Martes, 15 de Junio del 2021
Martes, 08 Junio 2021 01:42

Ahora

Ahora Escrito Por :   Irma Sánchez

24 horas después, los poblanos seguimos dándole ‘el golpe’ al proceso electoral del pasado domingo.


 

Como electores, son más los satisfechos que los derrotados.

 

Los elegidos, ahora tienen que cumplir todo lo prometido.

 

El virtual ganador de la capital poblana, Eduardo Rivera Pérez, el carismático ‘Lalo’ ahora tiene que rescatar a la ciudad que -según sus promocionales de campaña- se perdió en un plazo récord de 3 años.

 

¡No puede fallar!

 

Los más de 286 mil poblanos que votaron por él estarán pendientes día a día de lo que haga y diga.

 

Los poblanos como todos los mexicanos, según se vio en las urnas el pasado domingo, no perdonan y ya superaron aquello de la ‘flaca memoria’.

 

El alcalde electo tiene dos fuerzas políticas que aprovechar para trabajar y gobernar, la que representan el PRI y el PRD; partidos políticos con los que se construyó una histórica alianza para contender, y con los que ahora tiene el compromiso de gobernar sin fallarle a nadie.

 

Además, con la experiencia acumulada de su anterior trienio, hoy está obligado a no fallar y recuperar el progreso, el avance, el desarrollo y la moralización del municipio, que por diferentes frentes se habla y se acumulan denuncias de que estos tres años ha sido abusado con actos imperdonables de corrupción.

 

Afortunadamente, como candidato, Eduardo Rivera Pérez y los partidos aliancistas lograron integrar una planilla de candidatos a regidores con los mejores expedientes de honorabilidad, conocimiento y experiencia, lo que los compromete a cumplir y reposicionar a la capital poblana, que, entre crisis de gobernabilidad y pandemia perdió pujanza, posición y prestancia.

 

Quienes eligieron a ‘Lalo’ hoy sin lugar a dudas lo vigilarán. Y con la madurez política que mostraron para salir y formarse en una casilla para elegirlo, ahora contribuirán para denunciarle todas las deficiencias y rezagos con los que se concluye un trienio perdido gracias a la inexperiencia, la soberbia, la necedad.

 

Claudia Rivera, junto con su equipo, podrá continuar con su lucha en defensa de su género y de todas las banderas que ondeó, ajenas a las tareas esenciales de un Ayuntamiento, de una administración municipal.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto