Miercoles, 22 de Enero del 2020
Lunes, 27 Noviembre 2017 03:21

Meade: perder el PRI para tratar de ganarle a López Obrador

Meade: perder el PRI para tratar de ganarle a López Obrador Escrito Por :   Arturo Rueda

El egocentrismo de Videgaray no habría modificado el desenlace de la sucesión, ni al beneficiario del destape por más que Peña Nieto hablara de los “despistados”. El cerebro presidencial sabía lo que hacía, pero no se resistió a asumir el destape y despojar de esa prerrogativa de Peña Nieto, quien quiso rescatarla pero no resistió ni un fin de semana para confirmar lo que el canciller ya le había mostrado al mundo


Fue un fin de semana frenético, pleno de rumores, pero llegó la hora de las Palabras Mayores en la que sólo quedan dos finalistas: José Antonio Meade y Aurelio Nuño. Con un mensaje en Los Pinos, Peña Nieto correrá el velo del misterio, aunque desde ahora ya se sabe de la renuncia del titular de Hacienda para entregarle la dependencia a José Antonio González Anaya. El destino de Meade puede ser el Banco de México, aunque casi todos los videntes confirmarán que las terribles presiones de los factores económicos del poder surtieron efecto. Y sin embargo….

 

Como le auguró López Obrador desde hace semanas, Osorio Chong fue cepillado. Según las versiones filtradas, la cepillada al hidalguense ocurrió el viernes pasado, cuando el presidente le habría dicho, “no eres tú, es ‘Pepe’”, a lo que el titular de Segob dicen que con gran entereza personal y sentido histórico se asumió como un buen perdedor. “Claro que sé perder, claro que sé perder” cantó ‘El Chino’ a los miembros de su equipo.

 

No hay noticias de la cepillada a los otros finalistas de la carrera, aunque sí la filtración de una lista de reacomodos: Meade a la candidatura presidencial, Aurelio Nuño a la coordinación general de campaña —que lo convertiría en el second best— y Eruviel Ávila como dirigente nacional del PRI, quien recibiría el partidazo como premio o castigo a las buenas cuentas electorales entregadas en el Edomex.

 

Este día se acaba una era, la de Peña Nieto, y comienza otra, la de Meade, lo que llevará a recomponer el gobierno federal para buscar el milagro de pelear la permanencia del PRI en Los Pinos, una afirmación que es pura retórica, ya que en caso de obtener el triunfo por primera vez con un candidato que no es militante ni comparte los códigos culturales del priismo, lo habrá con un sacrificio mayúsculo: perderán el partido para tratar de preservar el poder.

 

La candidatura de Meade es el fin del sistema político priista que nació con Plutarco Elías Calles, precisamente el personaje histórico con el que Videgaray lo comparó y levantó una polvareda inusitada. Es el fin porque un no priista será postulado por el PRI, de tal forma que una hipotética victoria no garantiza nada al partidazo con rumbo al futuro. Con tal de ganar el próximo año, Peña Nieto rompió el legado histórico de entregar el poder a otro priista.

 

Los poderes fácticos económicos y sus intereses agrupados alrededor de Luis Videgaray obtuvieron su victoria al desplazar a los remanentes del priismo histórico agrupados alrededor de Osorio Chong. Ahora habrá que esperar a la reacción de esos remanentes: cerrarán filas alrededor de Meade aunque saben que es su muerte, harán berrinche o de plano se mudarán a las filas de López Obrador sabedores de que la victoria de la escuela económica itamita es el triunfo histórico del prianismo.

 

No hay forma de que Osorio Chong se quede en Gobernación por mejor perdedor que sea. Un titular de Cobián resentido por el resultado de la carrera, pese a su primer lugar en las encuestas, es un riesgo no por dolo sino por culpa. Uno de los errores históricos que cometió De la Madrid tras el destape de Carlos Salinas fue dejar a Bartlett en Gobernación, pues ahí se gestó la caída del sistema.

 

También la SEP se quedará vacante porque Aurelio Nuño, en su calidad de second best de la contienda, irá a la coordinación de la campaña o la dirigencia tricolor, aunque sigo pensando que todavía tiene un mínimo margen.

 

El egocentrismo de Videgaray no habría modificado el desenlace de la sucesión, ni al beneficiario del destape por más que Peña Nieto hablara de los “despistados”. El cerebro presidencial sabía lo que hacía, pero no se resistió a asumir el destape y despojar de esa prerrogativa de Peña Nieto, quien quiso rescatarla pero no resistió ni un fin de semana para confirmar lo que el canciller ya le había mostrado al mundo.

 

Solo en su íntima intimidad de Gran Elector sabe Peña Nieto de los porqués y cómos de su decisión. La visión fatalista de que sólo el prianismo de Meade le da posibilidades al PRI de vencer a López Obrador no es más que una hipótesis que puede ser errónea.

 

Un solo dato abona al fatalismo contrario: sin haber sido nunca candidato a nada, ni conocer a los cuadros regionales del PRI, ni compartir sus prácticas políticas, ‘Pepe Toño’ deberá comenzar a correr a una velocidad inusitada. Nunca fue ni candidato a alcalde, regidor, diputado local, federal, senador o gobernador, pero ahora deberá organizar un equipo capaz de soportar la campaña presidencial.

 

¿Podrá? Se trata de la apuesta más arriesgada de Peña Nieto

 

**** Juego de Troles a La Neta Noticias. El proyecto informativo de La Neta Noticias en Facebook se ha convertido en uno de los más impactos en las redes sociales gracias a sus 8 millones de seguidores que duplican los follows de cabezales históricos como El País o El Universal, e incluso a sitios popularísimos como SDP Noticias.

 

comments powered by Disqus