Lunes, 10 de Mayo del 2021
Viernes, 30 Abril 2021 01:21

INE: árbitro electoral y partido de la democracia neoliberal salinista

INE: árbitro electoral y partido de la democracia neoliberal salinista Escrito Por :   Carlos Ramirez

Una vez que el Tribunal Electoral dictaminó la negativa del INE a las candidaturas de Morena en Guerrero y Michoacán, la función legal del Instituto Electoral terminó su tarea específica y sus funcionarios debieron de regresar a administrar sus tareas procedimentales de padrón, casillas, funcionarios vigilantes, votos y conteo.


 

En este contexto, no se entienden las razones legales que puedan tener Lorenzo Córdova Vianello y Ciro Murayama Rendón para inventar un debate sobre la democracia y subirse al ring contra el presidente de la república y sus espacios para pronunciarse sobre la democracia. Córdova se ha puesto los guantes contra López Obrador y Murayama se ha investido de caballero andante contra el populismo morenista y lopezobradorista.

 

Porque una cosa es la democracia como procedimiento plebiscitario para elegir gobernantes en diferentes niveles de gobierno y otra cosa la democracia como forma de régimen político. Y desde el escritorio del autoritarismo electoral, Córdova y Murayama quieren convertirse en los comisarios de la democracia como ideología, filosofía, forma de gobierno y funcionamiento institucional, tareas, por cierto, ajenas a sus funciones estrictas de hacer elecciones.

 

La intención de los dos funcionarios del INE tiene el sentido de evitar uno de los procesos propios de la democracia: la votación legal y legítima por funcionarios electos que en el poder cambien el sentido de la democracia. Pero se trata de un enfoque estalinista: evitar críticas suponiendo tentaciones dictatoriales. Pero hasta ahora, el presidente López Obrador no ha tomado ninguna decisión que rompa el orden democrático legal existente, aunque, como todos los políticos e inclusive los ideólogos del INE, pueda caminar por el filo de la navaja procedimental.

 

En la realidad, nada tiene que decir Córdova Vianello de la democracia como forma de gobierno o de funcionamiento de las instituciones y de sus titulares, y peor aún adelantando suposiciones autoritarias. Y Murayama carece de facultades para utilizar de manera mañosa y tramposa su cargo de consejero electoral y co-presidente del INE, para criticar, censurar y solicitar que no se vote por el populismo.

 

En los hechos, Córdova Vianello y Murayama Rendón están cometiendo un delito electoral: con sus críticas, mensajes, discursos y patrocinio de libros están induciendo el voto contra Morena como uno de los contendientes. Nadie ha objetado la aplicación de un reglamento para sacar de la contienda a dos figuras del morenismo, pero en las últimas horas los dos han estado dando declaraciones que los meten como protagonistas en el proceso electoral.

 

En su oposición al populismo desde la perspectiva del neoliberalismo salinista que le dio nacimiento y sentido al INE y que le impuso el ADN ideológico, Córdova Vianello y Murayama Rendón ya dieron forma al Partido INE como organización participante en la contienda en consonancia con los objetivos de la alianza salinista PRI-PAN-PRD. Eso sí, los dos han guardado silencio intelectual y político del papel del salinismo neoliberal como populismo conservador.

 

El consejo general del Partido INE debería aplicar el reglamento que les exige a los funcionarios del organismo electoral no involucrarse en los procesos electorales para beneficiar a alguno de los contendientes. Córdova Vianello y Murayama Rendón hacen recordar al famoso Tirantes, el réferi de las luchas de la Triple A que siempre intervenía para beneficiar a alguno de los luchadores y afectar al otro.

 

Los debates en medios de Córdova Vianello y Murayama Rendón podrían ser elementos probatorios para alguna futura denuncia contra la parcialidad de la autoridad electoral contra uno de los contendientes. Al final, la neurosis del micrófono de los dos funcionarios del INE serán elementos para la reforma del Instituto antes de que los dos terminen su gestión en 2023.

 

-0-

 

Política, economía y deporte. El caso del entrenador Ricardo Tuca Ferreti, del equipo de futbol de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, tiene tintes políticos y empresariales. Las empresas regiomontanas patrocinadoras del equipo se molestaron con las quejas del director técnico por tratos económicos y lo cesaron. La empresa CEMEX fue la más molesta con las quejas del Tuca y afirmó que eran de deslealtad.

 

Política para dummies: La política es de reglas, comenzado por las que controlan a los réferis y árbitros.

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto