Jueves, 16 de Septiembre del 2021
Martes, 27 Julio 2021 01:27

¿Quién me espía ahora?

¿Quién me espía ahora? Escrito Por :   Arturo Rueda

Y puede ser que el envío de esos virus a mi bandeja de correo no tenga que ver con la política ni con el periodismo. Solamente ladrones digitales quieren robar mis datos para vaciarme la cuenta bancaria y sufrir un fraude digital. Pero también puede ser que quieran mis correos, mis contactos, mis conversaciones, mis audios, mis videos, mis fotografías, mis archivos


 

El escándalo de ciberespionaje a miles de periodistas y defensores de derechos humanos a través del software Pegassus revivió, pero no todo es anécdota ni polvo de viejos lodos ocurridos entre 2014 y 2016. El espionaje para robar información continúa. Aquí narro mi caso.

 

AMLO ya dijo que no se espía desde el gobierno federal. Y Barbosa, que lo sufrió a manos de Eukid, también se comprometió no sólo a denunciar los elementos encontrados, sino a no cometer esa infamia política. Yo les creo a ambos

 

Eukid está encerrado y casi todos los involucrados en la operación de Hacking Team están muertos o desaparecidos.

 

Si ya nadie espía, ¿quién nos espía ahora?

 

Porque el uso de malwares, softwares y herramientas tecnológicas que buscan infiltrar nuestras computadoras y teléfonos se mantiene. Por lo menos para mi en mi calidad de periodista.

 

Cada semana, mi bandeja de correo recibe mensajes sospechosos que contienen ligas para darles clic. Los remitentes o pretextos son múltiples.

 

Uno viene de la tienda online de la marca deportiva Under Armour, que me ofrece descuentos exclusivos dada mi lealtad, pero para ganarlo tengo que picar en el enlace contenido en el correo como única manera de acceder a él…..excepto que yo nunca he comprado en la tienda virtual.

 

Otro mensaje es para descargar una factura de Facebook por la publicidad adquirida en el mes…..excepto porque no pauté ningún anuncio.

 

Luego, un mensaje en la bandeja del Messenger de FB: ¿eres tú el que aparece en el video? Ya te traen otra campañita…y a continuación el enlace.

 

Otro mensaje clona la imagen de Correos de México, en la que se me afirma que mi paquete no pudo entregarse, pero haciendo click en el enlace podré ver el contenido que me envían mis familiares de Estados Unidos….excepto que no tengo familiares en USA.

 

Otro es para descargar el comprobante de una transferencia bancaria que me hicieron desde Banregio….excepto que por más alegría que da una transferencia así, nadie me deposita de ese banco.

 

Otro es para descargar una factura a nombre de Diario Cambio…excepto que yo no soy contador del periódico.

 

Y uno, que ya fue espiado por Eukid, y entiende cómo funcionan ese tipo de virus o malware, simplemente los manda a la bandeja del basurero para eliminarlos.

 

Uno ha aprendido a vivir con la amenaza permanente del espionaje, por más que AMLO o Barbosa digan que ya no se hace. Porque puede ser que ellos no lo hagan, pero las herramientas maliciosas se encuentran al acceso de casi todos.

 

Y puede ser que el envío de esos virus a mi bandeja de correo no tenga que ver con la política ni con el periodismo. Solamente ladrones digitales quieren robar mis datos para vaciarme la cuenta bancaria y sufrir un fraude digital.

 

Pero también puede ser que quieran mis correos, mis contactos, mis conversaciones, mis audios, mis videos, mis fotografías, mis archivos. Los de mi vida privada, pero también de mi vida periodística.

 

Pero no hay manera de saberlo, sino aprender a vivir con ello.

 

Se vive con ello, pero no se calla.

 

¿Quién me espía ahora?

 

¿Quién envía, por lo menos, ocho intentos a la semana a mis bandejas?

 

¿Quién quiere extraer los datos de mi computadora o mi teléfono?

 

¿Quién juega sucio?

 

A lo mejor ando paranoico, pero es mejor decirlo desde hoy.

 

No sea que otro Eukid se esté formando en las sombras.

 

A lo mejor un nuevo Eukid anda suelto.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto