Lunes, 06 de Diciembre del 2021
Miércoles, 17 Noviembre 2021 02:21

Los cuernos de la luna

Los cuernos de la luna Escrito Por :   Arturo Rueda

Ahora, AMLO ha hecho un diseño más ortodoxo: recuperó el peso específico de la Secretaría de Gobernación al mandar a traer a su paisano Adán Augusto. Es con claridad el número dos en la estructura política. Y todo indica que a entre Nacho Mier y Mario Delgado comparten el número tres, pues son los encargados de alinear los objetivos de gobierno con los de Morena


 

El coordinador de los diputados federales de Morena, ‘Nacho’ Mier, se encuentra en el punto más peligroso de cualquier carrera política: ‘los cuernos de la luna’. En lo más alto de la pirámide del poder, sostenerse ahí es más difícil.

 

La recepción triunfal que Andrés Manuel López Obrador les dio a los diputados federales de Morena-PT y PVEM en Palacio Nacional, para felicitarlos por la aprobación del Presupuesto de la Federación 2022, es algo que no se había visto en el sexenio, pues no ocurrió así ni con Mario Delgado, ni con el propio Mier el año pasado.

 

Y evidencia algo más: que la Cámara de Diputados es la Cámara de sus querencias, a diferencia de la congeladora en la que tiene a los Senadores por culpa de su coordinador, Ricardo Monreal, empeñado en sabotear la sucesión presidencial diseñada para hacer ganar a Claudia Sheinbaum.

 

Tanta querencia es peligrosa porque a veces se contraponer con la eficacia política, cosas muy diferentes en el entorno presidencial. En los últimos meses hemos visto que AMLO puede querer mucho y, sin embargo, alejar a personajes que comienzan a ser incómodos: le pasó a Julio Scherer y luego a Santiago Nieto.

 

Luego de las elecciones federales, López Obrador decidió reconstruir la línea política de su gobierno que fue demasiado dispersa en los tres primeros años, pues cualquier puerta se abría ante cualquier toquido, con la disputa permanente entre Julio Scherer y Olga Cordero.

 

Ahora, AMLO ha hecho un diseño más ortodoxo: recuperó el peso específico de la Secretaría de Gobernación al mandar a traer a su paisano Adán Augusto. Es con claridad el número dos en la estructura política. Y todo indica que entre ‘Nacho’ Mier y Mario Delgado comparten el número tres, pues son los encargados de alinear los objetivos de gobierno con los de Morena.

 

De momento, no hay más, puesto que Ricardo Monreal se mantiene en la postura de sabotear ese andamiaje que será la estructura de respaldo al candidato(a) presidencial de Morena.

 

Toda la oposición del PRIANRD, la de los dirigentes partidistas y las cúpulas empresariales que los dominan, ya entendieron que el proceso de revocación de mandato es la oportunidad de lanzar a AMLO y sus huestes a una campaña preparatoria de la del 2024. La oportunidad que le dieron a la 4T para aceitar sus engranajes.

 

Pero la revocación o ratificación necesita un discurso, un contenido. No es que AMLO se quede porque se quede. Se queda ¿Para qué?

 

Pues se queda para continuar la transformación de México.

 

¿Y cómo se continúa la transformación, si el instrumento presupuestal ya fue aprobado?

 

Pues con la reforma eléctrica que el PRIAN ya había dado por muerta.

 

Así que es cuestión de tiempo para que la revocación de mandato —o ratificación— y reforma eléctrica se unan discursivamente en la estructura electoral del Morena.

 

¿No fueron las firmas para la consulta la base sobre la que se constituyeron los comités que dieron origen a Morena como partido en 2015?

 

Todos los esfuerzos de Morena se encaminan en esa dirección.

 

Por eso es que Adán Augusto, recuperando las funciones del titular de Bucareli, se reunió con los 16 gobernadores emanados de Morena, así como con la dirigencia nacional.

 

El grupo de gobernadores ya tienen pastor. Ya no más anarquía ni peleas intestinas.

 

Y ‘Nacho’ Mier está ahí, entre los cuatro hombres con más poder en el país.

 

Si esto fuera el viejo PRI, es muy claro que Mier sería ya el candidato a la gubernatura de Puebla en 2024.

 

Pero nadie lo puede dar por sentado porque falta mucho y hay mucha responsabilidad en los hombros de un político que si por algo se caracteriza es por su prudencia.

 

Por eso no hace alharaca con su posición ni busca agraviar a nadie. Y tampoco quiere pelea.

 

Y es por eso que todo lo que tiene que ver con Puebla lo maneja con extrema discreción, estrategia que continuará porque le da resultados.

 

Pero de que está en los cuernos de la luna, pues está.

 

Diria ‘JuanGa’: lo que se ve no se juzga.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto