Sábado, 16 de Octubre del 2021
Martes, 22 Junio 2021 02:07

También en Palacio Nacional ya la abandonaron

También en Palacio Nacional ya la abandonaron Escrito Por :   Arturo Rueda

Tras la aplastante victoria que sufrió en las urnas, Claudia tenía la insensata esperanza de concretar la demolición del Mercado de Amalucan y la obra del zócalo, pero desde Palacio Nacional la dejaron caer y ordenaron la cancelación de la obra sin notificarle. Para que entendiera el mensaje, la Sedatu procedió a cancelar por un boletín a los medios sin darle oportunidad de defensa o argumentación.


 

Como un desplante de molestia puede leerse que el Gobierno federal, la Sedatu, haya cancelado la obra del Mercado de Amalucan mediante un simple boletín seguido de la desaparición del proyecto en su portal. Eso, en lo administrativo.

 

Pero en lo político es el síntoma del estado de ánimo que hay en Palacio Nacional con Claudia Rivera Vivanco, quien colecciona derrotas como estampitas de álbum sin entender lo que se avecina. La traducción es simple: la élite de la 4T también la dejó caer.

 

¿Y qué se avecina? Pues un futuro muy oscuro ahora que ha perdido cualquier beneplácito que pudiera haber tenido en la sede del poder nacional.

 

Se encuentra a merced de las venganzas, y ella todavía abona como con la guerra sucia telefónica que inició ayer contra el presidente electo Eduardo Rivera y contra el gobernador Barbosa.

 

En la guerra política también existe el karma: la soberbia del triunfo al obtener la candidatura de Morena para reelegirse e imponerse al gobernador fue cenit, pero después de la derrota se avecina un lento y doloroso ocaso.

 

Nadie va a meter las manos por ella. Y por lo menos, desde Palacio Nacional, ya se lo hicieron saber. En Casa Aguayo ya tomaron nota, pues Barbosa señaló que él no iba a buscar a la Sedatu para exhortarlos a nada.

 

Para encontrar el hilo conductor del enojo en Palacio Nacional, hay que entender la oficina en la que se da la molestia. Todo indica que se trata del titular de los Programas Sociales, Gabriel García, el estratega electoral del presidente.

 

¿La razón de la molestia?

 

Que los fondos derivados del proyecto, destinados a reforzar a Morena, nunca llegaron por la incapacidad de la alcaldesa para convencer y socializar a los locatarios que la derrotaron con su resistencia civil pacífica.

 

 

Tal como documentó CAMBIO, la obra del Mercado Amalucan tenía un sobreprecio clarísimo en comparación con los mercados que se construyen en San Andrés Cholula y Huejotzingo que son obras similares en cuanto a construcción de metros cuadrados y número de locales. El proyecto de Tecamachalco, financiado por el gobierno estatal, requirió inversión de 40 millones de pesos.

 

El de San Andrés con Karina Pérez Popoca cuesta 35 millones de pesos y el de Huejotzingo 32 millones. Sin embargo, Sedatu se lo entregó a una empresa de Colima sin experiencia, Galbher SA de CV en 77 millones de pesos. El sobreprecio era más del doble.

 

Ahora que quedó claro que ningún locatario del mercado solicitó la obra, y que este era un acuerdo oscuro entre el Ayuntamiento de Puebla con la Sedatu, ¿de quién era realidad el negocio para un sobreprecio de ese tamaño?

 

La celeridad de la licitación y el arranque de los trabajos, cuatro meses antes de los comicios, señalan que la obra acordada entre Claudia y Sedatu era un mecanismo de financiamiento de las campañas para Morena en 2021.

 

Por eso defendió a sangre y fuego una obra que nadie pidió. Porque era el negocio de “alguien” en el Gobierno federal. Y pensó que con la bendición de AMLO era suficiente para que todos en Amalucan dijeran “sí señor”.

 

Ese sangre y fuego incluyó la agresión a los locatarios que se manifestaron en contra por la poca claridad del proyecto, así como la toma del mercado con fuerza pública que se mantuvo ahí varios días para intimidar a los opositores.

 

Tras la aplastante victoria que sufrió en las urnas, Claudia tenía la insensata esperanza de concretar la demolición del mercado de Amalucan y la obra del zócalo, pero desde Palacio Nacional la dejaron caer y ordenaron la cancelación de la obra sin notificarle.

 

Para que entendiera el mensaje, la Sedatu procedió a cancelar por un boletín a los medios sin darle oportunidad de defensa o argumentación.

 

Su rostro lo dijo todo.

 

Y respecto del zócalo, que mantiene amurallado, ya sólo se harán adecuaciones menores, pero aun así ella lo mantendrá cerrado hasta el 22 de septiembre, por lo que no habrá Grito.

 

 

Los minutos oscuros comienzan.

 

Ella abona.

 

Y nadie la va a defender.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto