Viernes, 16 de Abril del 2021
Jueves, 08 Abril 2021 01:47

LA DEUDA CON EL EJÉRCITO BLANCO

LA DEUDA CON EL EJÉRCITO BLANCO Escrito Por :   Irma Sánchez

Un merecidísimo reconocimiento se hizo ayer desde la presidencia de la república, los gobiernos estatales y municipales, a todo el personal médico que desde hace un año está en el frente de batalla en los hospitales, atendiendo a contagiados del COVID-19, del que unos enfrentan casos muy simples, sin complicaciones, hasta los más delicados y complicados que aquí en Puebla ya costaron la vida de 80 mil 628 personas de todas las edades, condiciones sociales y económicas.


 

Sobre el reconocimiento cabe una pregunta, ¿y los familiares de quienes perdieron la vida salvando la de muchos, qué suerte corren?

 

En cada uno de los casos, además de la perdida irreparable del ser querido, se han enfrentado diversos problemas, desde contagios de uno y más miembros de la familia, algunos también fallecieron después. El sostenimiento de la familia, mujeres embarazadas, hijos con alguna limitación física, y muchos problemas más a los que se han tenido que enfrentar viudas, viudos, hijos, padres, a los que les cambió radicalmente la suerte.

 

Por ellos, ¿alguna institución ha hecho algo?

 

En todo el mundo se les recordó ayer en el “día mundial de la salud” en plena discusión sobre la efectividad y riesgos de las vacunas que hoy se aplican para blindar a la población para frenar los contagios.

 

No faltó en esta jornada la discusión sobre el acaparamiento del biológico por parte de naciones poderosas, frente a la necesidad urgente de naciones pobres que todavía no la pueden conseguir.

 

Mientras la discusión continúa, unas naciones reportan la tercera ola de contagios y ahora con variantes muy agresivas, y otros países deciden un tercero y hasta cuarto confinamiento mínimo por 15 días, porque el contagio no se detiene y la población no actúa en forma adecuada.

 

En fin, que con esta pandemia avanzamos algo, nos confiamos y retrocedemos. Un pasito para adelante y otro para atrás, acumulando pérdidas, y oportunidades para la totalidad.

 

Sólo unos cuantos se mantienen en un estado de privilegio.

 

Sobre esto la revista especializada Forbes ayer nos informó que las fortunas de los más ricos del mundo no perdieron ritmo y siguieron creciendo en los días de la pandemia.

 

Por ejemplo, dentro de los hombres más ricos de México como el caso de Carlos Slim Helú, su fortuna creció con 3 mil 800 millones de pesos, crecimiento tan bajo, que salió de la lista de los 10 más ricos del mundo, y se colocó en el lugar número 16, con 55 mil 930 millones de dólares.

 

Con estos números sólo queda recordar el compromiso que los capitales tienen con el medio en el que han trabajado y al que pertenecen, para contribuir a reducir las lacerantes brechas que el COVID ha profundizado entre pobres y ricos, en un contexto de poder contra hambre, porque la pandemia ha arrojado en México a 10 millones más de pobres.

 

POR ELLOS

 

Y precisamente para ellos, el Banco de Alimentos de Puebla promueve una campaña que ha llamado “Beca una familia” a la que usted generosamente se puede incorporar aportando la cantidad de 300 pesos, cantidad con la que se garantizará alimentos básicos por un mes a una familia que recibirá una despensa cada semana.

 

¡Súmese a esta! Pidiendo mayor información al 2222 816161 ext. 119 y vía internet digite Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Se trata de una cruzada manejada en forma transparente en la que esta garantizado el destino de cada peso que se aporta.

 

OTRA PROPUESTA

 

Muy viable por cierto, la que lanza una dinámica poblana Jazmin Tame, que invita a las familias y muy especialmente a las amas de casa, a las personas responsables de la cocina, para que los sobrantes de la comida del día, (no sobras) las embolsen herméticamente y las coloquen en un punto como las puertas de una tienda, en un parque en un lugar visible, para que la gente necesitada las recoja. Igualmente que embolsen los perecederos que ya están en su último día y hoy pueden ser el banquete de quienes carecen de lo mínimo para alimentarse.

 

Esta propuesta la formula también a los dueños de negocios de verdulerías, pollerías, carnicerías, panaderías y tortillerías, para que en lugar de arrojar a la basura mañana, contribuyan a la alimentación de hoy.

 

La cruzada es viable y no implica más que organización y la convicción de que la suerte de unos puede cambiar con tantito de lo que puedas compartir.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto