Jueves, 27 de Enero del 2022
Martes, 30 Noviembre 2021 03:42

La escasez de chips y sus implicaciones

La escasez de chips y sus implicaciones Escrito Por :   Irma Sánchez

Resulta que las agencias distribuidoras de automotores están saturadas de pedidos, manejan lista de espera de hasta seis meses porque no hay autos.


Hace dos meses un conductor irresponsable ―de esos que abundan― justo cuando el semáforo del bulevar 5 de Mayo y 25 Oriente encendió la luz roja, le ‘metió duro’ al acelerador, se pasó el alto y me mandó a volar, incrustando su camioneta en el poste del semáforo.

 

El impacto convirtió mi auto en una mole de fierros retorcidos, de esos que sólo se pueden vender por kilo.

 

Conducía mi esposo, Luis Cubillas Tellechea, yo viajaba de copiloto, y con mi hermana Marcela atrás. Afortunadamente las bolsas de aire cumplieron su cometido, se activaron, salimos con golpes contusos por todos lados, nos tuvieron que sacar por la ventana del conductor, el volante quedó colgando, al igual que la palanca de velocidades, el tablero partido a la mitad, el parabrisas convertido en una telaraña.

 

Cuatro ambulancias de la Cruz Roja llegaron al lugar de los hechos a las 21:30 horas de la noche, nos revisaron cuidadosamente, nos hicieron todas las pruebas y milagrosamente las ‘brincamos’.

 

La aseguradora declaró pérdida total.

 

Y comenzó el viacrucis, primero los engorrosos trámites con las autoridades, con la aseguradora, un corralón hasta Chachapa.

 

Pero después vino el segundo capítulo, conseguir un auto.

 

Resulta que las agencias distribuidoras de automotores están saturadas de pedidos, manejan lista de espera de hasta seis meses porque no hay autos.

 

Las plantas ensambladoras por la crisis mundial de los semiconductores hacen paros técnicos frecuentes y no resuelven el problema. Entregan los vehículos a ‘cuenta gotas’.

 

Si a usted, como en mi caso, le urge adquirir uno, tiene que contentarse con lo que hay, no lo que usted quiere.

 

Y todavía más, los vehículos los entregan en su totalidad sin radio, sin pantalla, porque las ensambladoras no los tienen.

 

Usted tiene que ir a una tienda de autoservicio, a donde quiera, para comprar el suyo; le recomiendan que regrese con el radio y su auto para que se lo instalen por 500 pesos. De esta forma le garantizan la calidad del trabajo y no afectan el sistema eléctrico, que dada la alta tecnología puede complicar la marcha de su automotor.

 

Así la agencia le instala el radio y le extiende una garantía sobre su sistema eléctrico.

 

Cuándo nos íbamos a imaginar que por una pandemia fuéramos a sortear tantas carencias, retos y problemas.

 

Y es que el confinamiento obligó a trabajar y seguir clases a distancia. Esta opción orilló a muchos a comprar pantallas y celulares, sobre los que se registró una sobredemanda, mientras las armadoras permanecían semiparalizadas.

 

Así las empresas fabricantes de los chips comenzaron a recibir pedidos en aumento por parte de ensambladoras de todo tipo de pantallas de todos los tamaños. 

 

Esta sobredemanda provocó que los fabricantes de chips pasaran a segundo término a sus mejores clientes hasta ese momento, las plantas ensambladoras de autos.

 

El fenómeno desnudó una falta de previsión también en el sector automotriz, el cual nunca estimó sortear una falta de semiconductores.

 

Hoy la primera marca en dar un paso para crear su planta productora es la alemana Volkswagen, que estima que en un plazo de no más de dos años estará en operaciones, primero para fabricar los componentes que necesita para ensamblar autos en todas sus plantas del mundo y, después, para vender a firmas competidoras.

 

El caso lo cito porque periodísticamente es interesante conocer cómo por los diminutos chips, el sector automotriz trabaja a marchas forzadas y cuando más nos quejamos de la crisis, las listas de espera de autos se manejan a seis meses.

 

Por cierto, el fenómeno en el mercado norteamericano ha provocado el encarecimiento de los autos de segunda mano.

 

Cuide su vehículo y haga planes a largo plazo, esto le dará la oportunidad de esperar y confiar en que las tasas de interés bajen, y de que usted pueda comprar a su gusto el modelo de su preferencia, de su color favorito.

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto