Martes, 21 de Septiembre del 2021
Martes, 22 Junio 2021 01:23

El voto está resultando insuficiente

El voto está resultando insuficiente Escrito Por :   Silvino Vergara

«En una democracia corriente, cada ciudadano es un rey […] ¿Cómo mantener la apariencia de que el rey efectivamente decide, cuando todos sabemos que no es cierto?». Slavoj Žižek


 

Aquí en México, una vez finalizadas las elecciones denominadas intermedias en junio de 2021, vimos que sus campañas electorales no promovieron más que una idea generalizada y del conocimiento de toda la población: la continuidad de esta administración pública federal o la oposición a esa continuidad. A esto se suma que los ciudadanos que votamos por esa transformación hace casi tres años no sabemos a ciencia cierta en qué consiste, es decir, a dónde nos lleva. Pues bien, aparecen muchas preguntas respecto de la democracia de nuestros países de América latina (de donde México no está excluido), democracia que nos da diversos resultados, como el caso reciente de Perú, donde ganó quien no tenía aspiraciones reales de victoria; o los sucesos lamentables en la tan golpeada Nicaragua, donde están en prisión todos los candidatos de oposición a la presidencia; o lo que sucede en Argentina, donde se pretende enjuiciar a su ex presidente; o el caso de Ecuador, donde su ex presidente está siendo perseguido judicialmente desde hace varios años. Pues bien, con toda esa realidad: ¿el voto está resultando insuficiente?

 

El problema de esa pregunta es que nos lleva a más y más preguntas: ¿no será una simple formalidad acudir a elecciones cada tres años?, ¿el voto no se trata de una simple apariencia de la democracia que no existe?, ¿es suficiente con que valgan los votos para que haya democracia?, ¿los ciudadanos comunes nos damos por satisfechos con las elecciones, con acudir un buen domingo a votar, para sostener que vivimos en un país democrático?, ¿el deber ciudadano en las democracias se cumple cabalmente con acudir a votar?, ¿de verdad, los ciudadanos elegimos de una multiplicidad de opciones que son los 10 partidos políticos?, ¿no será que las elecciones son limitadas y se tratan de escoger candidatos que están en una especie de ‘menú de comida corrida’, de aquellas que sólo muestran dos meridianas opciones?, ¿hay distinción entre los tiempos cuando no se elegía a los gobernantes y las elecciones de los últimos 200 años? ¿verdaderamente, se puede sostener que gobierna el pueblo?, ¿los mini partidos están seguros de que son una opción para la ciudadanía?, ¿los candidatos son profesionales del voto o verdaderos representantes de la población?, ¿los candidatos de los mini partidos están seguros que lograrán la victoria o para qué se inscriben a las elecciones?, ¿la victoria de los mini partidos es aparecer en la boleta o verdaderamente ganar las elecciones?, ¿están todos los candidatos, aun los de los mini partidos, preparados para ganar?, ¿puede llegar un ciudadano de a pie a aparecer algún día en las boletas?, ¿la democracia es verdaderamente meritocracia, es decir, el gobierno de los que cuentan con las capacidades de gobernar?, ¿de verdad, hay un sistema invisible que determina quién gana?

 

Todas estas preguntas, desde luego, no tienen una respuesta eficaz en estos tempos. Lo que sí es un hecho es que, en el futuro, posiblemente en 100 años o más, la humanidad de esos momentos sí tendrá esa respuesta, y esperemos que no resulte ser como muchas de las respuestas que hemos tenido sobre las instituciones jurídicas del pasado, ésas que vemos como obsoletas, como es el caso de la esclavitud, de la falta de derecho a votar para los que no saben leer ni escribir o la exclusión al voto para las mujeres. Esperemos, pues, que las futuras generaciones no se mofen de nuestras elecciones y sistemas democráticos y que con ello, no se confirme algún día que el voto resultó insuficiente. (Web: parmenasradio.org).

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto