Martes, 03 de Agosto del 2021
Viernes, 09 Julio 2021 04:11

Una estafa jurídica, la base del negocio del CCE

Una estafa jurídica, la base del negocio del CCE Escrito Por :   Arturo Rueda

Estaba prohibido obtener ganancia comercial de ese predio, perooooooo algo podía hacerse. ¿Cómo? Torciendo la ley con aval de Moreno Valle. Así nació en 2016 el proyecto de My Residence o Torre M, del que hasta se puso primera piedra. Fotografía en la que aparecen Moreno Valle, Luis Banck, Fernando Treviño y el tal Fito Hernández


 

Durante su periodo al frente del CCE —hoy presidente del sindicato patronal Coparmex—, Fernando Treviño planteó un negocio millonario asociado con Fito Hernández, empresario de dudosa reputación: darle un uso comercial al terreno que el gobierno estatal en 2004 les donó de forma gratuita para que construyeran su sede.

 

Estaba prohibido obtener ganancia comercial de ese predio, perooooooo algo podía hacerse. ¿Cómo? Torciendo la ley con aval de Moreno Valle.

 

Así nació en 2016 el proyecto de My Residence o Torre M, del que hasta se puso primera piedra. Fotografía en la que aparecen Moreno Valle, Luis Banck, Fernando Treviño y el tal Fito Hernández.

 

Pero el proyecto se detuvo porque la empresa fachada de Fito Hernández, Blue Icon, fue acusada de lavado de dinero y sus cuentas fueron congeladas por orden de la Comisión Bancaria y de Valores.

 

Así que el dolor de Ignacio Alarcón no es el terreno de seis mil metros cuadrados, que ya de por sí tiene un extraordinario valor comercial, sino el negocio que se les escapa.

 

Eso, y los numerosos líos jurídicos que se avecinan con los compradores de locales comerciales, oficinas y departamentos que reclamarán sus reembolsos a ellos, que entregaron el terreno en comodato a Fito Hernández en un evidente fraude jurídico.

 

 

¿De dónde va a sacar el CCE dinero para devolver a los que apartaron o liquidaron oficinas en Torre M, si ese proyecto ya no se va a construir?

 

Por supuesto, ese negocio de Torre M era ilegal, porque el gobierno de Puebla no les donó un terreno para que hicieran uso comercial, sino para que construyeran la sede del Consejo Coordinador Empresarial. Melquiades les dio dos hectáreas en 2004 en la zona de mayor plusvalía.

 

Pero los del CCE se pusieron ambiciosos, y después de meses tensos, lograron que Moreno Valle les mochara 14 mil metros cuadrados del terreno original a cambio de que les autorizara el cambio de destino en los seis mil restantes.

 

O mejor dicho, avalara el fraude jurídico que redundaba en millonario negocio. El pretexto de la asociación con Fito Hernández-Blue Icon es que les iba a dar un piso de la Torre M y con eso se saldaba la condición original de la donación a título gratuito.

 

Fue simulación, porque en realidad entregaron la propiedad del terreno.

 

 

El gobierno de Barbosa les ha quitado ese negocio sucio entre los pulcros empresarios y el sucio Fito Hernández que tiene una estela de proyectos inmobiliarios sin terminar, y por tanto, de clientes estafados. Entre ellos, la torre Nubola en Sonata que no tiene para cuándo terminarse pese a que cientos de ahorradores compraron el proyecto.

 

Se queja el presidente del CCE de que Barbosa nunca los recibió para hablar del tema del terreno, pero que si lo hacen se resuelve en “10 minutos”.

 

“Una buena negociación es en la que todos ganamos” dijo Moreno Valle en la colocación de esa piedra en ese lejano 2016.

 

Ganaba él, que recuperó el predio original de dos hectáreas y luego lo puso a la venta a precio irrisorio en beneficio de prestanombres.

 

Ganaban los del CCE, que perdían el predio original pero cerraron un negocio de 500 millones de pesos, tres torres y hasta helipuerto. De los 67 mil metros a construir, solo el 3 por ciento era el piso dos que le iban a dejar a los empresarios, mientras que el resto se iba a comercializar.

 

Ganaba el tal Fito Hernández, que desarrolló varios edificios a medias en Sonata, pero del que los poblanos hace mucho no saben nada, pues hay varias demandas en su contra.

 

Ganaban todos, pero con una estafa jurídica, pues el CCE, en realidad, había vendido el terreno que pasó a manos de. Blue Icon, pero esa transmisión estaba prohibida en la donación a título oneroso.

 

Los del CCE querían enriquecerse con una estafa jurídica.

 

Barbosa lo impidió.

 

Esa es la razón por la que chillan los empresarios.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto