Martes, 03 de Agosto del 2021
Jueves, 15 Julio 2021 01:04

Sucesión 2024 al estilo PRI; regla básica: el poder no se comparte

Sucesión 2024 al estilo PRI; regla básica: el poder no se comparte Escrito Por :   Carlos Ramirez

De 1920 a 2018, el país enfrentó 21 procesos de sucesión presidencial desde el poder. De ellas, siete terminaron en fracaso porque el presidente saliente no pudo poner sucesor y en todas nunca existió el continuismo.


 

De hecho, en las últimas sucesiones ―1994, 2000, 2006, 2012 y 2018― ya no funcionó el dedazo presidencial y los salientes carecieron de capacidad para hacer ganar al candidato de su partido.

 

A partir de las experiencias pasadas del México posrevolucionario, algunas lecciones pueden asumirse para entender posibilidades y limitaciones de la sucesión presidencial de 2024 que arrancó con tres años de anticipación:

 

1.- La sucesión es un mecanismo y aparato de poder que sólo puede darse en el seno del priismo como práctica política. El PAN no pudo con el juego sucesorio en 2006 y 2012 porque no era un sistema de pesos y contrapesos.

 

2.- La sucesión es un proceso que se da dentro del despacho presidencial. Fuera del partido en el poder se asume como selección de candidatos opositores.

 

3.- La sucesión de 1988 provocó la gran crisis del PRI, dividió al partido y le quitó al presidente en turno la facultad casi divina para escoger a su sucesor.

 

4.- En la historia de las sucesiones dentro del PRI (1929-2018), el poder presidencial se resumía en la facultad presidencial personal de escoger a su sucesor por voluntad propia.

 

5.- Todo presidente juega con nombres para distraer. De hecho, se decide en una lista de dos aspirantes, con un tercero como comodín. Los demás son distractores o patiños.

 

6.- Toda lucha por la candidatura dentro del gobierno en turno implica un realineamiento de élites y la construcción de un nuevo grupo como hegemonía de poder.

 

7.- Por más que haga lucir su fuerza, el presidente saliente sabe que su poder terminará al entregar la banda presidencial. Obregón sucumbió ante un nuevo porfiriato y Calles, Echeverría, López Portillo y Salinas fueron echados del país.

 

8.- El sistema/régimen/Estado no permite dos cabezas presidenciales. Por eso el canibalismo político es regla de oro.

 

9.- Obregón, Calles, Echeverría, Salinas y Peña Nieto quisieron construir un bloque transexenal de mínimo tres sexenios, pero no pudieron ir más allá de los primeros años de sus sucesores.

 

10.- En política sucesoria, las lealtades son con uno mismo, no con los sucesores. Ya en el poder, los nuevos presidentes convierten las lealtades en rupturas de poder.

 

11.- A pesar de haber sido subordinado del presidente, el sucesor se convierte en jefe de su jefe al asumir el poder y el expresidente tiene que someterse a la autoridad del poder.

 

12.- Los presidentes salientes deciden su sucesor por tres continuidades: personal, de grupo y de proyecto. Pero el escogido comenzará con borrón y cuenta nueva.

 

13.- Las competencias entre precandidatos promovidas por los presidentes salientes para perfilar a su sucesor acaban con fracturas que minan liderazgos. Por eso la regla de oro del viejo PRI fue el tapadismo, a fin de que no existieran resentimientos por engaños sucesorios. Nada hay peor que un político engañado en la antesala presidencial.

 

14.- Las competencias abiertas entre precandidatos terminan en luchas palaciegas de grupos que afectarán la cohesión interna del presidente saliente. Detrás de las competencias se dan guerras sucias agresivas.

 

15.- Al final, el candidato señalado ganará por resistencia y esfuerzo propio y poco tendrá que agradecerle a su antecesor. En ese juego tipo juegos del hambre se pierden los lazos de lealtad.

 

16.- La sucesión es un acto supremo en modo Zeus del poder y la voluntad personal del presidente saliente.

 

17.- Todo candidato seleccionado pasará, antes de las elecciones, por un deslindamiento abierto (Echeverría ante Díaz Ordaz) o secreto (Zedillo con Salinas de Gortari) en rango de ruptura para asumir la autonomía relativa que le dé fuerza al candidato y no se vea como una figura decorativa de un poder transexenal.

 

18.- Calles fue un mito como jefe máximo de la Revolución. Acabó en el exilio y amargado.

 

19.- El poder transforma a las personas. “Y el poder absoluto las cambia absolutamente”.

 

20.- El poder presidencial es indivisible. Y punto.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es un circo romano.

 

Novedad editorial: adquiera el libro El shock neoliberal en México, Editorial Indicador Político, escrito por Carlos Ramírez, Samuel Schmidt y Ruby Rivera; disponible en Amazon en versión eBook digital o impresa: https://www.amazon.com/dp/B09919C13V

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

[email protected]

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto