Martes, 30 de Noviembre del 2021
Jueves, 28 Octubre 2021 01:50

La realidad

La realidad Escrito Por :   Irma Sánchez

Este universo de mexicanos ‘en busca de la chuleta’ quiere resolver sus necesidades y salvar su poder adquisitivo, ya después verá la posibilidad de instalarse formalmente cuando regresen los buenos tiempos.


 

Ante la alerta o amenaza de la rigidez con la que las autoridades hacendarias tienen contemplado ‘meter en cintura’ a todos los mexicanos, surge el obligado plan B de quienes tienen el reto de salir adelante con sus dependientes económicos a partir del próximo año.

 

Y el plan B contempla la opción de burlar, hasta donde sea posible, tanta regulación entendida como amenaza.

 

Por eso, tras la seria crisis de inactividad obligada por la pandemia de un día para otro se observa por todos lados el cierre de muchos establecimientos comerciales y de servicios, así como el achicamiento de otros.

 

La mayoría de los que cerraron de forma definitiva fueron ‘corriendo la voz’ entre su clientela cautiva, a la que le proporcionan un nuevo domicilio para seguirle abasteciendo, tanto de productos necesarios como garantizando los servicios sin que se enteren las instituciones que cobran por derechos e impuestos.

 

Así tenemos ahora abarrotes, misceláneas, recaudarías, papelerías, panaderías, salones de belleza y lavanderías que sin costo adicional entregan los pedidos a las puertas de los domicilios.

 

Hay que añadir toda la amplia gama de oferta de servicios y ventas que fueron surgiendo durante la pandemia por parte de gente que perdió el empleo; éstos sostuvieron el ánimo de salir adelante y se refugiaron en la elaboración de comida para el día a día, repostería, mermeladas, salsas, concentrados para aguas, aderezos, se dedicaron a la colocación de uñas, pestañas, masajes, venta de calzado, de cosméticos, el tejido de suéteres, además de ventas al cambaleo, servicios para ir a hacer pagos a tiendas, ventanillas, trámites oficiales y todo lo que ha ido surgiendo sobre las necesidades de las personas y familias.

 

Este universo de mexicanos ‘en busca de la chuleta’ quiere resolver sus necesidades y salvar su poder adquisitivo, ya después verá la posibilidad de instalarse formalmente cuando regresen los buenos tiempos.

 

Así se las han ingeniado los mexicanos para salir adelante, la mayoría alienta sus sueños de hacer crecer su negocio para un día abrirlo en un local y, entonces, afianzar su patrimonio para cuando pueda pagar impuestos, derechos, renta comercial.

 

Se trata de una realidad que está latente, sobre la que se tiene conocimiento y sobre la que se guarda un cómplice silencio.

 

Se trata de un sector económicamente productivo que en otros países ha recibido apoyo de su gobierno para resolver un ‘bache económico’ del que todos juntos saldrán adelante.

 

La diferencia con México es que primero pagas y después te instalas, bajo amenaza de ir a la cárcel con todo y el contador que te orienta para que pruebes el plan B para salir adelante.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto