Sábado, 16 de Octubre del 2021
Lunes, 02 Agosto 2021 00:41

Gobernar (con éxito) la pandemia

Gobernar (con éxito) la pandemia Escrito Por :   Arturo Rueda

Puebla tuvo menos muertes por COVID de las que debería haber tenido por su tamaño poblacional. Y eso, sin duda, es un gran triunfo resultado de los decretos que Barbosa comenzó a emitir en marzo de 2020. Aportó sólo el cuatro por ciento del total nacional de muertos en 2020.


 

Cuando comenzó la pandemia, en algunas de sus primeras conferencias mañaneras, con apenas siete meses como gobernador, Luis Miguel Barbosa se propuso “gobernar” la crisis de salud provocada por el coronavirus.

 

Con la palabra “gobernar” Barbosa quería decir que al frente de la pandemia había un gobernador tomando decisiones, por complejas, dolorosas o impopulares que pudieran parecer en ese momento. Gobernar la coyuntura, y luego, no sabíamos cuándo, evaluar la pertinencia de esas decisiones complejas o impopulares.

 

Llegó ese momento de evaluar con elementos estadísticos ofrecidos por el INEGI la semana anterior. ¿Qué tan bueno o qué tan malo fue el desempeño del gobernador Barbosa?

 

El único indicador para evaluar es la mortalidad provocada por el coronavirus, pero no como un dato neto sino en comparación con el cuadro nacional que nos ofrece el INEGI en sus estadísticas sobre defunciones en 2020, publicado la semana anterior.

 

Le adelanto la conclusión: aunque Puebla es el quinto estado más poblado del país, su número de defunciones por COVID lo coloca en la posición 21 del ranking nacional que lidera la CDMX con una tasa de 32 muertes por coronavirus por cada 10 mil habitantes.

 

Nuestro estado, Puebla, sólo tuvo 13 defunciones por cada 10 mil habitantes.

 

En pocas palabras: Puebla tuvo menos muertes por COVID de las que debería haber tenido por su tamaño poblacional. Y eso, sin duda, es un gran triunfo resultado de los decretos que Barbosa comenzó a emitir en marzo de 2020. Aportó sólo el cuatro por ciento del total nacional de muertos en 2020.

 

Decretos que, en muchos sentidos, fueron más restrictivos respecto de los lineamientos ordenados por la SSA federal. Un ejemplo: el decreto del Hoy no circula que no fue una medida nacional, sino eminentemente local, medida profundamente impopular y criticada pero que a la distancia resultó correcta.

 

Otro decreto de Barbosa que fue a contrasentido de las disposiciones federales fue la reactivación económica que hizo los aforos más restrictivos tanto en la industria automotriz como en la de construcción.

 

Mientras que la SSA los incluyó en las actividades económicas esenciales, el gobierno poblano sí les puso restricciones de aforos, así como en otro tipo de actividades económicas como espectáculos públicos, restaurantes y centros comerciales.

 

No se trató solamente de los decretos, sino del equipamiento de los hospitales con ventiladores, dotación de suministros médicos, y una decisión crucial: la llegada del Dr. Martínez a la SSA.

 

También, por ejemplo, el reparto de más de 600 mil despensas por todo el estado frente a la inacción de los ayuntamientos porque urgía dotar de alimentación a una población que sufría despido y cierre de empresas.

 

La tasa de mortalidad promedio a nivel nacional fue de 16 por cada 10 mil habitantes, mientras que en Puebla fue de 13.

 

Estados con menor población que Puebla tuvieron una mayor cantidad de muertos porcentualmente hablando. Estados como Sonora, Coahuila, Chihuahua, Sinaloa, Tabasco y Aguascalientes lo hicieron peor.

 

Claramente, de acuerdo con las mismas estadísticas de defunciones emitidas por INEGI, el peor gobierno fue el de Claudia Sheinbaum en CDMX, porque su tasa fue de 32 por cada 10 mil habitantes, casi 150% más que Puebla.

 

Mientras Puebla tuvo ocho mil 433 muertos por COVID y aportó casi el cuatro por ciento de los muertos totales nacionales, la CDMX con sus 30 mil fallecimientos aportó el 15 por ciento del total de los muertos en México.

 

Si alguien tenía esa inquietud, las cifras del Inegi revelan que Barbosa gobernó correctamente la pandemia. Tomó decisiones difíciles, casi impopulares, pero correctas. Hay que subrayarlo ahora que cumplió dos años en el poder.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto