Martes, 28 de Septiembre del 2021
Jueves, 29 Julio 2021 01:07

Ecos de una visita

Ecos de una visita Escrito Por :   Irma Sánchez

El paso de Enrique de la Madrid Cordero por Puebla y las tres reuniones que sostuvo en un día con personajes de influencia lo colocaron en la pasarela de los ‘fuertes’ para figurar en la contienda presidencial del 2024.


 

Su nombre de inmediato comenzó a repetirse una y otra vez en diversos círculos, y sin que fuera el propósito, los buenos comentarios no se hicieron esperar sobre su trayectoria e identidad.

 

El presidente AMLO abrió el juego e inició la carrera de la sucesión prematuramente a la mitad de su mandato. Y Enrique Cordero en Puebla no tuvo que decir “quiero”, “aspiro” o “apoyenme” con su presencia, su exposición durante su visita a Puebla fue suficiente para considerarlo para el 24.

 

Algo más, pese a su interacción con todas las corrientes políticas por la pluralidad de su formación y convicción, él sigue sudando la camiseta priista. 

 

Entre lo deseable y lo posible

 

Así se puede titular el nuevo capítulo de la historia de la periodista Lydia Cacho y sus verdugos”, sobre los que la periodista comienza a advertir que es posible que antes del grito de ¡Viva México! por las fiestas patrias, el ex gobernador poblano Mario Marín abandone el reclusorio de Cancún, esto después de que el industrial Kamel Nacif Borge consiguió el amparo para no ser detenido.

 

Se puede decir que la periodista que acusa de tortura a los dos personajes sabe muy bien el rumbo que lleva el proceso. Y es que la defensa del ex mandatario, que había pactado una cirugía de espalda para Mario Marín para el 7 de julio, la canceló de última hora –por obvias razones– ante la posibilidad de que ésta se le practique ya entre los suyos en el estado que gobernó del 2005 al 2011.

 

De tal suerte que se da por hecho que Mario Marín después de casi una década de acusaciones y persecuciones pueda ‘cargar los peregrinos’ entre los suyos.

 

Nada volverá a ser igual

 

Se insiste en que “ya nada volverá a ser igual” después de la pandemia que nos ha arrebatado año y medio de nuestras vidas hasta el momento.

 

Con tantas bajas y pérdidas, las personas que verdaderamente se confinaron y se desactivaron hoy aprecian la vida de otra forma.

 

Tienen claro que el dispendio lo deben de controlar ante el revés que está dando la suerte y la economía a todos, pese a que unos cuantos han sacado buena tajada de la crisis sanitaria.

 

Por las medidas sanitarias se acabaron las fiestas multitudinarias, las comidas con medio día de sobremesa, los apapachos y muchas prácticas sociales que teníamos y disfrutábamos en el día a día.

 

El fenómeno contuvo muchas bodas ya bien planeadas, lo que obligó después de más de un año de espera a decidir enlaces casi en familia y sin tanta fiesta.

 

Los contrayentes no pueden seguir en la espera de que esto pase, cuando se anticipa que la crisis no podrá ser superada antes del 2023.

 

Con esta realidad, muchas parejas se casaron discretamente y otras pese a los estrictos patrones heredados decidieron lanzarse a compartir sus vidas sin compromiso de por medio.

 

Así docenas de empresas, comenzando por los mil 200 salones y jardines de fiestas que operan en el estado, y compañías de servicio de banquete tronaron, y unas cuantas tratan de salvarse ofreciendo comida para llevar y reconvirtiendo sus salones en todo lo posible, salas de velación, aulas virtuales, hasta bodegas.

 

Cuestión de sobrevivencia y ganas de salir adelante, junto con 20 mil trabajadores directos que laboran en los salones, según datos proporcionados por Daniel Pérez, presidente de la Asociación Poblana de Salones y Jardines para Eventos.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto