Miercoles, 27 de Octubre del 2021
Lunes, 04 Octubre 2021 01:25

Huauchinango: Puebla no es ajena a la efervescencia nacional

Huauchinango: Puebla no es ajena a la efervescencia nacional Escrito Por :   Javier Arellano Ramí­rez

¿Alguien pensaba que Puebla se puede sustraer a la efervescencia que sacude a todo el país?


 

Aquellas imágenes también circularon ampliamente; por horas el presidente de la República se quedó dentro de una Suburban mientras cientos de maestros de la CNTE, Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, lo mantuvieron sitiado.

 

Semanas antes, durante el Día Internacional de la Mujer, una marcha que desembocó en Palacio Nacional desbordó a la fuerza policiaca; en aquella ocasión se señaló que desde el techo del recinto sujetos que portaban aparatos antidrones apuntaban a las manifestantes como una forma de intimidación.

 

En todo el país se desatan expresiones de irritación y efervescencia social.

 

Y por supuesto Puebla no es la excepción.

 

Los hechos ocurridos en Huauchinango, Puebla, sin duda habrán de ser ampliamente difundidos en medios nacionales, pero sobre estos conviene hacer algunas precisiones.

 

Primero.- Se debe señalar que la seguridad de los eventos del mandatario federal siempre son responsabilidad de la Guardia Nacional, como ‘brazo’ de la Secretaría de la Defensa Nacional. De manera pública se señaló que ya desapareció el Estado Mayor Presidencial, por lo que toda la logística en torno al Ejecutivo queda a cargo de fuerzas federales.

 

El gobernador Barbosa Huerta fue un invitado más al evento; pero no era el responsable de la seguridad del mismo.

 

En Puebla no hemos visto episodio semejante de que un grupo se pueda introducir a Casa Aguayo o a cualquier otro edificio público.

 

Los cordones de seguridad instalados por la Guardia Nacional fueron endebles y raquíticos. El asunto pudo pasar a mayores, pero es claro que sólo se trataba de un movimiento de indignación popular.

 

Segundo.- En política no hay casualidades, no existen elementos al azar. Se deben analizar con detenimiento los factores que estuvieron detrás de la irrupción en el evento presidencial.

 

De acuerdo con habitantes de Huauchinango, fueron pobladores de Tlaola los que dieron ‘el portazo’. Las preguntas son obligadas: ¿De parte de quién? ¿Por qué se ordenó esa irrupción?

 

Tercero.- En la intempestiva acción no hubo consignas contra el gobernador Barbosa Huerta. La turba estuvo frente al Ejecutivo poblano y nunca fue increpado.

 

De manera especial se debe subrayar que se dieron expresiones contra Ardelio Vargas Fosado, quien al parecer ya no es muy apreciado en la región serrana.

 

Cuarto.- El lamentable suceso ratifica la importancia vital, toral, de los aparatos de información en Gobernación. Los delegados ―federales y estatales― de esas dependencias deben ser los más informados en sus regiones.

 

Los delegados de Gobernación deben conocer la agenda de los presidentes municipales, deben saber todo sobre los líderes comunitarios, sus nexos, sus negocios; deben conocer la vida del párroco de la población, deben saber quiénes son los criminales y sus alcances, deben tener el pulso diario de sus regiones.

 

Un buen funcionario de Gobernación es como un buen columnista; su lectura y análisis de los hechos le deben permitir prever todo tipo de escenarios.

 

Lo que sucedió en Huauchinango no es ajeno a toda la efervescencia que sacude al país. Y por lo mismo no era imprevisible.

 

Como siempre, quedo a sus órdenes en:

 

@CupulaPuebla

[email protected]

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto