Domingo, 09 de Mayo del 2021
Jueves, 22 Abril 2021 03:11

Nadie llorará a Saúl Huerta

Nadie llorará a Saúl Huerta Escrito Por :   Arturo Rueda

Que exista un complot alrededor de Saúl Huerta no significa que sea inocente, pues él mismo se colocó en posición precaria e indefendible al hospedarse en una habitación de hotel con un menor de edad. En una sola habitación cuando pudo rentar dos. Ahora es la palabra de un niño víctima contra la del diputado Saúl, y por lo menos en el tribunal mediático, el diputado federal fue condenado de manera unánime.


 

Ayer por la noche, la jerarquía nacional de Morena decidió cortarle la cabeza a Saúl Huerta Corona y quitarle la candidatura a la diputación federal por el Distrito 11 de Puebla. Este día, la Comisión Nacional de Elecciones comenzará a barajar nombres y perfiles para sustituir esa candidatura maldita, apestada.

 

¿Quién quiere suceder a un pederasta? Nadie en su sano juicio.

 

La débil defensa del diputado federal, eso de que sufrió un complot para extorsionarlo, no aguantó los audios que presentó Ciro Gómez Leyva en su noticiero nocturno.

 

En uno, Saúl le suplica a la mamá llegar a un acuerdo económico tras afirmar que el menor “malinterpretó las cosas”.

 

En el segundo audio, el menor de quince años aún no identificado por nombre, narra con lujo de detalles el asalto sexual que sufrió al interior de la habitación del hotel en el que sólo se encontraban él y Saúl, y de cómo fue tocado en sus partes tras ser drogado.

 

Vomitivo, claro.

 

Por supuesto que todo parte del hecho inexplicado e inexplicable de que un hombre mayor como Saúl durmiera en la misma habitación con un menor de edad que recién había llegado a colaborar en su campaña.

 

¿En qué cabeza cabe llevarse a un menor a la CDMX y hospedarse en un solo cuarto de hotel?

 

Desde ahí, Saúl Huerta se encuentra condenado. No hay forma sensata de explicarlo ni de justificarlo. El que duerme con niños, mojado amanece. Y a Saúl Huerta le diluvió.

 

La defensa del diputado federal caído en desgracia no duró ni 24 horas, lo que sí puede conducirnos a que cayó en una trampa que alguien, con mucha información y poder, le puso para derribarlo.

 

Ojo, no digo que Saúl sea inocente ni que el ataque sexual no se haya perpetrado.

 

Digo que alguien conocía su gusto por los jovencitos y le puso una trampa al acercarle al menor de 15 años para colaborar en su campaña. Un manjar apetecible que lo llevó a caer en una trampa.

 

¿Cómo es que con tanta celeridad la familia del menor tuvo acceso a Ciro Gómez Leyva para entregarle el audio en el que la mamá grabó a Saúl cuando le ofrece una “compensación económica” y se justifica en que el niño “malinterpretó las cosas”?

 

¿Cómo es que la mamá estaba preparada para grabar al diputado federal en el momento adecuado? Grabación que no se escucha de teléfono a teléfono, sino con una app.

 

¿Quién les dio acceso veloz a la reportera Yohali Reséndiz del equipo de Ciro Gómez Leyva para que entrevistara al menor y éste, de forma muy articulada para quien acaba de sufrir un episodio traumático, narrara con lujo de detalles todo lo ocurrido?

 

¿Qué hay del tío que llegó al hotel minutos después de la policía?

 

Que exista un complot alrededor de Saúl Huerta no significa que sea inocente, pues él mismo se colocó en posición precaria e indefendible al hospedarse en una habitación de hotel con un menor de edad.

 

En una sola habitación cuando pudo rentar dos.

 

Ahora es la palabra de un niño víctima contra la del diputado Saúl, y por lo menos en el tribunal mediático, el diputado federal fue condenado de manera unánime.

 

Misma condena en el tribunal político que lo lleva a perder la oportunidad de reelegirse, así como al ostracismo de la vida pública, pues Morena no puede seguirse desangrando por escándalo sexuales.

 

El violador Félix Salgado.

 

El toqueteador David Monreal.

 

Y ahora el pederasta y abusador de niños Saúl Huerta.

 

Con tan vagas explicaciones y contradicciones, nadie le puede dar el beneficio de la duda.

 

Es un fardo nacional para Morena y ya lo dejaron caer.

 

Ahora veremos quién se subirá a una candidatura desfondada.

 

Me quedo con la idea del complot: ¿quién es la mente brillante que maquinó la caída velocísima de Saúl Huerta?

 

¿Quién investigó los bajos instintos del diputado y sabía cómo usarlos?

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto