Sábado, 04 de Abril del 2020
Domingo, 20 Agosto 2017 22:02

La democracia salvaje de López Obrador

La democracia salvaje de López Obrador Escrito Por :   Arturo Rueda

Pues el azar definió ayer que una mujer va a competir por Puebla capital pese a que Gabriel Biestro y todos los demás ya le habían echado el ojo a la medalla de plata que es llegar a Charlie Hall. En el horizonte no se vislumbra ningún perfil femenino relevante, excepto el de Nancy de la Sierra y en caso extremo Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa de Andrés Manuel. Pero si a Nancy le aplican la misma receta de repudio que a su esposo José Juan, se ve difícil


Nadie que etiquete a López Obrador de émulo de Hugo Chávez, Nicolás Maduro o aspirante a dictador tropical podría entender la democracia salvaje que se vive al interior de su partido. Mucho menos lo creen los arribistas que dieron el salto imaginando que el dedito del tabasqueño impondría a todos los candidatos, beneficiando sus lustrosas carreras políticas en el PRI.

 

No sé si José Juan Espinosa, Alejandro Armenta, Barbosa o Manzanilla en este momento se estén dando de topes luego que el Consejo Estatal de Morena los haya despreciado brutalmente para meterlos en la lista de aspirantes a la gubernatura. Tampoco es que vayan a obtener premio de consolación, pues según el sorteo celebrado ayer, una mujer va a ir a la alcaldía capitalina. En el mejor de los casos, quedará libre una de las fórmulas al Senado, y si pasa algo semejante a lo ocurrido en el Consejo Estatal, también van a quedar fuera.

 

Democracia salvaje es lo que se vive en Morena porque ni López Obrador quiso intervenir para imponer a alguno de los arribistas en detrimento de las bases fundadoras, ni estos se dejaron controlar por el tibio intento realizado por Yeidckol Polevnsky, secretaria del partido, hace tres semanas cuando estalló la guerra intestina entre nativos y recién llegados.

 

Otro factor que le otorga cierto grado de salvajismo a la democracia interna de Morena es el sorteo, una fórmula de designación política aceptada por la democracia de los antiguos en Grecia pero despreciada por la democracia representativa de los modernos. Para muchos resulta inaceptable la designación de los perfiles, pero como respondían los atenienses: ¿acaso hay algo más justo que el azar?

 

Pues el azar definió ayer que una mujer va a competir por Puebla capital pese a que Gabriel Biestro y todos los demás ya le habían echado el ojo a la medalla de plata que es llegar a Charlie Hall. En el horizonte no se vislumbra ningún perfil femenino relevante, excepto el de Nancy de la Sierra y en caso extremo Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa de Andrés Manuel. Pero si a Nancy le aplican la misma receta de repudio que a su esposo José Juan, se ve difícil.

 

¿Qué mujer puede competir por la alcaldía con las siglas de Morena? ¿Cómo puede eso cambiar los planes del morenovallismo y también del tricolor? ¿Alguna priista se animaría a dar el salto con eso de que los tránsfugas todavía tienen tiempo hasta la firma del acuerdo el 13 de septiembre?

 

Las ‘flamantes’ carreras políticas de José Juan, Armenta y Barbosa salieron ayer muy golpeadas. Al edil cholulteca le fue peor que a ninguno al obtener cero votos en el Consejo Estatal, pero al diputado federal y ex líder tricolor Alejandro Armenta sólo le fue un poco mejor al recibir cinco sufragios. Barbosa, tan acostumbrado a las negociaciones cupulares y la comida fina, al aterrizar en tierra morenista  apenas pudo convencer a 14 consejeros.

 

No es sorpresivo que Rodrigo Abdala obtuviera la votación más alta, pues después de su desbarranco en 2016 buscó mejorar sus relaciones con los integrantes del Consejo. La gran revelación es el abogado laboralista Abelardo Cuéllar, conocido por atender y apoyar con bastante éxito las demandas de todo tipo de sindicatos y trabajadores. El tercer lugar de las propuestas del Consejo Estatal es para Marco Alonso Aco Cortés, destacado activista de la Sierra Norte en el caso de las termoeléctricas y los proyectos de muerte.

 

Ahora, luego de que el Consejo Estatal eligió sus tres nombres, vendrán las dos propuestas del Consejo Nacional para conformar la lista de cinco que serán medidos en una encuesta que, hasta el momento, es una incógnita la empresa que la levantará, la metodología que utilizará y la fecha en que será realizada. Y aquí viene lo bueno:

 

El Comité Nacional sumará dos nombres de entre la triada José Juan, Armenta, y Barbosa, aunque yo creo que impulsará a estos dos últimos. El problema sobrevendrá cuando sean medidos y alguno de ellos le gané a Abdala,  Cuéllar y Aco, lo que sin duda podría ocurrir a menos que López Obrador cuchareé el sondeo. ¿Cómo hará campaña una de los arribistas con las bases que ya los rechazaron?

 

Hasta ahora López Obrador ha cumplido su palabra: prometió juego libre, que su dedito no decidiría, e incluso mostró un gran respeto. Sin embargo, y a la hora de la encuesta, deberá acomodar todo pues se presume que el objetivo es resolver en paquete la candidatura de la CDMX que disputan Sheinbaum y Monreal, así como la de Puebla, para presentar a ambos el tres de septiembre en sesión de Consejo Nacional.

 

Menudo chasco se llevaron José Juan, Armenta, Barbosa y compañía. Deben estar arrepentidísimos de su salto… al vacío.

 

 

 

 

comments powered by Disqus