Lunes, 14 de Junio del 2021
Jueves, 10 Junio 2021 01:37

El PRIAN sí se engaña: Morena los arrasó

El PRIAN sí se engaña: Morena los arrasó Escrito Por :   Arturo Rueda

En conjunto, Morena-PT-PVEM ganaron 184 distritos, equivalente al 60 por ciento de los distritos uninominales. El PRIAN, que hace apenas cinco años dominaba México, ya es sólo la expresión de 30 por ciento de los mexicanos. La derrota es evidente, sólo un ciego no la puede ver.


 

A la euforia conservadora poselectoral que festejó ruidosamente y con primeras planas que Morena había perdido la mayoría calificada en San Lázaro —que además no existía—, le ha seguido la depresión de una derrota contundente: el PRIANRD se llevó una madriza atroz con excepciones bien delimitadas.

 

Esas excepciones bien delimitadas son las dos Claudias que perdieron: Claudia Sheinbaum y Claudia Rivera Vivanco. Fuera de eso, Nuevo León y algunas capitales, el país se sigue pintando de marrón Morena.

 

Lo dijeron bien Madero y el gobernador Corral: no ganamos, es un auto engaño. Tienen razón.

 

Es difícil decidir a qué partido le fue peor, si al PRD o al PRI porque ambos se encuentran al borde de la extinción.

 

Quizá sea al Sol Azteca, porque aunque conserva su registro y tendrá una minibancada, perdió Michoacán, el único gobierno estatal que le quedaba. Ya no llegan ni a “colita”, Barbosa dixit.

 

Lo del PRI es escándalo porque se fue goleado y zapato al mismo tiempo: Morena le arrebató siete de las gubernaturas que le quedaban, y es más escándalo que el tal Alito Moreno perdió hasta su estado, Campeche, al que dejó para irse de presidente nacional. Los electores lo castigaron.

 

Es cierto que ganaron unos distritos, pero han sido desalojados de todos los centros de poder. Su único camino es la extinción, en su defecto, terminar por anexarse a Morena para negociar reformas constitucionales y luego dejar de existir.

 

Los mexicanos no olvidamos y no nos creímos eso de que el PRI es diferente. El recuerdo de la corrupción de Enrique Peña Nieto y secuaces sigue presente y va a pasar mucho tiempo antes de que la sociedad olvide y perdone.

 

El castigo para el PRI no termina y no se sabe cuándo terminará.

 

Acción Nacional, como expresión real de la sociedad, fue el partido que sacó más provecho de la coalición, aunque de todos modos perdió dos gubernaturas. En territorio se hizo más chico aunque tuvo más curules en San Lázaro.

 

Sobrevive a duras penas.

 

El festejo ruidoso de la perdida de la mayoría calificada es fuego fatuo, porque de hecho, Morena y aliados no llegaban a los 333 votos. Para sus reformas constitucionales, siempre sacaron votos de las otras bancadas y todo indica que ahora seguirá ocurriendo lo mismo.

 

En conjunto, Morena-PT-PVEM ganaron 184 distritos, equivalente al 60 por ciento de los distritos uninominales. El PRIAN, que hace apenas cinco años dominaba México, ya es sólo la expresión de 30 por ciento de los mexicanos.

 

La derrota es evidente, sólo un ciego no la puede ver. Desde esa pequeñez, es lógico que vayan a terminar juntos después de 2024, pues su único camino es seguir unidos.

 

 

Por supuesto que los ganadores son Mario Delgado y Nacho Mier Velasco porque, al final, la selección de candidatos fue la correcta tanto en las gubernaturas como en los candidatos a diputados federales.

 

Claro que siempre hay negritos en el arroz y esas se llaman Claudia: la Sheinbaum recibió el impacto de la ola de su pésima gestión en la CDMX y Rivera Vivanco cosechó lo que sembró en Puebla capital, afectando a toda la zona metropolitana.

 

Por unas Claudias pagaron los inocentes.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto