Martes, 21 de Septiembre del 2021
Martes, 24 Agosto 2021 01:10

No es hora de reproches, hay que sumar

No es hora de reproches, hay que sumar Escrito Por :   Irma Sánchez

Para los mexicanos está demostrado históricamente que es muy cómodo reprochar por encima de todo, y ya después tomarse la molestia de averiguar, y eso en algunos casos.


 

Jocosamente, sobre todo entre políticos, se regodean recordando aquella máxima revolucionaria del mítico Pancho Villa, “mátalo y después averiguas”.

 

Lamentablemente un siglo después, las cosas no han cambiado, pese al respeto que se tiene por la vida.

 

Pero las autoridades lejos de sumar y multiplicar, en algo así como una salida a las limitaciones de los tiempos, han optado por recurrir al ejercicio del reproche, a la confrontación, al reclamo, sin mediar un ejercicio político de acercamiento y diálogo con aquellos que están del otro lado del mostrador.

 

En el contexto en el que hoy se desenvuelve la vida, con muchos factores en contra, quienes tienen la responsabilidad de gobernarnos encuentran la opción de confrontar para sumar.

 

Mal, mal, mal.

 

Porque al final de cuentas consiguen ahondar diferencias y en lugar de sumar para las causas esenciales, lo que están consiguiendo es profundizar una polarización que sólo destruye y que no ayuda a retomar las riendas de los grandes retos.

 

Lamentablemente quienes deciden se han rodeado de voces imprudentes que tratan de cobrar facturas que la ley de la imprudencia más tarde cuando estén lejos del poder los va a alcanzar.

 

Las circunstancias entre la pandemia con su caudal de problemas, económicos, sociales, financieros, políticos, exigen acciones contundentes, y para conseguirlas, se llega a la única opción: sumar y aliarse hasta con los detractores, para mostrarles desde la primera línea la necesidad y conveniencia de enfrentar a un monstruo de muchas cabezas, como la última que surgió con el impacto del huracán Grace que barrió con bienes y echó por la borda patrimonios, y cegó vidas trágicamente dejando desolación, pena, hambre, y más tragedia.

 

En el marco del contexto de los malos días debe revisarse el ejercicio del poder para poder gobernar con decoro y con apoyo hasta de quienes han dudado y que desde las altas esferas del poder deben ser convocados para sumar y multiplicar esfuerzos.

 

Se trata sólo de una opción.

 

De aumentar la capacidad de respuesta para hacer mejor las cosas.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto