Miercoles, 14 de Abril del 2021
Martes, 02 Marzo 2021 01:28

México, vecino incómodo de Biden; hay intereses nacionales mexicanos

México, vecino incómodo de Biden; hay intereses nacionales mexicanos Escrito Por :   Carlos Ramirez

Como no se había dado desde los tiempos de Lázaro Cárdenas y Luis Echeverría, la política exterior mexicana regresa con López Obrador al reconocimiento de la existencia de intereses nacionales mexicanos en la relación con el vecino del norte. Y como no había ocurrido antes en EEUU, el disenso interior con Donald Trump le está restando legitimidad a la política exterior imperial de la Casa Blanca.


 

Si se revisan con cuidado todas las advertencias mexicanas a López Obrador para no hacer enojar a Washington, se descubrirá que son de aquellos grupos, sectores y corrientes que apoyaron de manera ciega a Joseph Biden sólo para mostrar su repudio a Trump. Es decir, que cayeron en la trampa estratégica del menor daño, pero sin debatir que toda política exterior se define desde la política interior y ésta, en la perspectiva mexicana de relaciones de poder con otras potencias, a su vez se decanta de la definición de los intereses ideológicos, geopolíticos e históricos mexicanos.

 

En un esfuerzo de sistematización de posicionamientos, los que critican a López Obrador por apoyar a Trump, por marcar distancia de Biden y por meter a México otra vez bajo el paraguas de seguridad nacional estadounidense, forman parte de los grupos intelectuales cincelados por el neoliberalismo salinista del Tratado de Comercio Libre 1991-1993. Pero la propuesta posneoliberal de López Obrador de modo natural no pasa por el túnel del neoliberalismo. En todo caso, a la 4T le falta aterrizar su modelo de desarrollo nacional, su reformulación del Estado salinista y su reorganización total del sector público.

 

Los textos que sugieren que López Obrador acepte las condiciones de subordinación voluntaria a los criterios imperialistas de Biden niegan el esfuerzo mexicano de saltar el modelo priista de marear a los estadounidenses. Durante años, Washington no pudo descifrar al PRI y prefirió convertirlo en el espacio de intermediación de la aceptación de la dominación imperial. En este sentido, EEUU pasó a formar parte de los sectores invisibles del sistema político priista.

 

La propuesta de López Obrador pasa por una autonomía relativa del desarrollo respecto de las dominaciones del modelo expansionista imperial-financiero de Washington. En el caso de la seguridad, por ejemplo, México sabe que EEUU quiere el control del crimen organizado para regular acceso de droga, disminuir su potencialidad criminal y apropiarse del lavado de los recursos financieros del tráfico. En los hechos, EEUU no quiere terminar con la droga porque enfrentaría la violencia de 30 millones de adictos directos y de otro tanto de adictos indirectos. En este sentido, su estrategia es la de subordinar a México a los enfoques de la Casa Blanca; México, en cambio, tiene el proyecto de construcción de la paz.

 

Biden asistió a su encuentro con el presidente de México ayer lunes con la herida abierta de Trump, el asalto al Capitolio y la reactivación del trumpismo republicano el pasado fin de semana. El eje social y de poder de la Casa Blanca para la dominación mundial ha nacido del consenso interno sin importar filiaciones partidistas. Mientras Trump siga manteniendo el control de buena parte del Partido Republicano, Biden no podrá tener la legitimidad interna para el imperialismo externo. En este escenario, podría interpretarse que López Obrador juegue con su alianza pasada con Trump, a condición de que obtenga concesiones mayores de Biden.

 

La capacidad interna de López Obrador va a depender, también, de su habilidad para romper el padrinazgo de EEUU-Biden a favor de los grupos mexicanos opositores al lopezobradorismo. El escenario repite lo ocurrido en 1995, cuando el demócrata Clinton apoyó al neoliberal Zedillo en la crisis salinista, a cambio de la alternancia en la presidencia hacia el PAN. Hoy Biden y su grupo estratégico no tienen un aliado mexicano interno para oponerlo a López Obrador, como ocurre en Cuba, Venezuela, Nicaragua y el mundo árabe en crisis.

 

Mientras Biden no fortalezca su fuerza interna ante Trump, su capacidad exterior dependerá de la sumisión de otros países, como ya ocurrió con Inglaterra, Alemania y en general Europa. Y en el juego de estrategias, China, Rusia, Corea del Norte e Irán ya están dentro de la orbita iberoamericana de la Casa Blanca.

 

Y México ya mostró su prioridad: los intereses nacionales mexicanos por encima de los estadounidenses.

 

-0-

 

Política para dummies: La política exterior mexicana con respecto a EEUU consiste en engañar a la Casa Blanca y jugar ajedrez en un tablero de damas chinas.

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

 

---30---

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto