Viernes, 16 de Abril del 2021
Martes, 09 Marzo 2021 01:44

Como flor de un día

Como flor de un día Escrito Por :   Irma Sánchez

Ayer 8 de marzo me sentí flor de un día, colocada por ellos en un lugar de honor, convencida de que al día siguiente pasaría a formar parte de un montón de basura.


 

Pero esa percepción la desecho, la hago a un lado y hoy me sumo a todas las mujeres pese a las diferencias de forma que podamos tener, para construir un frente consistente en el que la sororidad nos permita rescatarnos y fortalecernos unas a otras.

 

En este contexto, las mujeres debemos entender que es urgente que nos hablemos de frente, claro, subrayando nuestras virtudes sin dejar escapar nuestras debilidades para corregirlas y convertirlas en fortalezas.

 

Por la pandemia, este 8M resultó diferente a los anteriores porque las mujeres tenemos lutos que enfrentar, desde la pérdida de seres queridos, pasando por la impotencia para detener la negligencia de unos cuantos y que se convierte en tragedia para otros; hasta el sacrificio laboral entre algunos empleadores que ajustan salarios y recortan personal femenino preferentemente, convencidos de que hay que fortalecer “a ellos” porque son jefes de familia. Y así pasan por alto el papel de millones de mujeres que también son proveedoras, además de cuidadoras al mismo tiempo.

 

Es conveniente recordar a los empleadores que las mujeres sumamos el 51.1 por ciento de la población, y que un alto porcentaje trabaja para sostener a su familia a partir de un hijo, por el que en esta crisis cuando ha quedado sin empleo, se las ingenia para no fallarle a la alimentación, la salud y el techo.

 

Según datos del INEGI, hasta ayer la pandemia ha cobrado la vida de 69 mil mujeres, que han dejado en la orfandad a 170 mil menores que en unos casos son rescatados por familiares y en otros pasan a engrosar las listas de menores para adopción con estricto apego a las leyes mexicanas para el efecto.

 

Las mujeres en nuestro país están de pie y en la lucha.

 

Unas con mejores oportunidades que otras.

 

Unas letradas y otras básicas.

 

Unas con entusiasmo y otras sobreviviendo por el curso que han tomado sus vidas.

 

Y al final de cuentas, en un proceso de metamorfosis conscientes de su papel, las mujeres enfrentan su oportunidad decididas a detener al gran monstruo con el que no vale la lucha, sino las convicciones para trabajar a la par con ganas, con responsabilidad, con entrega, con esmero y compromiso puesto en primera persona.

 

Este 8M no fue uno más en el que todas pasan lista.

 

Este 8M representó el replanteamiento de las convicciones de cada una que tendrá que decidir el camino para continuar como complemento, al lado, sin preocuparse por la confrontación y el arrebato que está visto que no conducen a nada.

 

Este 8M, las madres educadoras tendrán que comprender que de la formación que den a sus hijos varones, dependerá el futuro y la armonía de la sociedad, en la que tendrán que insertar a sus hijas, a las que tendrán que inculcar el respeto a sí mismas y la autosuficiencia para enfrentar la vida sin dependencias ni sometimientos.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto