Lunes, 06 de Diciembre del 2021
Lunes, 01 Noviembre 2021 03:34

La evidencia inculpa a Claudia y René Sánchez Galindo

La evidencia inculpa a Claudia y René Sánchez Galindo Escrito Por :   Arturo Rueda

El oficio del que se enteraron René Sánchez Galindo, en ese momento secretario de Gobernación municipal, y su jefa Claudia Rivera, nunca fue contestado. El presidente de la junta auxiliar hizo su trabajo. El gobierno municipal no.


El huachicol ni se ha ido ni se irá.

 

Las comunidades y las juntas auxiliares aprendieron el modus operandi para enriquecerse con los ductos enterrados y ya no quieren olvidar ese conocimiento. Ni despreciar ese dinero que en ocasiones puede llevar a la muerte.

 

El dinero del huachicol es un dinero maldito que muchos aceptan para encubrir a los criminales que llegan con sus pipas para enriquecerse sin esfuerzo. En la década pasada era con gasolina que transportaban o enterraban en bidones.

 

El gobierno de AMLO cerró el ducto de gasolina, pero los huachicoleros se movieron al robo de gas LP y con ello dieron origen al ‘huachigas’.

 

El ‘huachigas’ que estuvo a punto de provocar una tragedia de proporciones superiores a la que el huachicol produjo en San Martín Texmelucan en diciembre de 2010.

 

Lo de ayer en Xochimehuacán es una tragedia anunciada que ya estuvo a punto de pasar en 2017.

 

Todos los asentamientos humanos en la franja de la autopista son irregulares porque contravienen el mapa de riesgos del Ayuntamiento, pero son tolerados por los gobiernos que incluso construyeron ahí el Hospital de Traumatología General Moreno Valle.

 

Ahí está la Central de Abasto, Villa Frontera, varias colonias populares repartidas en las juntas auxiliares de San Jerónimo Caleras y San Pablo Xochimehuacán.

Desde que se cerró el ducto de gasolina, los ‘huachigaseros’ han intensificado toda su actividad a lo largo de la franja.

 

En la visita de López Obrador a Puebla se cantó victoria de que el huachicol había disminuido y el propio AMLO en su III Informe destacó la reducción y decomiso de miles de litros.

 

Pero el huachicol ahí sigue, con su peligrosidad, que ayer estuvo a punto de llevar a la muerte a cientos de poblanos. Las pérdidas materiales, sin embargo, son cuantiosas.

 

De acuerdo con datos de Pemex, la entidad poblana en 2020 registró un incremento del 56 por ciento, en comparación con las que contabilizó en el 2019, pasándose de 916 a mil 633. Alrededor del 79 por ciento de las tomas clandestinas de todo el país.

 

Un año antes, en 2018, solamente se contaron 64 tomas clandestinas.

 

En 2021 se sigue el mismo ritmo, pues a la mitad del año, en julio, ya había casi mil tomas clandestinas localizadas en Puebla, la mayor parte en el municipio de Tepeaca.

 

Puebla campeón del ‘huachigas’ pese a los esfuerzos de las autoridades. Es un negocio en franca expansión que ya dejó múltiples daños materiales.

 

Lo de ayer, sin embargo, era evitable, pues el presidente de la Junta Auxiliar de Xochimehuacán, Cesar Juárez, notificó mediante un oficio al gobierno de Claudia Rivera de la invasión del predio donde ocurrieron ayer las explosiones.

 

El también líder de Sonido Fantasma tiene el sello de recibido: “me permito solicitar su valiosa intervención, pues en días pasados fue detectado por personal de esta presidencia a mi cargo, que un grupo de personas comenzaron a asentarse de manera irregular en un predio o terreno que se ubica en la esquina que forman la avenida Ferrocarril y la Calle de los Palos de esta junta auxiliar, personas que se están asentando irregularmente fincando viviendas de tipo provisional con láminas, cartón y block, por lo que se les visitó parte de personal de esta presidencia auxiliar para preguntar sobre la razón del asentamiento y ellos refirieron contar con su documentación en orden, aunque es sabido que dicho terreno en algún momento fue una donación que se realizó al Ayuntamiento por parte de la persona que era propietaria original del predio en que se comenzó a formar el parque industrial de esa zona hace muchos años”.

 

“Por ello, me permito pedir su intervención y la de las instancias que estime pertinentes, ya independientemente de que se trate de un predio propiedad de ese Ayuntamiento considero que deben tomarse las acciones necesarias, pues es destacable mencionar que en la zona se ubica por debajo un ducto que conduce gas, por lo que ello puede siempre implicar un riesgo para la ciudadanía o personas que allí asienten sus viviendas.

 

El oficio del que se enteraron René Sánchez Galindo, en ese momento secretario de Gobernación municipal, y su jefa Claudia Rivera, nunca fue contestado. El presidente de la junta auxiliar hizo su trabajo. El gobierno municipal no.

 

No hubo ninguna acción y los huachigaseros siguieron trabajando en completa calma sin que ninguna autoridad municipal los molestara.

 

El asunto le explotó al nuevo gobierno de Eduardo Rivera.

 

Pero la evidencia apunta hacia otra ‘herencia maldita’ de Claudia Rivera.

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto