Sábado, 16 de Octubre del 2021
Jueves, 06 Mayo 2021 03:35

El plan: comprar la alcaldía con 500 millones del cochinito

El plan: comprar la alcaldía con 500 millones del cochinito Escrito Por :   Arturo Rueda

Ella sí tiene un plan. La receta es cerrar los ojos, enconcharse y apostarlo todo a un solo golpe que ocurra en la jornada electoral, en pleno 6 de junio. Aventarle a Eduardo Rivera Pérez y al PRIANRD la lámina del dinero público en un gran ejercicio de movilización comprando voluntades y votos el día de la jornada electoral. Ese es su plan: aferrarse a la marca Morena con todas sus fuerzas y a la bolsa reunida para tal fin.


 

Como en la canción de Shakira, Claudia Rivera fue bruta, ciega, sordomuda, torpe, traste y testaruda a la realidad de las encuestas que, desde 2019, la ubicaron de manera permanente entre las cinco peores alcaldes del país.

 

En algún punto de su presidencia decidió que iba a conducir su destino sin voltear a ver lo que la gente pensaba de ella. Se convenció de que podía navegar a ciegas, sin instrumentos de referencia. Quería ser un caso atípico de éxito: el único político que gobierna o tiene aspiraciones sin mirar las encuestas.

 

Esa opinión pública que no quiso escuchar en las encuestas ahora hace de su campaña reeleccionista un calvario: en las redes o en las calles, las expresiones de repudio se agolpan. Los que le exigen las promesas incumplidas o los servicios públicos maltrechos. Los que quieren seguridad, ventanas ciudadanas, policías en las calles, y todavía la ven como su autoridad, no como candidata.

 

Cualquier ejercicio inocuo en las redes sociales es motivo para que se descarguen cientos de comentarios despectivos en su contra.

 

Con motivo de su imagen campañera tipo shampoo Pantene, Rivera Vivanco colocó una postal de ¿Quién soy? como para dar entrada a su currículum. Media hora después, la respuesta dominante y multiplicada era “la peor presidente de la historia de Puebla”.

 

Ayer, en la colonia Ignacio Mariscal de la junta auxiliar de Xochimehuacán se dio el primer roce de los muchos que se avecinan. Ante unos vecinos que reclamaban la instalación de su ventana ciudadana infuncional desde hace meses, Rivera Vivanco con evidente molestia las atendió, pero cansada de la discusión, les aventó la lámina.

 

Guaruras provistos de playeras blancas le abrieron paso a empujones. Empujones vs una ciudadana que sólo reclamaba el funcionamiento de una cámara de videovigilancia.

 

¿Cómo avanzar a contracorriente, con tanto rechazo social que se expresa en las calles y en las redes?

 

Ella sí tiene un plan.

 

La receta es cerrar los ojos, enconcharse y apostarlo todo a un solo golpe que ocurra en la jornada electoral, en pleno 6 de junio.

 

Aventarle a Eduardo Rivera Pérez y al PRIANRD la lámina del dinero público en un gran ejercicio de movilización comprando voluntades y votos el día de la jornada electoral.

 

Ese es su plan: aferrarse a la marca Morena con todas sus fuerzas y a la bolsa reunida para tal fin.

 

 

¿Se acuerdan de los 500 millones de pesos del cochinito para la reelección que se obtendría de un plan de obras y acciones absurdas con motivo de la contingencia?

 

Ahí están: intactos.

 

Con 500 millones de pesos el día de la jornada electoral, claro, se puede remontar el oprobio social y derrotar a Eduardo Rivera aunque sea por un voto de ventaja.

 

A eso juega Claudia Rivera, convertida en el centro de los golpes opositores y sin una estrategia mediática capaz de revertir ese escenario.

 

Su primer golpe, la nueva imagen con una estética de marca de shampoo, fue un nuevo motivo de repudio por la falsedad con la que se presenta.

 

Pero es un error ya cometido. Un ejercicio de memoria nos hace recordar que el primer fracaso de Claudia Pantene como presidenta municipal fue precisamente el nuevo logotipo del gobierno municipal en ese lejano 2018.

 

Un engendro de logotipo que, apenas salió a la luz pública supuestamente resultado de un concurso a jóvenes diseñadores gráficos, pero que en realidad Jorge Armando Rocha compró a una agencia profesional, tuvieron que echarlo para atrás en medio de un alud de críticas.

 

Claudia, desde ese primer momento, no entiende que no entiende que la falsedad no vende ni convence.

 

La forma, cualquiera que elija, no puede solucionar el fondo: el repudio a su mal gobierno.

 

Pero tiene un plan: ganar la presidencia municipal con 500 millones de su cochinito reeleccionista, aunque todo Puebla la aborrezca.

 

500 millones en un solo día, en un solo golpe.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto