Domingo, 26 de Junio del 2022
Miércoles, 22 Junio 2022 02:31

El sueño guajiro del prianismo poblano: la destrucción de Morena

El sueño guajiro del prianismo poblano: la destrucción de Morena Escrito Por :   Luis Garnica

Antes que esperar ‘la destrucción’ de Morena tras su contienda interna, Díaz de Rivera y Camarillo Medina deberían de empezar a ver qué están haciendo bien y qué están haciendo mal sus representantes populares, para tratar de recomponer las cosas y salvarse del naufragio en 2024


 

Ante la falta de liderazgos, de agenda, de políticas públicas en beneficio de la ciudadanía y de actuales representantes populares desempeñando un buen papel en sus cargos (destáquese en este último punto a Eduardo Rivera Pérez), los dirigentes del PRIAN en Puebla ya se frotan las manos y se relamen los bigotes por ver la batalla campal que se desatará al interior de su acérrimo rival, Morena, en el proceso de renovación de la dirigencia del Comité Ejecutivo Estatal.

 

Tanto Augusta ‘Titi’ Díaz de Rivera y Néstor ‘Smithers’ Camarillo Medina apuestan a que en el próximo proceso interno del partido lopezobradorista, éste termine dividido con la esperanza de que se les abra ‘una ventana de oportunidad’ para tratar de repuntar y recuperar espacios de representación en los comicios del 2024.

 

Pero, seamos sinceros, Morena en Puebla está dividido desde su origen y sus fracturas recrudecieron tras la definición de las candidaturas en 2018, 2019 y 2021; y aún así el PRIAN no ha podido siquiera hacerle cosquillas a los morenistas.

 

Sobre el PRIAN, no sólo en Puebla sino en todo el país, pesa una losa histórica de fracasos, corruptelas y decepciones que están enquistadas en la memoria colectiva de la ciudadanía que no ve en la actual “oposición” una opción real para hacerle frente al tsunami llamado Morena.

 

Además, los actuales representantes populares y dirigentes de estos dos partidos políticos no ayudan en nada para que sus ‘marcas’ puedan cambiar la percepción que la gente tiene de ellos.

 

El caso concreto y más visible en Puebla es el del presidente municipal de la capital poblana, Eduardo Rivera Pérez, a quien los panistas y un sector del priismo ven como la ‘carta fuerte’ para la gubernatura del 2024.

 

Desde su llegada, el alcalde capitalino no ha hecho otra cosa más que buscar sangrar el bolsillo de los poblanos y beneficiar con ‘negociazos’ a sus ‘cuatachos’.

 

Ante esto, más que esperar ‘la destrucción’ de Morena tras su contienda interna, Díaz de Rivera y Camarillo Medina deberían de empezar a ver qué están haciendo bien y qué están haciendo mal sus diputados, presidentes municipales y regidores, para tratar de recomponer las cosas y salvarse del naufragio en 2024.

 

Lupe y Chendo traicionan al PRI en buen momento

 

Hablando de cosas que le afectan al PRIAN, está el escándalo que envuelve al dirigente nacional del tricolor, Alejandro Moreno Cárdenas, a quien desde hace un par de semanas atrás la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, ‘le tiró los dientes’ y lo ha utilizado para trapear el piso del set de televisión en el que ha exhibido una serie de audios en los que ‘Alito’ es mostrado como el corruptazo y miserable que es.

 

Ante esto, los últimos 84 priistas ‘importantes’ que quedan en Puebla decidieron sumarse al berrinche de ‘Alito’ acusando que el “pobrecito” de su dirigente nacional es víctima de una persecución política.

 

Sin embargo, quienes no se prestaron a este juego de victimización de ‘Alito’ Moreno y decidieron traicionar al partido que los llevó al poder, fueron los presidentes municipales de Xicotepec y Ocoyucan, Guadalupe Vargas y Rosendo Morales. 

 

Y aunque estos dos ediles indudablemente serán tachados de traidores, aprovecharon el mejor momento que se les pudo presentar para comenzar a desligarse de la marca tricolor para comenzar a buscar arropo en otro partido en la búsqueda de una diputación local o federal para el 2024.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto