Viernes, 07 de Agosto del 2020
Jueves, 23 Noviembre 2017 03:29

Fuera de control la sucesión de Peña Nieto

Fuera de control la sucesión de Peña Nieto Escrito Por :   Arturo Rueda

La otra postura es que la publicación de Reforma en realidad fue un recordatorio a Osorio Chong de sus vulnerabilidades para impedir una rebelión una vez que la sucesión esté decidida a favor de Meade. Así lo interpretó Carlos Loret de Mola, lo cual implica que el Presidente validó el golpe bajo contra su Secretario de Gobernación. De ser así, eso no augura nada bueno a la unidad en torno al candidato presidencial


El candidato presidencial del PRI nacerá con fórceps en un parto violento. La liturgia que era más o menos conducida con disciplina por Enrique Peña Nieto se salió de control cuando el ‘fuego amigo’ se desató el domingo sobre Miguel Osorio Chong. El tiroteo tiene dos interpretaciones. Una, el secretario de Gobernación no está tan muerto como quiere el grupo Videgaray-Meade. Dos, decidida la sucesión, le hicieron mano de puerco para impedir una rebelión ante el resultado que no le beneficia.

 

Cualquiera de las dos opciones significa que Peña perdió el control de la sucesión a unos días del parto. Los aprendices de profetas siguen diciendo que el ‘Destape’ ocurrirá el próximo lunes 27 de noviembre, mientras que otros –como yo– creemos que será en fecha cercana al 11 de diciembre.

 

El contexto sobre el que ocurren las revelaciones de Reforma sobre empresas constructoras presuntamente vinculadas a Osorio tiene que ver con los datos duros: a días del ‘Destape’, la supuesta competitividad de José Antonio Meade es una fantasía que no se refleja en las encuestas de El Financiero y El Universal publicadas ayer. Simplemente Osorio se ve más fuerte.

 

Ni por derecha ni por izquierda el titular de Hacienda pudo rebasar al hidalguense y en los careos directos contra López Obrador y Ricardo Anaya, pierde de forma más contundente y con menos puntos que Osorio Chong.

 

El aparato económico de Luis Videgaray volcado en apoyo a su amigo universitario no pudo por las buenas con Osorio, así que llegó la hora de deshacerse de él por las malas con revelaciones a la prensa que lo vinculan con la corrupción de la SCT. Por cierto, la delegación Puebla con Salvador Aguirre Valencia habría sido uno de los adictos al titular de Segob que le entregó obras.

 

El agudo Salvador García Soto se inclina por esta versión: el fuego amigo proviene de Videgaray, quien protagoniza un virtual golpe de Estado en la sucesión para apropiarse de la candidatura presidencial del PRI vía Meade. Así escribió el periodista jalisciense en El Universal: “Lo segundo que no le perdona Videgaray a Osorio es que, contra viento y marea y aún con la grave crisis de seguridad en el país, sigue siendo el priista más conocido y el más competitivo en las encuestas presidenciales, tanto en careos contra posibles candidatos del Frente Ciudadano como frente a Andrés Manuel López Obrador”.

 

Es decir, el aparato económico no pudo derrumbar el posicionamiento del hidalguense a días del parto. Según El Financiero, Osorio Chong obtiene en promedio cinco puntos más de intención de voto que Meade –no de conocimiento– en enfrentamiento directo a sus posibles rivales de Morena y el Frente. Con el titular de Gobernación como candidato, el PRI se aferra al segundo lugar y está en rango de competencia con AMLO. Con el titular de Hacienda, el tricolor se va a tercer sitio.

 

Según Buendía y Laredo para El Universal, Osorio Chong es el candidato favorito para el 30 por ciento de los encuestados y Meade solamente para el 7 por ciento. Los priistas lo prefieren mayoritariamente (49 por ciento) y al prianista sólo el 11 por ciento. También entre electores independientes arrasa  el hidalguense: a él lo prefiere 26 por ciento y al titular de Hacienda el 7 por ciento.

 

La competitividad de José Antonio Meade es una fantasía y lo demuestran las encuestas a días de resolverse. A Osorio lo conoce el 67 por ciento de la población y al prianista sólo el 19 por ciento. El duo Videgaray-Meade no pudo construir una candidatura competitiva y por ello recurrieron a las malas artes para arrebatarle a Peña Nieto la decisión.

 

La otra postura es que la publicación de Reforma en realidad fue un recordatorio a Osorio Chong de sus vulnerabilidades para impedir una rebelión una vez que la sucesión esté decidida a favor de Meade. Así lo interpretó Carlos Loret de Mola, lo cual implica que el presidente validó el golpe bajo contra su Secretario de Gobernación. De ser así, eso no augura nada bueno a la unidad en torno al candidato presidencial porque a Osorio Chong lo bajaron a la mala. Malo si Peña se enteró, peor si no.

 

Vistas las últimas encuestas, no hay una buena forma de bajar a Osorio Chong ni de explicarle por qué no será candidato. El problema es que Meade no es competitivo entre priistas y estas malas artes no lo harán más popular. Aun así, Videgaray casi lo destapó ayer en una reunión con embajadores expropiándole ese derecho a Peña, lo que algunos ya interpretan como golpe de Estado al interior del PRI.

 

Cual sea de las dos hipótesis, Peña Nieto perdió el control y ahora se dirime en el callejón de los madrazos mediáticos. En 1994 las cosas no terminaron bien, y no parece que tampoco vaya a ocurrir en 2017. La sucesión está fuera de control y cualquiera que sea el resultado, más le vale a Peña Nieto que termine pronto sus labores de parto.

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus