Viernes, 07 de Mayo del 2021
Lunes, 12 Abril 2021 03:08

La salida de Raciel

La salida de Raciel Escrito Por :   Arturo Rueda

¿Alguna vez investigó Raciel al subsecretario Toro o a su directora de Vialidad? ¿Al subsecretario de Centros Penitenciarios? ¿O era el mismo Raciel el que estaba en el centro de los actos de corrupción, los toleraba o lideraba? El video del abuso policial en Huachinango perpetrado sin justificación contra un abuelito quizá fue la gota que derramó el vaso. Quizá.


 

“Los corruptos, los que abusan del poder y que se coluden por interés con los grupos privilegiados, son unos traidores”. Las frases del gobernador Barbosa en su discurso del aniversario luctuoso de Emiliano Zapata son explicativas de una forma de ejercer el poder que no da mínimo margen a aquellos que tiran cuchilladas por la espalda.

 

Son palabras para los “no confiables” y que explican las tres últimas salidas del gabinete: David Méndez de Segob; Guillermo Aréchiga de Movilidad y Transportes (con fuerza pública incluida) y por último, el chiapaneco Raciel López de Seguridad Pública, de quien Lourdes Rosales vio pasar su cadáver.

 

Traidores, según la explicación del gobernador, son aquellos que cometen actos de corrupción.

 

Traidores son los que abusan del poder.

 

Traidores son los que se coluden por interés con los grupos privilegiados.

 

¿Qué acto de traición cometió cada uno de los defenestrados?

 

Los movimientos del ajedrez gubernamental tienen una ficha central: Ardelio Vargas, quien pasó de la comodidad del asesoramiento al gobernador desde el anonimato, sin responsabilidad pública o administrativa, a emerger como subsecretario de Gobernación cuando todavía David Méndez era titular.

 

Que Ardelio dejara esa comodidad significaba que era el preámbulo o de la salida de David Méndez o de Raciel López, pero terminó provocando una chuza: al final cayeron los dos.

 

De las razones privadas de lo que ocurrió entre el primer y segundo piso de Casa Aguayo ya se ha escrito: traiciones, deslealtades, acuerdos con grupos contrarios al gobernador, todo por debajo de la mesa. Encaja en la descripción literal de “traición”.

 

De las razones públicas, David Méndez adujo en entrevista con El Sol de Puebla que no podía quedarse en Segob después de la designación de Ardelio, ya que su “corriente política” rechazaba la presencia de alguien con perfil autoritario y morenovallista.

 

Además, se confesó cero a la izquierda pues reconoció que el director de gobierno, Julio Huerta, no le había dado a leer la carta que se envió a alcaldes por el tema de la reelección.

 

Ardelio, sin embargo, era el contrapeso natural de Raciel López, y a eso llegó como subsecretario: a tomar los hilos de la seguridad pública desde una posición institucional en caso de una salida abrupta…como ocurrió al final.

 

Hacía semanas, meses, del distanciamiento entre Racial López y el gobernador Barbosa. Versiones hay muchas, pero todo indica que pesó la multiplicación de acusaciones de corrupción en la operación policíal a cargo del subsecretario Pedro León Toro y de la directora de Vialidad Karina Saucedo Castro.

 

Desde que dio positivo de COVID en junio del año pasado, Raciel comenzó un proceso de alejamiento que ya no tuvo retorno. Las cifras estuvieron muchos meses de su lado, pues la caída de los índices de criminalidad fue sostenida y se convirtió en uno de los éxitos gubernamentales del 2020.

 

Pero hubo cosas que chirriaron.

 

Las múltiples denuncias de corrupción aparejadas con videos del interior de los penales de Puebla y Tehuacán para denunciar el cobro de cuotas. La renuncia en el mes de noviembre pasado de Carla Morales Aguilar a la subsecretaria de administración, la cuña de Ardelio Vargas en SSP.

 

Pero desde inicio de año, comenzaron las denuncias de situaciones anómalas al interior de la SSP. Actos de extorsión a los ciudadanos cuando no de abierto amedrantamiento. En el centro de las acusaciones siempre estuvo el subsecretario Toro, amante de las armas largas y las detenciones con lujo de la fuerza.

 

¿Alguna vez investigó Raciel al subsecretario Toro o a su directora de Vialidad? ¿Al subsecretario de Centros Penitenciarios? ¿O era el mismo Raciel el que estaba en centro de los actos de corrupción, los toleraba o lideraba?

 

El video del abuso policial en Huachinango perpetrado sin justificación contra un abuelito quizá fue la gota que derramó el vaso. Quizá.

 

No lo vamos a saber, porque Barbosa nunca hace públicas las razones de sus bajas en el gabinete por más graves que sean.

 

Pero ya sabemos su definición: traidores son los que cometen actos de corrupción, los que abusan del poder y que se coluden por interés con los grupos privilegiados.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto