Miercoles, 27 de Octubre del 2021
Martes, 05 Octubre 2021 01:52

El último jalón

El último jalón Escrito Por :   Irma Sánchez

¿Cómo nos harán entender? que tenemos que seguir por la línea de la prevención contra el COVID, sin cometer imprudencias, con todo y que ya estemos vacunados, lo cual ya se vio que no es garantía.


 

Y es que la aplicación de las dos dosis de vacunas no resulta garantía cuando se sortean comorbilidades como diabetes, hipertensión, sobrepeso y otros males que complican el cuadro.

 

Aún vacunadas algunas personas se han contagiado y en algunos casos han llegado a perder la vida, porque comienzan con los síntomas parecidos a los de un catarro, se confían y pierden tiempo y la oportunidad de ser atendidos oportunamente.

 

Pese a que el Gobierno federal ya anunció que la vida se reanudará con las fiestas del aniversario de la Revolución Mexicana el 20 de noviembre próximo, el secretario de Salud de Puebla, José Antonio Martínez, conocedor de lo que habla, en forma responsable insiste en que la pandemia no ha terminado y advierte sobre las asechanzas de una cuarta ola con motivo de las fiestas de fin de año.

 

El funcionario local insiste en la prevención a través de las recomendaciones emitidas desde un principio, hace año y medio, para que el repunte de contagios sea moderado.

 

Dentro de las recomendaciones recuerda que parte fundamental de la prevención, además del uso del cubrebocas y la limpieza de manos, está el abstenerse del contacto físico, hacer efectiva la sana distancia y evitar las concentraciones que se convierten en un caldo de cultivo para el contagio.

 

Lamentablemente hay muchos puntos en los que no han dejado de celebrarse fiestas a puerta cerrada tanto en antros como en otros espacios que han pasado inadvertidos por las autoridades.

 

Quienes asisten a estos lugares dicen que las puertas las mantienen muy bien cerradas para evitar que el ruido llegue a la calle, lo que obliga a aprovechar las puertas de atrás, la de servicio, para el arribo y salida de quienes van a divertirse a estos lugares.

 

La invitación para “acudir a desestresarse” a estos antros circula entre los asiduos asistentes en forma confidencial para evitar que se salga de control la sede para la fiesta.

 

Y curiosamente las autoridades no se enteran.

 

Así operan por todos lados, al norte, al sur, al oriente y al poniente de la ciudad. Y desde luego al interior los jóvenes dan rienda suelta a la diversión y se olvidan de la sana distancia y del cubrebocas.

 

En esta forma el control de la pandemia resulta difícil por la resistencia de algunos grupos de la sociedad que reclaman su derecho a la diversión, negándose la oportunidad de evitar el contagio.

 

Así no salimos, si ya nos contuvimos año y medio, qué más da otros meses, lo cual es preferible a pasar a engrosar las estadística del cuadro de infectados y muertos de esta pandemia que ya cobró más vidas en el mundo que la pandemia de la gripe española el siglo pasado, según lo reporta la Organización Mundial de la Salud.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto