Miercoles, 27 de Octubre del 2021
Lunes, 04 Octubre 2021 01:19

Los cien años de la SEP en México

Los cien años de la SEP en México Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Ayer 3 de octubre se cumplieron cien años de la publicación en el Diario Oficial de la Federación del decreto de la creación de la Secretaría de Educación Pública y el 12 de octubre del mismo año, 1921, asumió la titularidad de la nueva dependencia uno de los intelectuales más destacados del país, don José Vasconcelos.


 

              Fue una de las conquistas más importantes del triunfante movimiento revolucionario de 1910, pues gracias al impulso que la educación pública recibió a través de esa secretaría, México logró un desarrollo sostenido hasta la llegada del neoliberalismo.

 

               Al terminar la dictadura porfirista, éramos un país de analfabetos. Pocos mexicanos sabían leer y escribir en las ciudades y poblaciones importantes. En el medio rural, el analfabetismo era casi total. Pocas mujeres podían acceder a la educación elemental.

 

            Iniciar el proceso de educación en el país era todo un reto. El principal obstáculo era la falta de personal capacitado en número suficiente para atender a la población. Había escuelas normales urbanas. En 1926, la Escuela Normal para Profesores fundada en 1887 por Enrique Rébsamen en Xalapa, Ver., se transformó en la Escuela Nacional de Maestros en la ciudad de México.

 

            La formación de maestros tuvo que acelerarse en los años treinta durante la administración del presidente Lázaro Cárdenas con la creación del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio que se dio a la tarea de dar cursos en el período vacacional de dos meses a los maestros improvisados que sólo con estudios de primaria atendían a los miles de estudiantes que concurrían a las nuevas escuelas. Durante el año escolar, los maestros deberían estudiar por su cuenta en lecciones que se les entregaban periódicamente, tres años de secundaria y tres de normal; asistir a cursos presenciales al finalizar cada año escolar en la capital de sus estados y presentar los exámenes correspondientes hasta concluir la carrera.

 

            Los maestros ponían todo de su parte, pues entre más avanzaban en dichos cursos su salario se incrementaba.

 

           También se instrumentaron en esa forma cursos de normal superior para preparar a quienes serían catedráticos en las escuelas secundarias en materias específicas: biología, historia, geografía, civismo, etc. y así muchos que fueron muy buenos maestros llegaban a ser catedráticos de segunda enseñanza.

 

            LA EDUCACIÓN EN MÉXICO PROMOVIÓ LA MOVILIDAD social. Se crearon las preparatorias y los jóvenes tenían opciones de estudiar una carrera universitaria, pues las instituciones oficiales de educación superior eran gratuitas.

 

            La juventud podía escoger: prepararse para ser obrero especializado, maestro de primaria y secundaria, o ingresar a alguna universidad oficial para realizar estudios profesionales de ingeniería, medicina, derecho, contaduría, etc.

 

            Puede afirmarse sin temor a equivocarse que la creación de la Secretaría de Educación constituyó el gran empujón que colocó a México a la cabeza del desarrollo de todos los hermanos pueblos de Latinoamérica.

 

             EL FRENÓN DEL DESARROLLO EDUCATIVO fue el que idearon los gobiernos neoliberales desde el salinismo. El Estado Mexicano sólo debería impartir la educación básica, y quien quisiera estudiar una carrera normal o universitaria tendría que pagar por ello, es decir, se promovía, sin decirlo abiertamente, la privatización de la educación pública.

 

            Y así empezaron a surgir en Puebla, por ejemplo, las llamadas universidades ‘patito’, de las que la entidad poblana tiene más de cien. Hay algunas de gran calidad, pero son pocas y muy caras, inaccesibles para personas de recursos medios.

 

            Había hasta hace poco millones de jóvenes que no podían ingresar a universidades oficiales por falta de cupo, y a universidades privadas por falta de recursos. Tampoco podían tener un empleo digno, porque dese el gobierno de Vicente Fox, México entró en una etapa de desempleo galopante, al grado de que su sucesor, también panista, Felipe Calderón, dijo en su campaña que sería el presidente del empleo, algo que no cumplió.

 

         A los millones de jóvenes que no podían continuar estudiando y tampoco encontraban trabajo se les denominó ‘ninis’, o sea, que ni estudiaban ni trabajaban.

 

         Por fortuna ya se está dando marcha atrás a ese proyecto de la privatización de la enseñanza superior.

 

        EN PUEBLA HUBO UN ACTO presidido por el gobernador Miguel Barbosa Huerta para recordar esa fecha del centenario de la creación de la SEP.

 

          El gobernador estuvo acompañado por la presidenta honoraria del DIF, doña Rosario Orozco Caballero; del presidente del Congreso local, Sergio Salomón Céspedes, y del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez Sánchez.

 

           El acto fue en el edificio de la Secretaría de Educación del estado. Ahí el jefe del Ejecutivo estatal informó que Puebla destina el 40 por ciento de su presupuesto al renglón educativo e hizo un llamado a maestros, estudiantes y padres de familia para que los niños y jóvenes de la entidad reciban una educación de calidad, nacionalista y con valores sociales, con visión moderna y vinculada al futuro de nuestro estado y nuestro país.

 

             LA DIRIGENCIA MÁS MEDIOCRE QUE el partido Acción Nacional, PAN, ha tenido en todo su historia seguirá a la cabeza de esa organización por decisión del Consejo Nacional Panista, pues sabiendo cómo se las gastan los dirigentes blanquiazules no se registró ningún aspirante a la presidencia del partido a excepción del dirigente en funciones que pretendía reelegirse. Finalmente se reeligió, pues no tuvo contrincante.

 

              Y si ya se reeligió don Marko Cortés, pues es seguro que también será reelecta, por el mismo procedimiento, la dirigente panista en Puebla, doña Genoveva Huerta, que anda recorriendo el estado pidiendo unidad a los pocos panistas que hay y ofreciéndoles convertir al PAN en un partido fuerte y ser ejemplo en el ejercicio del poder, algo que no ha sido en lo más mínimo.

 

          FUERZA POR MÉXICO ES UN PARTIDO nuevo que perdió su registro a nivel nacional por no haber alcanzado la votación requerida para permanecer en la lucha política nacional.

 

            Pero en Puebla obtuvo más del tres por ciento de la votación, ganó tres ayuntamientos y numerosas regidurías, por lo que, afirma su dirigente estatal Rafael Moreno Valle Buitrón, tiene ‘chance’ de participar en las elecciones extraordinarias y puede aspirar a ser partido local, lo que es propósito de los militantes locales.

 

            Los municipios ganados por ese partido son: San Pedro Yeloixtlahuaca, con Denis Karina Rosales como presidenta municipal; Tlacotepec de Juárez, con José Pedro Antolín Juárez como alcalde, y General Felipe Ángeles, donde el presidente será Silvino Reyes de la Cruz.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto