Miercoles, 27 de Octubre del 2021
Viernes, 24 Septiembre 2021 01:20

Más vale tarde que nunca

Más vale tarde que nunca Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

El proyecto de lanzar una alianza popular para impulsar la afiliación masiva de los ciudadanos que simpatizan con el actual Gobierno federal y su 4-T es una medida muy necesaria que debió iniciarse desde el principio, pero más vale tarde que nunca.


 

           Al frente de ese partido, Morena, deberían estar expertos en política nacional y no primerizos sin oficio que se ve que están aprendiendo muy lentamente.

 

           Es un partido que está en el poder por obra y gracia del liderazgo de Andrés Manuel López Obrador y por el hartazgo, que el actual presidente de la República supo canalizar pacíficamente para evitar una nueva lucha armada que tendría consecuencias catastróficas para nuestro país.

 

           Los líderes del partido en el poder ni siquiera han podido explicar a la ciudadanía el objetivo de este proceso. Ha sido el coordinador de los diputados morenistas en el Congreso federal, Ignacio Mier Velazco, quien lo ha hecho a través de una conferencia de prensa en la Ciudad de México, como le informamos ayer, y en sus declaraciones fue claro y contundente: Este gobierno no pretende llevar a México al socialismo; está dentro del libre mercado y la meta es acabar con los privilegios de unos cuantos que tanto han dañado a la gran mayoría de la población. No vamos al socialismo, expresó, sino a un México próspero, igualitario, democrático y libre. De lo que se trata es de transformar la vida política de nuestro país y acabar con costumbres y acciones que perjudiquen a la nación y a sus habitantes. ¿Más claro?

 

           DESDE HACE CASI TRES AÑOS HEMOS visto la desorganización del partido en el poder. Ha dado la impresión de que los morenistas no saben todavía qué es la 4-T. Piensan que como fue con la llegada al poder del PAN, es un ‘quítate tú para ponerme yo’. Ya el presidente ha dado claras muestras de que no es ni va a ser así.

 

            Que el proceso es largo y difícil, es totalmente cierto. El diputado federal poblano Mier Velazco lo dijo claramente: “El cambio de régimen se llevará por lo menos 18 años”.

 

             Desmantelar un régimen de privilegios, de latrocinios, de corrupción, que además ha provocado pobreza, atraso en educación, salud, desarrollo general, donde los trabajadores recibían sueldo de hambre, era lógico que estallara la violencia y la consecuente inseguridad nacional.

 

           Pero este largo proceso de desmantelamiento del pésimo sistema que tuvimos que soportar más de 30 años no se iba a lograr ‘de la noche a la mañana’.

 

           Tan solo la lucha armada por la Independencia duró 10 años; la reforma de don Benito Juárez fue una guerra más corta, pero igualmente dura y sangrienta. La Revolución Mexicana estalló en 1910 y en 1917 se logró la expedición de la Constitución General de la República en Querétaro, pero los pleitos entre los grupos políticos continuaron, hasta que con Lázaro Cárdenas se inició la etapa constructiva, que finalizó cuando los tecnócratas llegaron al poder, en los años ochenta.

 

          El partido Morena, por su falta de estructura, de organización, ha dejado solo al presidente, que ha tenido que luchar contra una derecha ensoberbecida y apátrida, pero con falta de inteligencia aunque no de recursos económicos.

 

          Según aseguró el diputado poblano, el objetivo de la Alianza Popular es precisamente el de dar apoyo organizado a las políticas presidenciales. Se han logrado avances, pero todavía falta mucho por hacer.

 

             SIGUE HABIENDO HUACHICOL EN PUEBLA, dijo ayer el empresario Roberto Esquivel Ruiseco, de la Red Mexicana de Franquicias, organización empresarial que tiene especial preocupación por el tema de seguridad y que considera que declarar que ese delito, el de robo de combustible, se ha reducido en un 95 por ciento, es engañar al pueblo.

 

           Debemos ser realistas, afirmó, y reconocer que el robo y la venta ilegal de gasolina siguen imperando en municipios tan importantes del estado como San Martín Texmelucan, Huejotzingo, Atlixco, Palmar de Bravo, Tecamachalco y Acatzingo, entre otros.

 

          Afirmó la falta de coordinación entre los poderes federal, estatal y municipales para una lucha efectiva contra ese delito, que tanto perjudica a la población, porque de ahí se derivan otros que hacen que la gente siga percibiendo inseguridad y alta criminalidad en el estado.

 

           LA PRESA DE VALSEQUILLO SE ENCUENTRA arriba del 99 por ciento de su capacidad y hay peligro de desbordamiento.

 

          Las autoridades estatales, según declaró el gobernador ayer, ya están tomando las medidas necesarias para evitar daños a cultivos y viviendas de por lo menos cinco municipios.

 

          A través de la Secretaría de Gobernación, se han detectado los sitios donde existen los mayores riesgos de los municipios de Tzicatlacoyan, Atoyatempan, Huatlatlauca, Coatzingo y en comunidades de San Vicente, Ahuatlán y Tecali de Herrera.

 

         Los habitantes de esos lugares han sido alertados y el gobierno está listo para acudir en caso necesario, para apoyar a los habitantes en la protección de sus cosechas, sus viviendas y sus enseres en caso de inundaciones.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto