Miercoles, 26 de Enero del 2022
Viernes, 24 Diciembre 2021 02:28

La noche triste de Eduardo Rivera y la caída del DAP

La noche triste de Eduardo Rivera y la caída del DAP Escrito Por :   Arturo Rueda

La racionalidad política indicaba que si el PAN iba a votar en contra ¿Cómo Morena se iba a sumar al PRIAN para pavimentar el camino de su candidato a la gubernatura en 2024? Eso no tiene racionalidad política. Dije que era una aberración y eso molestó al ‘Rey del Moche’.  Afortunadamente, a Sergio Salomón y compañía les entró la cordura


 

Después de tres grandes victorias en 2021, Eduardo Rivera cierra el año con una terrible derrota en su afán por hacerse de más recursos a través del cobro del alumbrado público. Una batalla costosa en términos de imagen pública que le enseña que la gubernatura de Puebla se encuentra lejos, muy muy lejos.

 

El edil capitalino se entregó a los brazos de Jorge Estefan Chidiac, quien le garantizó que con la asesoría de José Antonio Meade lograría revertir el rechazo de la Suprema Corte de Justicia, y que con una nueva fórmula, recaudaría 150 millones al año, 450 millones en el trienio.

 

Un dinerito extra para la campaña a la gubernatura. Sonaba bien.

 

El dúo Estefan-‘Lalo’ se embarcó en una cruzada que fue subiendo de nivel, al grado de involucrar a la mayoría de Morena que comanda Sergio Salomón, al gobernador Barbosa y a los otros 216 ediles del estado.

 

La apuesta fue subiendo y subiendo hasta que anoche reventó por la postura intransigente de los diputados panistas que le cobraron a Eduardo Rivera su propia intransigencia en negociar con el grupo de Genoveva Huerta.

 

A esa rechazo absoluto se sumaron los disidentes de la fracción de Morena en el Congreso, que en el transcurso pasaron de G5 a G4 –Edgar Garmendia los traicionó— y luego volvieron a ser G5, pues por orden directa de Mario Delgado, Tonantzin Fernández tuvo que sumarse al rechazo al DAP.

 

Pero las cosas se habían torcido desde el momento en que Estefan hizo a un lado la fórmula avalada por el Cabildo que buscaba la progresividad en el cobro para sustituirla por un bodrio de “tarifa única” que cualquier tribunal tumbaría con la mano en la cintura.

 

La fórmula original del alcalde era un ‘tarifazo’, pues planteaba dividir el costo del alumbrado entre los usuarios registrados ante la CFE, alrededor de 700 mil medidores  de luz.

 

Con la modificación de Estefan, se volvía un mega ‘tarifazo’, ya que el DAP sólo lo pagaríamos las 505 mil cuentas prediales registradas en el catastro. El DAP sería más caro entonces, pero no era el único problema: al convertirse en tarifa única, desaparece cualquier principio de progresividad.

 

En pocas palabras: iba a pagar lo mismo por DAP un Walmart de seis mil metros cuadrados, que una casita de interés social de 60 metros cuadrados. ¿Cómo es esto posible? ¿Era un absurdo?

 

¿Traicionó Estefan Chidiac a ‘Lalo’ al cambiarle la fórmula del cobro y dejarles a los demás Ayuntamientos la fórmula de tarifa única?

 

¿Hundió al DAP la soberbia de Eduardo Rivera y su incapacidad para repartir el pastel del poder arrastró a Edmundo Tlatehui y Paola Angón?

 

Al final, pierde más el alcalde de Puebla, a quien ya se le demostró internamente y externamente que no tiene un camino pavimentado rumbo a la gubernatura.

 

En lo interno, su oposición existe. ‘Los Genos’ no han desaparecido y tienen capacidad de resistencia.

 

En lo externo, ya se vio que la simpatía que le puede tener el gobernador Barbosa a ‘Lalo’ Rivera tiene un límite: el límite de la racionalidad política.

 

¿Cómo?

 

Un gobernador de Morena no puede entregarse al PRIAN, ni levantar la sospecha de apoyar a un proyecto diferente a la 4T ahora que el cruce de venganzas políticas cobra notoriedad, como en la detención de la mano derecha de Monreal acusado por la Fiscalía de Veracruz de asesinato doloso.

 

La racionalidad política indicaba que si el PAN iba a votar en contra, ¿cómo Morena se iba a sumar al PRIAN para pavimentar el camino de su candidato a la gubernatura en 2024? Eso no tiene racionalidad política. Dije que era una aberración y eso molestó al ‘Rey del Moche’.

 

Afortunadamente, a Sergio Salomón y compañía les entró la cordura.

 

Pero Héctor Hugo Cruz lo platicó en su columna: si el PAN no iba, Morena tampoco. Se los dijo el gobernador a ‘Lalo’ Alcántara y a ‘Lalo’ Rivera.

 

Seis diputados del PAN no se doblaron: Aurora Sierra, Mónica Della Vecchia, Lupita Leal, Rafa Micalco, Paty Valencia y Nancy Jiménez.

 

Qué gran derrota de Eduardo Rivera.

 

Una noche triste.

 

La gubernatura está muy lejos. Muy.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto