Martes, 15 de Junio del 2021
Jueves, 06 Mayo 2021 01:06

CUÁNTOS RECUERDOS Y NOSTALGIA

CUÁNTOS RECUERDOS Y NOSTALGIA Escrito Por :   Irma Sánchez

En las páginas de la historia de cada familia quedan los recuerdos de las fiestas poblanas que con tiempo se preparaban para estrenar, pasear y divertirse con las fiestas del 5 de Mayo.


 

Y es que en la memoria de cada poblano se recordaba con orgullo la gesta heroica de la Batalla del 5 de Mayo en la que el general Ignacio Zaragoza derrotó al reconocido ejército francés en los Fuertes de Loreto y Guadalupe.

 

Y para los originarios de Xochiapulco y Zacapoaxtla el orgullo era mayor al recordar a sus ancestros que enguarachados, con calzón de manta y con piedras combatieron y defendieron a Puebla.

 

La hazaña siglo y medio después era recordada y celebrada con orgullo y esmero.

 

No fallaba a encabezar la fiesta cívico-militar el presidente en turno en su primer año de gobierno, los otros 5 años enviaba a un representante de primer nivel entre su secretario de Gobernación o el de Educación Pública.

 

A la fiesta no faltaban los cadetes del Heroico Colegio Militar y de la Escuela Naval que llegaban la víspera y enfundados en sus uniformes de gala se paseaban por las calles del centro arrancando suspiros y rompiendo corazones.

 

Comerciantes y prestadores de servicios se frotaban las manos, con tantos miles de visitantes que provocaban una respetable derrama económica.

 

Las fiestas comenzaban en la zona histórica de Los Fuertes con la jura de bandera de los jóvenes del servicio militar, seguía el homenaje al general Ignacio Zaragoza en su mausoleo construido en los días gobernados por el doctor Alfredo Toxqui Fernández de Lara, quien por cierto trasladó los restos del héroes de la batalla del panteón de San Fernando de la Ciudad de México a su monumento erigido en el punto exacto desde el que dirigió y ganó la batalla el 5 de mayo de 1862.

 

El programa a las 11:00 horas continuaba con el vistoso desfile cívico-militar en el que participaban jóvenes estudiantes de los principales planteles oficiales y del sistema de los Centros Escolares, los contingentes de marinos, cadetes militares, la Asociación de Charros y los cuerpos de bomberos, Cruz Roja y la extinta Rescate y Primeros Auxilios.

 

Al término del desfile los poblanos acudían a la feria en la zona de Los Fuertes.

 

En tanto una comitiva oficial encabezada por el gobernador en turno y el representante presidencial inauguraban obras de gran envergadura como el Planetario, el mausoleo de Zaragoza, el museo de Historia Natural, el monumento a los 3 Juanes de la Sierra, el centro Margarita Maza de Juárez en tiempos de don Alfredo Toxqui.

 

En la administración del gobernador Guillermo Jiménez Morales la Central Camionera, la Central de Abasto que ordenaron y cambiaron la fisonomía de la capital poblana.

 

Era obligada una corrida de toros, con cartel de primera.

 

En el Zócalo se mantenía una verbena popular y la fiesta culminaba con la obligada fiesta de luces con la quema de fuegos pirotécnicos.

 

El siglo pasado hasta los sesentas, la gente se arremolinaba por la tarde en la avenida Reforma y alrededor del Zócalo para presenciar el famoso combate de flores, con el paso de autos descapotados de todas las épocas, en los que paseaban a las jóvenes poblanas a las que los espectadores les lanzaban flores.

 

También queda en el recuerdo un concurso de jovencitas que lucían con garbo la vestimenta de la China Poblana.

 

Un 5 de mayo se recuerda un concierto magistral en el atrio de la catedral, con la Orquesta Filarmónica del Estado de México con su titular Enrique Batiz, para interpretar la Obertura 1812 de Tchaikovsky,  para la que se incorporó el tañer de la emblemática campana María y los cañonazos del Fuerte de Loreto.

 

Con motivo del centenario de la batalla en 1962 los poblanos tuvieron una Feria Internacional que se montó en los famosos jardines de San Manuel, hoy convertidos en la colonia San Manuel. En esta se tuvo la presencia de varios países y a diario se recibían ríos de visitantes procedentes de varias ciudades.

 

A 159 años de distancia, la pandemia acabó temporalmente con la fiesta y los poblanos que sobrevivan tendrán el reto de escribir la nueva historia.

 

Por hoy cerramos el baúl de los recuerdos.

 

  

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto