces a la fecha, según cuenta Castro Barranco en entrevista telefónica, su hijo sólo pensaba en conocer el mar, era su ilusión sentir las olas y tocar la arena; pero, los médicos ya no permitieron el viaje.



Hace tres meses, abundó que Toñito pidió que lo llevaran a Atencingo, el pueblo original de su madre María de Jesús Monje Tapia, donde viven sus abuelos, por lo que toda la familia optó por trasladarse a esa zona productora de caña de azúcar.



A las tres de la madrugada de este lunes, Antonio de Jesús expiró, su cuerpo fue velado en una de las casas de la calle 5 de febrero, de donde saldrá este martes hacia el Panteón Municipal para ser enterrado alrededor de las 9:00 horas.



En este escenario, cabe destacar que la Procuraduría General de Justicia (PGJ) insiste en la necesidad de realizar la autopsia y los familiares arguyen que el dictamen médico del Hospital Juárez es suficiente para conocer la causa del deceso, sobre todo cuando la agonía duró 16 meses.



Fuente: Excélsior

Valora este artículo
(0 votos)