Sábado, 16 de Octubre del 2021
Martes, 18 Mayo 2021 04:13

Monreal no quiso pelearse con nadie

Monreal no quiso pelearse con nadie Escrito Por :   Arturo Rueda

En su visita a Puebla exhibió las formas de un político profesional. Invitó a todos los que debía invitar, incluido Gabriel Biestro. También se comunicó con el gobernador Barbosa. Rechazó las ideas de expulsiones y cacerías. Es indubitable que vino a apoyar a Claudia Rivera, pero no hizo ninguna declaración desaforada que en el futuro pueda comprometerlo


 

Ricardo Monreal quiere la Presidencia de México con su proyecto 2024 y así se presentó a Puebla: como un político ambicioso pero con la madurez que le falta a sus adláteres aldeanos. Se presentó con la mejor combinación: un discurso de conciliación hacia el gobernador Barbosa y un apoyo tímido a Claudia Rivera Vivanco. Por lo menos en público, no se asume como parte de la guerra hacia el gobernador.

 

El presidente del Senado sabe que corre por fuera la sucesión de López Obrador. Nunca será el favorito de su íntima intimidad, por lo que tendrá que imponérsele al tabasqueño. AMLO lo dijo en la euforia de la victoria del 2018: Monreal será el coordinador de Morena en el Senado como pago a los acuerdos políticos, no por filia o amistad.

 

Los que corren en el afecto son Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, pero los dos han sido dañados por el escandalazo del derrumbe de la Línea 12 del metro y sus 25 muertos. Uno por construirla con defectos, la otra por no darle mantenimiento adecuado en sus tres años como jefa de gobierno en CDMX. Según la encuesta de El Financiero perdió 22 puntos de aprobación.

 

Ambos, Ebrard y Sheinbaum, se encuentran dañados pero no fuera de una carrera que se vislumbra trágica. Si en 2021 la actitud destructiva de los grupos y la ausencia de “operación cicatriz” detonaron una guerra intestina terrible que hoy tiene a Morena sin la mayoría en la Cámara de Diputados según la encuesta de El País publicada, ayer, ¿qué ocurrirá cuando las tribus se disputen la carrera presidencial?

 

Por ello es que Monreal recorre el país haciendo un ejercicio de política: sin golpetearse pero tampoco comprometerse con ninguno de los bandos en disputa. No necesita ni quiere pelearse con nadie.

 

En su visita a Puebla exhibió las formas de un político profesional. Invitó a todos los que debía invitar, incluido Gabriel Biestro. También se comunicó con el gobernador Barbosa. Rechazó las ideas de expulsiones y cacerías. Es indubitable que vino a apoyar a Claudia Rivera, pero no hizo ninguna declaración desaforada que en el futuro pueda comprometerlo.

 

Cumplió a secas al reconocer que cuando ella llegó a la Presidencia Municipal no tenía experiencia, pero tampoco hay escuelas para aprender a ser alcalde o diputado. Incluso no quedó huella mediática de su discurso en el mitin del Salón Country y no se sabe qué dijo.

 

Respecto del gobernador, no se dejó influir por el veneno de Armenta. Reconoció su valor, dijo que Morena lo necesitaba y que incluso dialogaría con él las reformas venideras al sistema democrático que constituirán una gran batalla si lo que se busca es desaparecer el INE para sustituirlo quien sabe con qué.

 

Total, con el olfato de un político profesional, Monreal vino a no pelearse con nadie y darle un mínimo apoyo a Claudia pese a que trajo un grupito de senadores así como para darle oxígeno a la candidata a la que ayer Mas Data puso 14 puntos abajo.

 

El apoyo de Monreal y sus senadores resultó totalmente deslucido por la política de comunicación de la alcaldesa que busca la reelección de cerrar sus eventos a los medios de comunicación. Simple y sencillamente no hay rastro del discurso del presidente del Senado o de los otros senadores. Apenas una historia de Instagram en la que saluda junto a Rivera Vivanco.

 

El gobernador sabe que a pesar de sus buenas palabras, en los hechos Monreal deja hacer y deshacer a Alejandro Armenta, principal enemigo del gobernador, y que con pretexto de la campaña comienza a placearse sin cuidar las formas políticas. Barbosa, además, no olvida el agravio de imponer a Fredy Erazo como magistrado electoral, y ahora a Pablo Salazar Vicentello como candidato a diputado por Cholula.

 

Armenta exhibe sin pudor su apoyo a los dos conspiradores del 2019 que ensoñaron con matar a Barbosa con una inyección de glucosa o miel. Y a los dos impulsa porque ya no le interesa fingir: va por el gobernador, antes o después de 2024.

 

¿Se puede distinguir entre Ricardo Monreal y Alejandro Armenta o son lo mismo, solamente que el presidente del Senado finge bien?

 

Yo creo que son cosas diferentes: por lo menos así ocurrió en 2019, cuando se recurrió al amo del perro para amarrarlo.

 

En lo que viene, el gobernador Barbosa deberá hacer ese cálculo a ver cómo lo maneja.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto