Martes, 03 de Agosto del 2021
Jueves, 01 Julio 2021 01:36

No hay condiciones para la apertura total

No hay condiciones para la apertura total Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

El gobernador del Estado, Miguel Barbosa, afirmó ayer que no hay condiciones para la apertura total de los negocios de servicios no esenciales, pues la entidad sigue en semáforo amarillo. Las autoridades están muy pendientes a fin de que en caso de un rebrote de la pandemia en la entidad, se proceda de inmediato a adoptar las medidas necesarias para frenarlo.


 

           Por lo pronto, el acuerdo tomado por las autoridades para prevenir cualquier situación de emergencia, se prolonga hasta el 31 de julio.

 

           No se permitirá la apertura de bares y salones de fiestas, ni de espectáculos como cine y teatro. Y en restaurantes y eventos deportivos, deberán cumplirse todos los protocolos establecidos por las autoridades de salud.

 

         AYER EL DIARIO EXCELSIOR, DE LA CAPITAL DEL PAÍS, publica a ocho columnas un reportaje sobre el increíble desplome del Partido Revolucionario Institucional, que del 10 de junio en que tenía, según verificó el INE, 6 millones 769 mil afiliados, el martes pasado la página oficial del PRI dio a conocer que su militancia es de un millón 398 mil, es decir, perdió el 79 por ciento de sus orgullosos militantes, que, hasta el año 2000, gobernaba a la república casi en su totalidad, desde la inmensa mayoría de las juntas auxiliares, comisarías y las cabeceras municipales, hasta la mayor parte de las 32 gubernaturas de los estados y la presidencia de la república desde luego.

 

            En el 2000, perdió la presidencia y ahí empezó su desplome, al crearse grupos internos, al estilo del PRD, que tenían constantes diferencias entre sí y que poco a poco fueron minando la fuerza de su partido, que siempre fue, durante su existencia que ya llega a los 92 años, el mejor estructurado, el mejor organizado, el más disciplinado.

 

          Su desplome no fue de la noche a la mañana: aquí le hemos comentado, que en el gobierno de Carlos Salinas, el propio presidente inició su desmantelamiento al abolir los tres sectores que eran los pilares más valiosos de su organización, el sector popular, CNOP, que agrupaba a un enorme número de miembros de la clase media, maestros, profesionistas universitarios, empleados del IMSS, del Issste, de los gobiernos de los estados, pequeños y medianos comerciantes, pequeños y medianos industriales, locatarios de los mercados, en fin, una enorme cantidad de gente que participaba alegremente en todos los actos del partido.

 

       El mismo Salinas, pretendió acabar con las centrales obreras, pero se topó con líderes muy ‘duchos’ que no le permitieron el más mínimo acto en su contra; al sector campesino prácticamente lo anuló, pese a ser el más fiel y más disciplinado de sus sectores.

 

       Vicente Fox, fue una decepción para los ciudadanos que lo apoyaron en sus inicios y su sucesor, también panista, Felipe Calderón tuvo que ser reforzado con votos inyectados por la dirigente del  Sindicato de Maestros, SNTE, para poder ganar con menos de un punto porcentual de la votación.

 

       El gobierno de Peña Nieto fue un desastre, como ya se ha demostrado y en las elecciones del 2018, el PRI tuvo que lanzar como candidato a la presidencia, a un no priista, que no obtuvo ni la votación de los propios miembros del PRI.

 

       EN PUEBLA, EN EL 2010, GANÓ LA GUBERNATURA del Estado con el Partido Acción Nacional con un candidato de extracción priista, que no había sido fiel a su partido, como tampoco lo fue con el PAN.

 

        Dentro del PAN, creó una corriente morenovallista, que nada tenía que ver con el partido creado por Manuel Gómez Morín. Además, creó un partidito, Compromiso Por Puebla, que acaba de perder su registro por no alcanzar ni el tres por ciento de la votación, pese al gasto electoral de 16 millones 500 mil pesos que salieron del erario.

 

         AHÍ, PUES NO SORPRENDE QUE LOS PRIISTAS ESTÉN ‘peleándose a muerte’ por la dirigencia nacional de su partido, pues los dirigentes nacionales y locales, no han tenido ni la más mínima idea para reconstruir el que fue el partido dominante en México durante más de 70 años.

 

         Su dirigente nacional, Moreno Cárdenas, está muy lejos de ser un líder político y menos en los momentos en que su partido está en las peores condiciones de su existencia; las dirigencias locales, también carecen de las mínimas cualidades que debe tener un auténtico líder.

 

         Ayer se quejaban varios miembros del personal de apoyo del PRI en la pasada elección, porque no se les habían pagado sus servicios y en cambio, se mandaron cinco autobuses con gente pagada por el comité estatal a la Ciudad de México, para defender a su dirigencia nacional.

 

         A FINES DE LA SEMANA PASADA, FALLECIÓ el ex presidente municipal de Puebla, Victoriano Álvarez, que cubrió el trienio 1981-1984, primero del Gobierno Estatal, presidido por el licenciado Guillermo Jiménez Morales.

 

          Victoriano tuvo un periodo de altas y bajas y al final, en su último informe, había una abierta antipatía en su contra, dentro del mismo medio oficial que lo hizo decir algo que cumplió cabalmente: “A esta ciudad, no regreso ni como turista”. Efectivamente, se fue a vivir a Cancún, donde tenía un negocio de restaurante y a Puebla sólo volvió muy esporádicamente, para visitar a su familia.

 

         DESDE ESTE ESPACIO, ENVIAMOS NUESTRAS SINCERAS condolencias a nuestro amigo y colega Gilberto Cruz Flores, por el fallecimiento reciente, de su señora madre, Doña Jovita Flores Ramírez.

 

          Era una mujer que a sus 90 años, vivía en Ciudad Serdán y gozaba de buena salud. Una caída obligó a sus familiares a hospitalizarla en la Ciudad de México, donde radicaban algunos de sus hijos, pero finalmente falleció.

 

          Gilberto, gran amigo nuestro, es director del Diario de Puebla, el periódico que inició Don Julián Cacho en 1935.

 

      

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto