Miercoles, 20 de Octubre del 2021
Miércoles, 13 Octubre 2021 02:42

¿Monreal y Armenta ya no son compañeros de viaje?

¿Monreal y Armenta ya no son compañeros de viaje? Escrito Por :   Arturo Rueda

Por supuesto, si en verdad se modifican los estatutos de Morena para establecer otros elementos para definir la candidatura —tal como pide Monreal—, no habría forma de que Armenta sea candidato, porque en Morena todos aborrecen su estilito, además de que su pasado lo remite al desprestigio de la familia PRIciosa de Mario Marín


 

Lo mismo que ayuda a Ricardo Monreal en su lucha a contracorriente por la candidatura presidencial de Morena, mata las aspiraciones de su ex pupilo Alejandro Armenta a la gubernatura de Puebla.

 

Dicho de otra manera: la modificación de los estatutos de Morena para que los candidatos no sean designados por encuestas es un arma de doble filo que lastima al acelerado aspirante poblano.

 

Ambos saben que las encuestas que maneja la Comisión Nacional de Elecciones son pura faramalla que sirve para justificar dedazos. Lo saben porque así se operó en las elecciones de Puebla. Gabriel Biestro era el mejor en los sondeos, el único que podía presentar un frente competitivo contra el PRIANRD en la capital.

 

Pero con encuestas amañadas, validadas en ese momento por todos los actores de Morena, se le entregó la candidatura a la reelección a Claudia Rivera. En parte porque era el interés de AMLO y en parte para que Doña Eloísa no hiciera olas en la Comisión de Honor y Justicia por el agandalle de las plurinominales.

 

Total, todos saben en Morena que las encuestas pueden torcerse con facilidad. A veces ni siquiera necesitan haberse levantado, y sólo se hacen unas laminitas que no se entregan a los aspirantes.

 

Y que nada sirve acudir al Tribunal Electoral federal que no tumbó ninguna designación de candidato. Ya encontraron la manera de justificar jurídicamente la faramalla.

 

Lo que teme Monreal, o sabe, es que la encuesta disfraza el dedazo de AMLO. El dedazo que sabe no lo va a beneficiar, pues es el tercero o el último en la lista de simpatías presidenciales. Primero va Claudia Sheinbaum y luego Marcelo Ebrard.

 

Contradictoriamente, el locuaz Armenta sí le apuesta a la encuesta y por eso su hiperactividad ofensiva hacia el titular de Casa Aguayo.

 

En efecto: el senador Armenta corre desenfrenado, pues toda la semana tiene agenda en Puebla y lo mismo le da regalar libritos sobre nutrición que arbolitos. Toca a las bases del PRI amedrantar a alcaldes electos para que le armen eventos. Tiene una urgencia por promocionarse.

 

También tiene una actividad desenfrenada en medios de comunicación. Y paga ingentes cantidades en pautas de redes sociales. En el último año, de acuerdo con la biblioteca de anuncios de Facebook, pagó 128 mil pesos, un aproximado de 10 mil al mes.

 

Armenta le apuesta a subir su identificación de nombre, de conocimiento, porque cree que la encuesta interna dará al candidato de Morena a la gubernatura. De ahí la sobreexposición de su imagen.

 

Por supuesto, si en verdad se modificaran los estatutos de Morena para establecer otros elementos para definir la candidatura —tal como pide Monreal— no habría forma de que Armenta sea candidato, porque en Morena todos aborrecen su estilito, además de que su pasado lo remite al desprestigio de la familia PRIciosa de Mario Marín.

 

En esto venimos a acabar: en que Ricardo Monreal tiene una ruta diferente a la de Alejandro Armenta.

 

 

Por ello es que este día que viene a Puebla el senador Monreal es probable que el locuaz Armenta aparezca como invitado, pero ya no como valet y guía de turistas del presidente del Senado. Todo indica que ya no son compañeros de viaje ni de ruta.

 

Y quizá esa sea la razón de que el senador poblano no haya promocionado la presentación del libro en el Centro Mexicano Libanés hoy al mediodía, pues de toda la logística se hace cargo el gobierno estatal.

 

Como dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio, y si Armenta ya dejó el monrealismo, el gobernador Barbosa será el invitado de honor.

 

Nuevos tiempos.

 

Viejas alianzas se destruyen.

 

Nuevas alianzas se construyen.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto