Martes, 21 de Enero del 2020
Jueves, 30 Noviembre 2017 03:23

El gasolinazo que viene y la trampa que nos dejó Meade

El gasolinazo que viene y la trampa que nos dejó Meade Escrito Por :   Arturo Rueda

El candidato Meade no nos cuenta el truco del secretario Meade para contener el impacto del alza de precios mediante ‘estímulos’ semanales al IEPS diseñados evitar alzas abruptas por las variaciones del tipo de cambio y los precios del petróleo. Estos ‘estímulos’ tienen un efecto temporal en 2018: quieren que les demos nuestro voto y después el precio de las gasolinas se irá al cielo como resultado del libre mercado.


Antes de firmar su renuncia como secretario de Hacienda para irse como candidato del PRI, Pepe Meade nos dejó un último regalo a los mexicanos: la liberalización absoluta de los precios de la gasolina, adelantando un mes el cronograma fijado por la Comisión Reguladora de Energía. A partir de hoy, en cualquier gasolinera, el costo por litro queda fijado a la libre fuerza del mercado, lo que en México quiere decir siempre a la alza y nunca a la baja.

 

Ahora que la tendencia es inflar los méritos del prianista para hacerlo parecer un prócer a la altura de la historia, responsable de la estabilidad económica de los últimos dos sexenios, es necesario recordar los gasolinazos, medida recaudatoria de la que es autor intelectual y material desde SHCP. Últimos dos sexenios, precisamente, en los que más se ha atacado a la clase media con una reforma fiscal durísima, y en la que la gasolina se convirtió en un instrumento más de recaudación.

 

Los tecnócratas del ITAM impusieron un pensamiento único al respecto: el subsidio histórico a la gasolina era regresivo e injusto porque solamente beneficiaba a las clases medias y pudientes que son propietarios de automóviles. Entonces, el grupo itamita enquistado en SHCP, Banxico y el PRIAN, precisamente en los dos sexenios en que Meade es pieza clave, eliminaron progresivamente el subsidio, pero además incrementaron los impuestos especiales.

 

Como resultado de esa política económica, el precio de la gasolina pasó de 6.76 pesos por litro a 15.95 ayer en Puebla. Esta es la verdadera herencia del grupo itamita: un incremento al combustible de casi 140 por ciento en apenas 12 años. ¿Ese es el genio económico de Meade? ¿Es su gran logro después de trabajar para Calderón y Peña Nieto?

 

El incremento de la gasolina con Felipe Calderón —con quien Meade fue subsecretario y luego secretario de SHCP– fue de 69.6 por ciento: inició con 6.67 pesos y terminó con 11.47. Con Peña Nieto, el aumento ha sido similar, especialmente luego del gasolinazo de principio de año que desató la ira popular. El mexiquense la recibió en 11.47 y ahorita va en 15.95, es decir, 40 por ciento de incremento, pero lo peor está por venir con la liberalización de los precios que arranca hoy.

 

El factor para calcular el precio de la gasolina engloba tres variables principales: el precio del petróleo, el precio de los fletes de transportación, el tipo de cambio y claro, los impuestos especiales (IEPS). Y aquí viene la trampa.

 

Para prevenir un daño electoral al candidato Meade, el secretario Meade incluyó en la Ley de Ingresos fórmulas de compensación para evitar que los precios se disparen en el primer semestre del 2018, es decir, cuando va a andar en campaña pidiendo nuestro voto. Pero esos factores de compensación desaparecerán después de las elecciones.

 

El candidato presidencial del PRI nos quiere hacer pendejos: darnos atole con el dedo afirmando que la liberación de las gasolinas no nos va a afectar, y al contrario, nos va a beneficiar como consumidores. De entrada, no recuerdo ninguna liberalización que nos haya beneficiado, y basta Telmex como ejemplo del capitalismo amiguista y corrupto que impide que la teoría económica funcione.

 

Dos, el candidato Meade no nos cuenta el truco del secretario Meade para contener el impacto del alza de precios mediante ‘estímulos’ semanales al IEPS diseñados evitar alzas abruptas por las variaciones del tipo de cambio y los precios del petróleo. Estos ‘estímulos’ tienen un efecto temporal en 2018: quieren que les demos nuestro voto y después el precio de las gasolinas se irá al cielo como resultado del libre mercado. Lástima, chavos.

 

Los mexicanos no podemos ser tan estúpidos de creer en esta trampa diseñada por el PRI y Meade para engañarnos. El gasolinazo es latente, pero sólo se activará después de las elecciones. Como dice el viejo dicho: prometer para meter, y ya metido, olvidar lo prometido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus